El día que ETA mató a una joven de 17 años porque quería ser policía

0
atentado-policia-coro-eta-h50
Comparte ese artículo

Un fatídico 15 de abril de 1991, la banda terrorista ETA puso fin a la vida de María del Coro Villamudria Sánchez. Una joven de tan solo 17 años cuyo sueño convertirse en policía, la misma profesión que su padre.

La banda terrorista ETA escribió aquella mañana con tinta de sangre un capítulo de su macabra historia. Jesús Villamudria se disponía en aquel momento a llevar a sus hijos, Coro -17 años-, Josune -hermana gemela de Coro-, Luis -15 años- y Leyre -12 años- a sus respectivos colegios.

Al cerrarse la puerta del copiloto donde se sentó Coro y del maletero del coche, el movimiento del vehículo activó el mecanismo de una bomba lapa provocando una explosión que envolvió en llamas el Renault 25 de la familia Villamudria. Todo ello sucedía bajo la desgarradora mirada de su madre, Luisa Sánchez, que fue testigo del fallecimiento de Coro y de como el atentado dejaba heridos el resto de miembros de su familia.

La banda terrorista, a través de un comunicado publicado en Egin, justificó el asesinato de la joven de 17 años amparándose en que quería ser policía y acusando al padre de haberla usado como escudo.

Hubo una gran reacción social de repulsa a este atentado y se convocaron manifestaciones para condenar el asesinato de Coro que fueron secundadas por todos los partidos políticos menos por Herri Batasuna.

Más de 30 años después, el asesinato de Coro engrosa la lista de los más de trescientos que hay sin resolver. En este caso, tal como recoge Juanfer F. Calderín en su libro “Agujeros del sistema. Más de 300 asesinatos de ETA sin resolver”, el sumario del atentado fue archivado por el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional a los catorce meses de su apertura. El asesinato se produjo el 15 de abril de 1991 y fue archivado por sobreseimiento provisional en junio de 1992.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí