Violencia de género digital: investigación sobre la repercusión del uso de las redes sociales y casos de malos tratos

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo
Práctica realizada por Meril Enith Ramirez Lescano | Alumna Master Universitario en Ciberdelincuencia de la UNIR
 1. Introducción

La violencia de género no es una problemática reciente pero su tratamiento como tal, sí lo es. A lo largo de la historia de la humanidad la mujer ha sido tratada como un anexo en la vida del varón y como consecuencia sus derechos y libertades estaban bastante limitadas. Un ejemplo a citar es que las mujeres recién tuvieron derecho al voto en Estados Unidos en 1920; en España en 1933 y en Perú 1955, el primer país en América en conceder este derecho fue Canadá en 1918 y el último fue Belice en 1964. Cabe precisar que este logro no fue nada pacífico y duro años de lucha en la que muchas mujeres impulsadoras del mismo fallecieron antes de obtener este derecho.

Antes de la era digital la violencia de género se limitaba a las relaciones interpersonales dentro del seno familiar (esposo-esposa, padre-hija, hermano-hermana) en la que las niñas eran educadas para servir al varón quien debía, según rol social, proveer económicamente su hogar, mientras que la mujer se encargaba del cuidado de la casa y los hijos. Las mujeres que se resistían a este destino incluso eran discriminadas por su propio género y aunque parezca lejano estos hechos, actualmente se cuenta con una violencia de género “encubierta” de varias formas en la que hace creer por ejemplo que las mujeres siendo madres recién podrán sentirse “realizadas completamente como personas” o de soportar un matrimonio con hechos de violencia (física, psicológica y hasta sexual) a fin de evitar “el qué dirán” o también el de concebir a una mujer como bella dentro de determinados cánones de belleza establecidos por la sociedad que no es igual de exigente con los varones.

Actualmente dicha violencia se ha trasladado al mundo informático donde las personas que utilizan Internet se comunican a diario y de manera constante a través de las redes sociales y se publican todo tipo de contenido y entre ellas, claro está, violencia de género. La lucha contra este problema continúa en diversos países a través de asociaciones, organizaciones y también con el apoyo del Estado de cada país, pero lo que resulta vital para su eliminación es educar en casa a niños y niñas que conozcan y apliquen en su vida diario el respeto como una cualidad principal de su personalidad; una sociedad que cuenta con adultos que se respetan mutuamente es una que ha evolucionado.

2. Influencia de las redes sociales como herramienta de agresión en los delitos de violencia de género

Por las características propias de las redes sociales la violencia que se puede generar es la psicológica que “…antesala de una relación violenta o las primeras señales de alarma que nos indican que estamos frente a una relación en la que hay un claro establecimiento de dominio.”[1]

“También descubrimos que la violencia psicológica tiene una mayor presencia a través de las redes sociales”[2]

Las formas iniciales de control a la pareja que puede desencadenar en agresión a través de las redes sociales son los envíos de mensajes constantes, los cuales deben ser contestados de manera inmediata, luego están las solicitudes de fotos o vídeos del lugar donde se encuentre la pareja, video llamadas y también el envío de la ubicación de la pareja.

Las respuestas tardías o la no repuesta de parte de la pareja generan en un hombre machista un estado de ansiedad que puede generar violencia hacia su pareja.

Otra forma de agresión y/o dominio sobre las parejas es el manejo de sus redes sociales, teniendo acceso absoluto a todas ellas, eliminando en consecuencia la libertad de ella de poder compartir o interactuar con total naturalidad. Este extremo control es confundido con la intensidad de amor que hay en la relación confundido con el amor romántico, es decir el varón manipula a sus parejas victimizándose por sus propios actos machista. Al respecto en el artículo denominado Implicaciones del Uso de las Redes Sociales en el Aumento de la Violencia de Género en Adolescentes ha señalado “Pero   esta   concepción   del   amor   romántico   no   tiene   una   base   igualitaria, sino   que   está   fundamentada   en   la   dependencia   emocional   hacia   otra   persona, mayoritariamente  un  hombre.”[3].

Cabe precisar un tema importante que la violencia de género no se circunscribe únicamente a la que puede existir en una relación sentimental, en vigencia o culminada, sino a todo aquel acto que descalifique a una mujer en su condición de tal sin importar el entorno donde se realice. Siendo la violencia entre parejas la más frecuente pero no la única.

 3. Tipos de violencia de género a través de las redes sociales

Es evidente que la violencia principal que se puede ejercer a través de las redes sociales es la psicológica, pero ésta puede terminar en física o sexual.

Un artículo publicado por el diario digital BBC titulado Las redes sociales, ¿el nuevo ring de la violencia de género? señala “Es violencia porque está afectando la integridad moral y emocional de la mujer. El miedo paraliza a muchas mujeres. La violencia que se ejerce por medio de las redes sociales deja a la mujer expuesta ante conocidos y desconocidos”.[4]

Las formas más comunes de violencia de género a través de las redes sociales son el hostigamientos, que consiste en el envío reiterado de mensajes o llamadas telefónicas; el stalking, que consiste en acechar a la víctima a través de las redes sociales; el sexting, que si bien no es una forma directa de violencia se ocasiona un daño bastante grave a la pareja al enviar imágenes de ellas con contenido sexual; las amenazas; extorsión; insultar, denigrar a través de cuentas reales o falsas; filtrar información personal e íntima de la pareja.

Es preciso mencionar además que este tipo de actos de violencia son, en muchos casos, constitutivos de delitos los cuales ya han sido previstos por las normas de cada país como tal, más aún si incluye la difusión de material íntimo sexual de la víctima o coaccionar a ésta para para continuar la relación y no difundir las mismas. Cabe mencionar que la violencia física o sexual no se genera propiamente con las redes sociales, pero pueden desencadenar en ella como consecuencia del uso de las mismas.

A través de plataformas digitales se ha conocido en casos de personas que han cometido violencia de género a través de las redes sociales. Así tenemos los siguientes:

Alicante – España (Facebook):

“Un hombre ha sido condenado a quince días de trabajos comunitarios por llamar “perra” a su ex pareja, sin citarla expresamente, en su perfil privado de la red social Facebook, al tiempo que criticaba la legislación contra la violencia de género.

El juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Alicante determinó que el insulto se refería a su exmujer, aunque no la mencionaba expresamente, y condenó al denunciado por un delito leve (antigua falta) de injuria o vejación injusta.”[5]

Twitter:

Lima – Perú (WhatsApp)

Un programa de espectáculos mostró la conversación de un cantante peruano con su esposa a quien le profiere diversos insultos.

4. El uso incipiente de las redes sociales y su impacto en el incremento en la violencia de género

Se ha demostrado que con el inicio de la era digital la forma de comunicación e interacción de las personas ha variado muchísimo desde entonces, entre ellas están las relaciones de pareja. Con el uso de las redes sociales la forma en que se desarrolla una relación sentimental ha cambiado, ahora las parejas pueden tener más facilidades para la comunicación constante y en tiempo real pero, así como ha traído beneficios también el uso inadecuado de los mismos ha traído consigo una serie de problemas adicionales pudiendo generar una relación de violencia.

Entonces la conclusión a la que se arriba es que efectivamente el uso de las redes sociales sí incrementan la violencia de género debido a la falta o escasa regulación legal, a la facilidad de operar a través del anonimato en el ciberespacio y a que estos casos muy raras veces son denunciados.

El Instituto Nacional de Estadística de España[6] ha revelado que para el año 2019 las víctimas de violencia de género según edad tienen su mayor densidad en la población de entre 35 a 39 años según la tabla que a continuación se detalla:

Víctimas de violencia de género por edad

Valores absolutos y tasas de variación (%)

                                         Año 2018            Año 2019                          Tasa de variación

TOTAL                             31.286                 31.911                               2,0

Menos de 18 años       677                       719                                     6,2

De 18 a 19 años            1.065                   1.063                                  -0,2

De 20 a 24 años            3.605                   3.605                                  0,0

De 25 a 29 años            4.350                   4.506                                  3,6

De 30 a 34 años            4.995                   5.113                                  2,4

De 35 a 39 años            5.464                   5.407                                  -1,0

De 40 a 44 años            4.484                   4.759                                  6,1

De 45 a 49 años            3.076                   3.157                                  2,6

De 50 a 54 años            1.730                   1.696                                  -2,0

De 55 a 59 años            823                       828                                     0,6

De 60 a 64 años            441                       444                                     0,7

De 65 a 69 años            270                       246                                     -8,9

De 70 a 74 años            154                       178                                     15,6

75 y más años               152                       190                                     25,0

5. CONCLUSIONES Y CONSEJOS

 Conclusiones

  • La violencia de género no es un problema reciente, su data es muy antigua.
  • Por la violencia de género las mujeres han visto recortada sus derechos y libertades.
  • La violencia de género no sólo comprende a un determinado grupo etario, social o geográfico, es un problema enraizado en todo el mundo, existiendo diferencias de porcentajes entre uno y otro país.
  • Con la era digital se ha formado nuevas modalidades de violencia de género que afectan igualmente en el desarrollo integral de una mujer.
  • No todas las nuevas formas de violencia de género se encuentran contempladas en las legislaciones de los países.
  • La facilidad de operar bajo el anonimato dificulta la persecución de estos delitos.

Consejos

  • La educación y formación desde el hogar siempre será el arma fundamental para desterrar todo tipo de maltratos hacia el prójimo, independientemente de su género.
  • La formación en las escuelas debe contribuir a la formación de niños en valores, entre ellos el respeto.
  • Establecer desde el Gobierno medidas eficaces contra la violencia de género.
  • Capacitar a las autoridades que trabajan en temas de violencia de género para una atención y abordamiento adecuado en cada caso.
  • Sensibilizar a personas adultas a través de cualquier tipo de organización o asociación sobre las consecuencias de la violencia de género.

Referencias:

[1] Martín Montilla, A.; Pazos Gómez, M.; Montilla Coronado, M. V. C. y Romero Oliva, C. (2016). Una modalidad actual de violencia de género en parejas de jóvenes: Las redes sociales. Educación XX1, 19(2), 405-429, doi: 10.5944/educXX1.13934

[2] https://boletincorteidh.uchile.cl/index.php/RCM/article/vie w/32375/37657

[3] https://boletincorteidh.uchile.cl/index.php/RCM/article/view/32375/37657

[4]https://www.bbc.com/mundo/noticias/2010/11/101125_violencia_genero_redes_sociales_internet_facebook_mr

[5] https://stopviolenciadegenerodigital.com/2017/11/06/condenado-insultar-a-su-ex-pareja-facebook/

[6] https://www.ine.es/prensa/evdvg_2019.pdf

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí