Ruta gastronómica por Castilla-La Mancha

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo
Castilla-La Mancha, una región de contrastes. Tierra de molinos encalados que, cual gigantes erguidos, adornan su singular paisaje. Patria de Don Quijote y Sancho y del escritor que los vio nacer.
Comarca de campos de labor, de inmejorable ganado y de gente trabajadora y amable. Provincia de gran valor ecológico, etnológico y gastronómico donde disfrutar de la buena comida es de obligado cumplimiento.
Situada casi en el centro de la península ibérica, Castilla-La Mancha y su gastronomía serán un grato descubrimiento para el viajero. El maridaje entre la cocina de alta calidad y el inmejorable sabor de antaño harán el deleite de los amantes de la buena comida.
Con la intención da dar a conocer la tradición y el origen de la cocina manchega, surge un nuevo sello que representa lo mejor de su gastronomía desde sus inicios. Su nombre, Raíz Culinaria.

Nueve de los mejores chefs galardonados en la Guía Michelín son los embajadores de este sello: Fran Martínez, poseedor de Dos Estrellas, y su restaurante, Maralba, en Almansa, Albacete; Pepe Rodríguez, del restaurante El Bohío, en Illescas, Toledo; Iván Cedeño, del restaurante Iván Cerdeño, situado también en Toledo; Jesús Segura, al frente de su restaurante Trivio, en Cuenca; Enrique Pérez y su restaurante El doncel, en Sigüenza, Guadalajara; Samuel Moreno, dueño del restaurante Molino de Alcuneza, en Sigüenza, Guadalajara; Miguel Ángel Expósito, chef de Retama en Torrenueva; Carlos Maldonado de Raíces en Talavera de la Reina y José Antonio Medina, El Coto de Quevedo en La Torre de Juan Abad. Todos ellos conforman los nueve chefs galardonados y embajadores de Raíz Culinaria. E incluso hay mucho más por descubrir, ya que bajo este potente sello se acogen, no solo Estrellas, sino Soles y muchos más restaurantes que con su maestría en los fogones ensalzan todavía más el exquisito nivel gastronómico de esta comunidad.

La cocina que encontraremos en el sello, RAÍZ CULINARIA, la conforma la materia prima sencilla y de calidad, y los productos tradicionales y autóctonos con denominación de origen, utilizando técnicas ancestrales del lugar que, no obstante, han traspasado fronteras, y que hoy en día son parte del patrimonio culinario internacional.

Innumerables son las rutas, las recetas y los productos con denominación de origen que el viajero puede degustar en la región. Es el caso del queso manchego, la miel de la Alcarria, el aceite de oliva virgen o el azafrán de la Mancha, entre otros.

Elaborado únicamente con leche de oveja de raza manchega — conservada pura en Castilla-La Mancha—, el queso manchego posee unas propiedades únicas, que le confieren su color, olor, sabor y textura características, en sus variedades, tierno, semicurado o curado; tras una maduración que puede abarcar de un mes a dos años. Las provincias en que se elaboran sus denominaciones de origen: Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo.

La miel de la Alcarria: La Alcarria es una comarca típica de páramos. Y su miel es obtenida gracias a las plantas aromáticas de la zona. La flora silvestre es rica en Labiadas como el Romero, Tomillo, Espliego, Ajedrea, Hisopo, Mejorana y en otras plantas como la Gayuba y la Aliaga.

La miel de la Alcarria se elabora en tres variedades diferenciadas: la procedente de la flor de espliego, la de la flor de Romero y la que es producto de una combinación multifloral.

Existen cuatro variedades de zonas geográficas que participan de la denominación de origen del aceite de oliva virgen. De intenso sabor afrutado y notas de manzana y almendra, es el aceite de los montes de Toledo. Con mezcla de aceituna Cornicabra y Picual y aromas a manzanas y frutas verdes, la variedad del Campo de Calatrava. Con una intensidad considerable, donde sobresalen notas amargas y picantes, tenemos la del campo de Montiel. Y como broche final, el sublime aceite de la Alcarria, elaborado con aceituna verdeja, donde se entrelazan sabores a hierba, avellana y plátano, un exquisito pecado para el paladar que el viajero no se puede perder.

El Azafrán D.O de La Mancha es de intenso aroma, y único en su variedad gracias al especial tostado a fuego lento que potencia sus cualidades naturales. Su recolección se hace como se ha hecho siempre, a mano, durante la estación del otoño, recolectando a diario sus flores y separando después sus hebras de los pétalos. El Azafrán D.O. La Mancha es uno de nuestros productos estrella, ya que más del 90 % del que se produce en el mundo, tiene su origen en nuestra tierra.

Con estos insuperables productos se elaboran las mejores y más sabrosas recetas, como son las suculentas “Albóndigas de jabalí al azafrán de la mancha”, del Mesón Octavio; la “Paletilla de cordero al estilo moruno”, de Samuel Moreno, del restaurante Molino de Alcunenza; el “Pisto manchego dulce con aroma de Azafrán D.O. Mancha, del restaurante Adolfo; los postres, “en un panal de rica miel”, del restaurante Raff San Pedro; y el “Flan de queso manchego con helado de toffe y ensalada manzana, apio y nueces fermentadas” del restaurante Miralba, entre otros.

Con platos así, el sello RAIZ CULINARIA, está llamado a ser todo un éxito y un referente a imitar por todas las demás regiones de España.

*Artículo patrocinado por turismo de Castilla-La Mancha

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí