Comparte ese artículo

Cada vez son más las voces que se preguntan dónde y por qué Interior no ordena el uso de la tanqueta lanza agua de los antidisturbios de la Policía Nacional. El vehículo, comprado en abril de 2014 y que ha supuesto un gasto de casi 350.000 euros, todavía sigue sin usarse a pesar de haberse movilizado con motivo del 1-O sin llegar a desplegarse.

En plena oleada de disturbios desencadenados por las protestas ante el encarcelamiento de Pablo Hasél, los agentes se exponen ante los violentos llegando a poner en riesgo sus vidas para velar por el cumplimiento por los derechos, libertades y de la legislación vigente. Varios efectivos policiales han sufrido fuertes golpes y otros han resultado heridos en su intento de dispersar a los sublevados. Los medios no son proporcionados ya que pelotas de goma y balas de foam tratan de hacer frente a lanzamiento de piedras, hierros y hasta pinchos cuyo objetivo es causar el mayor daño posible a los integrantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Los agentes se exponen a una violencia desmesurada mientras los manifestantes son jaleados por parlamentarios y reclaman más apoyo para poder contener a los sublevados. Ante este panorama, más que preocupante, es por lo que se reclama la puesta en servicio de medios más contundentes como este vehículo lanza agua capaz de contener a una turba cada ver más agresiva. Precisamente, ha sido Toni Cantó, el que recientemente se ha unido a esta reivindicación publicando en su cuenta oficial de Twitter: “Y esto aparcado en el garaje”.

Se trata de un vehículo listo para ser usado ante una situación revueltas con graves consecuencias tanto ciudadanos como para nuestro propio Estado de Derecho. Su uso está más que justificado en el entorno urbano en el que se desarrollan estas batallas y es de urgente necesidad que los agentes dispongan de herramientas de contención como estas para salvaguardar su integridad física. Podría decirse que el disponer de una única tanqueta para todo el territorio nacional con varios frente abiertos es evidentemente escaso y se podría platear incluso la necesaria y urgenet adquisición de más vehículos de similar capacidad operativa.

Tiene capacidad de disparar hasta 7.000 litros de agua y está equipada con una pala para derribar obstáculos o barricadas. Además, cuenta con un sistema antipinchazos que le permite seguir rodando a pesar de no tener aire.

El vehículo es un complemento perfecto para el avance de las furgonetas desde donde se despliegan los agentes de las Unidades de Intervención Policial además de tener un gran poder intimidatorio y de dispersión sin llegar, en ocasiones, a hacer uso de su cañón de agua o regulando su capacidad de presión.

4 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí