Desmontando la manipulación sobre de la prisión de Hásel

0
Comparte ese artículo

Imaginad que, trágicamente, un día tenéis un accidente con el coche cuando vais con vuestro hermano y este fallece. Al cabo de un tiempo, un vecino que tiene mucha influencia en un sector del barrio empieza a vocear a todo el mundo que, en realidad, el accidente lo provocasteis vosotros para matar a vuestro hermano.

Además de esto, imaginad que esta persona empieza a arengar a gente (entre los que algunos, gozan de una cierta inestabilidad) para que alguien te clave un piolet en la cabeza, o para que hagan explotar tu coche.

Imaginad, que un día, tras todo lo anterior, veis que esa persona empieza a lanzar soflamas a favor de grupos terroristas que han actuado en tu barrio y asesinado a algunos de tus vecinos…

¿Crees que te plantearías no denunciarlo respetando su libertad de expresión? ¿crees que esperarías, o no, que fuera a la cárcel por todo ello? ¿Y alguien cree que si eres ex-jefe del estado o ex-miembro del gobierno y el individuo en cuestión, en lugar de vocearlo, lo difunde “cantando” tienes menos derecho a que se castiguen estas acciones contra ti?

Quizá todavía haya quien piense que no es suficiente para ingresar en prisión. En ese caso, además, tened en cuenta que ese vecino vuestro tiene condenas anteriores por:

  • Agredir a un cámara mientras hacía su trabajo (seis meses de prisión).
  • Agredir al testigo de un juicio a la salida del Juzgado por declarar contra un amigo suyo (dos años y medio de prisión).
  • Hechos muy similares con más acciones de enaltecimiento del terrorismo e injuriando y animando a cometer agresiones contra otras personas (dos años de prisión).

En recurso a una de las sentencias previas, decidieron no ejecutar la pena de prisión siempre que esta persona no volviera a delinquir; pero aún sabiendo esto, Pablo Hasel decidió continuar haciendo de las suyas.

Hubiera dado igual que el delito hubiera sido por hurtar un Iphone o por conducir borracho de manera temeraria, hubiera ido a la cárcel igual.

Probablemente, aunque sea en tu fuero más interno, ya no te parezca tan injusta la medida de prisión, y muy probablemente te hayas apartado de manera importante de la idea de que se trata de una falta de libertad de expresión.

NADIE puede hacer nada de lo anterior sin acabar en prisión, ya seas rapero o Inspector de Hacienda.

Adrián Barrientos.

Director de Seguridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí