Comparte ese artículo

Rusia acaba de desconectarse de Internet global. El Gobierno de Vladimir Putin ha aprobado con éxito de la implantación de su nueva red “Runet” prometiendo mayor control y mayor protección frente amenazas externas.

El viceministro de Comunicaciones ruso, Alexey Sokolov, anunció que su país está preparado para “responder de forma efectiva a los riesgos y amenazas externas”. Lo afirmaba después de realizar varias pruebas de desconexión y una simulación de un ciberataque de un país extranjero.

Las pruebas realizadas hasta ahora han permitido a la población navegar con fluidez en esta nueva red rusa. “Los resultados de estos ejercicios mostraron que, tanto las autoridades como los operadores de telecomunicaciones están listos para responder de manera efectiva a los riesgos y a las amenazas que puedan surgir, para garantizar el funcionamiento estable de Internet y la red de telecomunicaciones unificada en la Federación de Rusia”, ha indicado Sokolov.

Una nueva red que se está usando en otros países como China, Irán o Arabia Saudita e incluso se está barajando su implantación en México.

La Duma aprobó el desarrollo de este proyecto con el objetivo de garantizar el mantenimiento de una red estable en el país ante una posible amenaza de desconexión desde el extranjero.

La pugna por la hegemonía del ciberespacio abre paso a estrategias de defensa como el desarrollo de “Runet”. La expansión territorial, la conquista de áreas estratégicas y dominio de minerales o fuentes de energía han pasado a la historia como principales objetivos estratégicos militares.

La supremacía gubernamental durante el siglo XXI se decidirá en el campo del dominio de la información y en este sentido es cuando se consolida el concepto de la ciberguerra. En esta nueva “guerra fría” el control por los datos es gran fin estratégico que decidirá quién tiene el control sobre el mundo.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí