No entrará en prisión tras ser condenado por un atentado en el que asesinó a un guardia civil

1
Comparte ese artículo
En el atentado en el que participó murió un guardia civil y dos más fueron heridos de gravedad

Eran las 20:30 horas del día 2 de febrero de 1983, cuando los guardias civiles Miguel Mateo Pastor y sus compañeros Custodio Contreras de la Rosa y José Bueno Fernández, pertenecientes a la UAR (Unidad de Acción Rural) salieron del cuartel en dos vehículos Talbot 150.

A la altura del kilómetro 422 de la N-I, en Villafranca de Ordicia, el vehículo en el que viajaba Miguel fue objetivo de un impacto de una granada anticarro, la cual produjo importantes daños en el vehículo.

Después los agentes de la benemérita fueron ametrallados por los terroristas que estaban agazapados en la ladera del monte Oiango.

Miguel murió al poco de ingresar en el hospital, con impactos de bala en la espalda, neumotórax abierto y metralla por todo su cuerpo.

Custodio quedó incapacitado y tuvo que retirarse del servicio activo tras recibir disparos en el abdomen, brazo derecho y pierna izquierda.

José también resultó gravemente herido, con impactos de bala en la cabeza y en otras partes del cuerpo. Pero José continuó en servicio activo, falleciendo el 22 de septiembre de 1995 en acto de servicio.

Tras 37 años después del brutal atentado de de Villafranca de Ordicia en el que como hemos dicho, falleció Miguel y resultaron gravemente heridos Custodio y José, se ha conocido este jueves la sentencia de la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. En dicha sentencia, se condena al etarra Ignacio Bilbao Beascoechea, alias Iñaki, a 74 años de prisión por el atentado, pero no entrará en prisión.

El porqué de no pisar la cárcel por el asesinato de un guardia civil y tentativa de otros dos, es porque se fija el límite de cumplimiento de las anteriores penas en 30 años.

De esta forma, esta condena se acumula en el auto de 14/12/2014 de la Sección Segunda de la Audiencia Nacional, cuya condena ya ha sido extinguida por el etarra.

La sentencia dicta 30 años de prisión por el asesinato de Miguel y dos penas de 22 años cada una por los asesinatos frustrados de Custodio y de José.

Los magistrados consideraron relevante para declarar culpable a Iñaki, el testimonio de José Miguel Latasa Guetaria, quien declaró en 1996 que Iñaki había formado parte del comando de ETA que realizó el atentado y que participó en la ejecución de los hechos.

Miguel Mateo Pastor era natural de Elda (Alicante), pertenecía a una familia con antecedentes militares y tenía tan sólo 24 años. D.E.P.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí