Un policía detrás de la “Operación Matar a Franco”

0
Comparte ese artículo

El comisario Alejandro Gallo publica su nueva novela sobre el atentado fallido contra Franco en Compostilla

«No fue una chapuza». El fallido atentado contra Franco en Compostilla era «casi un calco de la ‘Operación Anthropoid’», que acabó con la vida de Reinhard Heydrich, uno de los hombres fuertes de Hitler, el 27 de mayo de 1942 en Praga.

Así lo defiende el escritor Alejandro Gallocomisario jefe de la Policía Local de Gijón y colaborador de la Sociedad Científica Española de Criminología (SCEC). Los maquis trataron de asesinar al dictador en 1949, un golpe que, de haber tenido éxito, habría cambiado radicalmente el curso de la historia. Es el argumento de FRANCO DEBE MORIR, editado por el sello Reino de Cordelia, la nueva novela de Gallo, licenciado en Filosofía, Ciencias Políticas y Ciencias de la Educación.

Portada del libro “Franco debe morir”, de Alejandro Gallo

Best seller

En 2009 Gallo publicó el best seller Operación Exterminio, donde relataba la guerra contra la guerrilla republicana durante la represión franquista. El libro concluye con la muerte de 28 maquis y enlaces en 1948 y otros 22 miembros de la guerrilla socialista, que fueron arrojados al Pozo Funeres. «Necesitaba contar lo que ocurrió después», explica Gallo. La nueva novela, que vio la luz recientemente, retoma el hilo a partir de abril de 1948 y gira en torno a tres acontecimientos: la evacuación de la guerrilla desde el puerto de Luanco, el atentado de Compostilla y la aniquilación de la partida de Manuel Caxigal.

Nueve años después del término de la Guerra Civil, los maquis de Asturias y León están acorralados. Indalecio Prieto dirige personalmente desde el exilio francés un plan para evacuar a la última resistencia contra Franco. Pone a su disposición un barco bonitero atracado en el puerto de Luanco.

El atentado

Los líderes de las dos facciones guerrilleras que aún mantienen la lucha, el asturiano Manuel Caxigal y el leonés Manuel Girón también comprenden que es suicida quedarse. Sin embargo, tienen la oportunidad de perpetrar un último golpe. La inauguración de la central térmica de Compostilla, en el Bierzo, les brinda una ocasión de oro. El día ‘D’ es el 28 de julio de 1949. «Son conscientes de que si fracasan solo les quedarán dos opciones: morir en la montaña o hacer las maletas», afirma Gallo.

Alejandro Gallo, que fue oficial del Ejército, ha estudiado al detalle el atentado, convenientemente silenciado, no solo por la prensa española, sino también por la europea. Únicamente unos pocos periódicos norteamericanos, como el Milwaukee Sentinel, publicaron el frustrado magnicidio.

1949. FRANCO INAUGURA COMPOSTILLA EN EL BIERZO

En la imagen de 1949, Franco durante la inauguración de la central de Compostilla

 Magnicidio frustrado

¿Qué falló en el atentado? El autor de Asesinato en el Kremlin responde que «subestimaron el vehículo en el que viajaba Franco». Las ráfagas de los subfusiles y las granadas apenas ‘arañaron’ el Mercedes 770 Pullman Limousine blindado, regalado al dictador por Hitler. «Solamente alcanzaron a algún escolta». «Si hubieran tenido dinamita, la cosa habría cambiado». El escritor y policía explica que los maquis utilizaron los mismos subfusiles que el comando checoslovaco que atacó el coche de Heydrich, uno de los principales arquitectos del Holocausto. La diferencia es que en el atentado de Praga lanzaron además una mina anticarro contra el vehículo del oficial nazi.

Admite Gallo que no se conocen todos los hechos «al cien por cien», aunque ha tratado de reconstruirlos con la mayor verosimilitud. El escritor asegura que algunos trabajadores de Compostilla no solo conocían el plan para acabar con Franco, sino que habían aportado información, como la hora de llegada de la comitiva. «El No-Do estaba filmando», aunque no cree que se conserve película con el momento del ataque.

Alejandro Gallo presentando en la Semana Negra 2020, junto al juez José Manuel Estébanez y el ensayista Ricardo Magaz

Tercera novela

«Fue el atentado de la desesperación», dice. Gallo no descarta una tercera novela, que concluiría probablemente con los asesinatos de Caxigal en 1950 y de Manuel Girón, un año después. Francisco Martínez López ‘Quico’, de 94 años, es el último maquis que queda con vida. Junto a Manolo, Jalisco y Atravesado cruzó la frontera francesa rumbo al exilio en 1951.

Gallo, que es uno de los impulsores de la Semana Negra de Gijón, está de promoción de su volumen Franco debe morir  lo que no impide al comisario jefe de la Policía Local de Gijón seguir trabajando en otras novelas tanto de su célebre inspector Ramalho da Costa como del comisario Gorgonio, dos sabuesos que le han convertido en uno de los grandes escritores de novela negra de España.

(*) Este texto fue publicado recientemente en la revista número 126 de la Sociedad Científica Española de Criminología (SCEC), entidad colaboradora de h50. Se difunde, actualizado, con su anuencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí