Las estafas nigerianas: modalidades y el regreso del timo de “¡Los Enterradores!

0
Comparte ese artículo

En su edición del día 3 de octubre, el diario ABC titulaba una noticia: “Una tribu amenazada” estafó desde Madrid más de 20 millones de euros. El resumen de esa noticia es que un grupo de nigerianos había estafado a más de trescientas personas esparcidas por el ancho mundo, obteniendo el sustancioso botín que se ha reseñado. “El cuento” utilizado para la estafa significa ni más ni menos que el regreso de “los enterradores” y la resurrección de “el timo del entierro”.

“Son elementos de “el timo del entierro” la oferta de una participación en fingidos tesoros o depósitos, a cambio de cantidades o efectos”. Tal era la definición concisa y exacta que de este modus operandi de los delincuentes se hacía en una circular de la Fiscalía General del Estado de 22 de febrero de 1926.

Como ocurre en todo delito alguien tiene que hacer esa oferta, otro (“el primo”) la tiene que recibir y aceptar, a cambio, lógicamente de algo, porque nadie trabaja por la cara. Este algo, en los timos, tiene que ser muy sustancioso, porque, de lo contrario, no despertaría la avaricia del primo, quien tiene que creer ciegamente que va a conseguir mucho a cambio de poco. Sólo así se pueden dar las condiciones para que se haga real la fábula de la zorra y el cuervo. Porque la realidad cruda es que los primos abundan y, como dicen los timadores, esto es así hasta el punto de que únicamente hay que trabajar un poco para encontrarlos. Y, en este punto, hay dos clases de trabajadores: quienes trabajan en presencia y quienes lo hacen por “correspondencia”, aunque se hayan modernizado hasta el punto de utilizar Internet. “Los enterradores” pertenecen a este segundo grupo.

El “nuevo” timo del entierro

Los autores de este nuevo timo eran nigerianos afincados en Madrid. El modus operandi era tan simple como efectivo. Lo extraño es que, dadas las facilidades que existen para informarse, “los primos”, antes de soltar el dinero, no las utilizaran para cerciorarse de que “el cuento” fuera verdad. De esto tiene, en parte, la culpa la habilidad de los timadores como actores.

“El cuento” utilizado por estos delincuentes es el siguiente, con más o menos variantes. Los primos, diseminados por los cinco continentes, recibían una carta en la que se le decía que le escribían los representantes o familiares de una eminente personalidad de la tribu “ogoni” de Nigeria, que está teniendo graves problemas con el gobierno central de ese país por culpa de las extracciones de petróleo en su territorio. La tal personalidad tiene depositada una importante cantidad -ponga aquí el lector la cantidad de millones de dólares que quiera, de 25 a 75, por ejemplo- en cajas de seguridad pertenecientes a empresas de seguridad radicadas en España. Esta fortuna está corriendo un serio peligro porque los gobiernos de Nigeria y de España se han concertado en su acción contra esa personalidad y pueden ser confiscados en cualquier momento. Para evitar este desastre es necesario que “el primo” aporte una cantidad que iba de 6.000 a 120.000 euros para pagar la deuda que tienen contraída con la empresa de seguridad por la custodia del tesoro y así poder recuperarlo. Si esto se llevaba a cabo, gracias a la aportación del primo, el reparto se haría, una vez recuperado, dándole el 25 % , quedándose con el resto “los ogonis”.

Invitaban a “los primos” a una estancia en España.  Los alojaban en los hoteles de lujo y como demostración de su solvencia, les enseñaban una caja que contenía tres millones de dólares -(falsos!- Ni que decir tiene que los primos que picaban y les enviaban el dinero -fueron alrededor de trescientos- jamás les volvían a ver el pelo.

Modus operandi novedoso, pero menos

Muchos creerán que se trata de un nuevo “modus operandi”, pero lo cierto es que quien lo crea cae en un lamentable error. El timo del entierro cumple por estas fechas 116 años, siendo una simple variante del timo del envoltorio, que era un timo ideado por los presos y que se cometía desde las cárceles. La evolución del uno al otro se produjo en las prisiones militares de Villanubla, cercana a Valladolid, donde habían sido encerrados cuatrocientos soldados y suboficiales que habían participado en la intentona golpista de Villacampa en septiembre de 1886.

Las condiciones de vida en esa prisión militar eran infrahumanas, porque carecían de lo más elemental. En esa situación, un grupo de suboficiales ideó poner en marcha el timo del entierro, cuyo éxito superó con mucho las más optimistas expectativas.

El “modus operandi” consistió en la elaboración de una carta en la que se narraba “el cuento”.  Este, en esencia, venía a decir que el remitente había sido el tesorero de las compañías que se habían sublevado contra el Gobierno y que estando en peligro inminente de ser detenido y extraditado había “enterrado” una caja conteniendo cuatro o cinco millones de pesetas en las cercanías del pueblo del destinatario. A este le suplicaban (normalmente se trataba de un sacerdote) que les ayudara a recuperar esa caja porque él estaba en prisión imposibilitado para hacerlo. La mejor forma de hacerlo era enviando quinientas pesetas,-(de las de 1890!- y a cambio se le mandaría por medio de una hija suya de unos quince años, de la que se adjuntaba una foto el plano del lugar exacto en el que había tenido lugar el entierro.

Como se puede comprobar fácilmente, no pueden darse mayores coincidencias con el relato de “los ogonis”, aunque este se encuentre, como es normal, en un mar de cosas modernas. Para empezar en ambos casos se produce una persecución que se debe a motivos políticos. En los soldados, por el intento de “golpe”, en los ogonis, por la disconformidad de esta tribu por el uso de las ganancias que la explotación del petróleo está produciendo en su territorio. Estas circunstancias eran y son conocidas por los destinatarios de las misivas, lo que les induce al error de creer que todo lo que le cuentan es verdadero.

El  “tesoro” está en peligro. En un caso, porque el dueño no puede ir a rescatarlo, en  otro, porque puede caer manos extrañas, debido a las presiones del gobierno de Nigeria. Esa inmediatez del peligro hace que “el primo” tenga que actuar de prisa si quiere participar en el reparto del tesoro. Al fin y al cabo, la urgencia de actuar es una de las mayores aliadas de los timadores.

La tercera coincidencia es que “el primo” traga el anzuelo y de qué manera. En aquellos tiempos soltaba 500 pesetas y en la actualidad de seis mil a veinte mil euros.

La extensión e importancia de este timo

Este timo saltó los muros de la cárcel y el círculo de los sacerdotes, sobre todo italianos, para extenderse a comerciantes y otras profesiones acomodadas. Tan extendido llegó a estar que constituyó una verdadera plaga entre los años 1890 y 1936. Fueron tantos los primos desplumados, sobre todo franceses, que se propusieron medidas muy drásticas para evitarlos, entre ellas, las de censurar toda la correspondencia que saliera desde Barcelona al extranjero. Medida que fue rechazada por inconstitucional. En la Orden General, que comenzó a publicarse en Madrid en 1908, era frecuente encontrarse con listas de direcciones desde las que  remitían las cartas “los enterradores”.

Otra prueba fue la modificación del Código Penal. Tan a mayores fue este timo que el día 21 de febrero de 1926 se promulgó un Real Decreto, en plena Dictadura de Primo de Rivera, por el que se introdujo una modificación en los artículos que contemplaban los delitos de estafa dentro de dicho Código. Una consecuencia de esta modificación fue la circular, ya citada, de la Fiscalía General del Estado del día siguiente con instrucciones para mejorar la persecución de ese delito.

Ninguna de estas medidas fue capaz de erradicar este timo. Tanto en las revistas de la Policía como en la Orden General continuaron apareciendo protestas y listas de direcciones desde las que enviaban sus cartas al extranjero los enterradores.

¿A qué se debió el éxito de este timo? Básicamente a tres razones. La primera, porque casi siempre quedaba impune. El delito tal y como fue concebido por los suboficiales de Villacampa se consumaba en otros países, que eran donde los perjudicados tenían que presentar las denuncias contra alguien que no residía allí. Al consumarse el delito fuera de España, no podía perseguirse con las leyes penales españolas, por el principio de extraterritorialidad. (Se debía aplicar el Código Penal francés, italiano, alemán).

La segunda razón era que los engañados en muy pocas ocasiones denunciaban los hechos, a pesar de que, en muchas ocasiones, esto les supuso la ruina. Existe una carta conmovedora de un pequeño comerciante de Burdeos pidiendo a los timadores que devolvieran parte del dinero estafado para seguir pagando la educación de su única hija.

La tercera era que la persecución del timo resultaba sumamente difícil, porque o se frustraba cuando el engañado viajaba a Madrid o Barcelona con el dinero antes de que lo entregara o ya no había forma de evitarlo. Hubo quien hizo el viaje desde Honduras y Estados Unidos…

Modalidades de las estafas nigerianas

Los estafadores juegan con la ilusión de las personas de diferentes maneras, éstas son algunas de las modalidades que tienen para estafar:

  • La clásica estafa nigeriana: Comunican a la víctima que tienen que sacar dinero del país con su ayuda, le transferirán grandes cantidades económicas para poderlo sacar, a cambio de una comisión. La estafa viene cuando antes de la supuesta transferencia solicitan un envío de dinero para gastos imprevistos.
  • Animales regalados: Anuncian en páginas que regalan animales de razas valoradas, pero a cambio piden la transferencia de pequeñas cantidades económicas para sufragar los gastos del envío del supuesto animal por avión.
  • Una herencia del tío de América: aquí hacen una verdadera obra de ingeniería, ya que informan a la víctima del fallecimiento de un pariente en América con su mismo apellido y que en su testamento le ha dejado una herencia
  • Una donación de herencia en vida: la comentada al principio del artículo
  • Supuestos militares: los estafadores se hacen pasar por militares, normalmente, norteamericanos destinados en misiones de zona de guerra como Irak y lo que hacen es solicitar dinero para alguna causa o prometer que tienen una gran cantidad de dinero que quieren que la víctima custodie un tiempo a cambio de darle un porcentaje, pero que para dicho traspaso igualmente acaba solicitando un dinero para sufragar los gastos. En algunos casos incluso se toman algún tiempo para chatear con la víctima.
  • Una lotería que ha tocado: envían un correo a la víctima diciéndole que le ha tocado algún tipo de lotería (aún sin haberla jugado…) y que para que le puedan enviar el cheque o para hacerle la transferencia del importe que le ha tocado, la víctima antes tiene que hacer una transferencia corriendo con los gastos. ONLAE (Loterías y Apuestas del Estado) tuvo que hacer un comunicado negándolo todo.
  • La venta del teléfono móvil de la víctima: los estafadores contactan con las víctimas que venden teléfonos móviles a través de Ebay, se suman a la subasta con pujas altas, la ganan y a la hora de pagar, en lugar de usar los enlaces de pago de Ebay, solicitan al vendedor su cuenta PayPal para realizar el ingreso. Después mandan un correo de confirmación de pago a Paypal, totalmente falso, con un enlace a una página web falsa, que si la víctima accede leerá que el pago no se verá reflejado hasta que envíe el teléfono móvil. Aquí la estafa, ya que estará enviando su móvil totalmente gratis. Podéis ver una conversación en el foro de Ebay al respecto.
  • La compensación por estafa: ésta modalidad ya es lo más, envían un correo a la víctima disculpándose por la estafa nigeriana que ha sufrido (la haya sufrido o no) y que le quieren compensar con grandes cantidades de dinero, pero antes tiene que enviar dinero para sufragar los gastos burocráticos.
  • Un nuevo amor: una supuesta mujer envía una solicitud de amistad y fotos personales a la víctima para comenzar una turbia relación si la víctima responde. El final, como siempre, la víctima termina siendo estafada. Los nombres más comunes suelen ser: Edith, Kassala, Mirabel Oneil, Anita, Sharon, bondad, Aline o PutaLoca y el apellido más común: William.

Hay algunas modalidades más. Lo común en todas ellas es que se nota que están escritas en un castellano traducido del inglés malamente, por traductores automáticos. Es una de las maneras de comprobar fácilmente que es una estafa.

Una muestra reciente de  “cuento”  del timo del entierro.

Le estoy escribiendo este correo con pesadas lágrimas en mis ojos y con gran dolor en mi corazón. Mi nombre es señora Lorita JUH y estoy contactando con Vd. desde mi país, Marruecos, Quisiera hablarle porque no tengo otra opción que desahogarme con Vd. Estuve casada con el señor Joseph JUH que trabajó para Marruecos en la embajada de Burkina Fasso durante nueve años antes de morir el año 2008. No tuvimos hijos.

Murió tras una breve enfermedad que terminó con él en cinco días. Después de su muerte decidí no volverme a casar. Mientras mi marido vivía depositó la suma de 5.500.000 dólares en un banco en Ouagadougou la ciudad capital de Burkina Faso en el oeste de África. Actualmente ese dinero sigue en dicho banco. Ganó ese dinero exportando oro desde las minas de Burkina Faso.

Hace poco tiempo, mi médico me ha dicho que no duraría más de siete meses debido a un problema de cáncer. Esto me ha sumido en una profunda tristeza. Sabiendo lo que me va a ocurrir decidí ponerle al corriente sobre ese dinero para cuidar de gente menos favorecida, si quisieras utilizar ese dinero siguiendo mis instrucciones.

Quiero sea para Vd. el 30% de ese dinero para su libre disposición. Mientras que el otro 70 % del dinero deberá destinarse a obras de caridad de la gente que vive en la calle y ayudando a los orfanatos. Crecí en un orfanato y no tengo ningún familiar cercano a quien pedir este favor. Haciendo esto tal vez Dios olvidará mis pecados y aceptará mi alma por esta tristeza de haber sufrido tanto.

En cuanto reciba este correo, respóndame y le daré el contacto del banco en Burkina Faso y daré a la vez instrucciones al director del Banco para que le expida una carta de autorización que Vd. es actual beneficiario del dinero que hay en el banco si Vd. está dispuesto a actuar de acuerdo con lo que yo haya establecido en él.

Conclusión

La conclusión que se deduce de todo lo expuesto creemos que está muy clara. En los timos predomina la inteligencia sobre los instrumentos para cometer el delito, por lo cual estos se adecúan siempre a las necesidades del cuento, que se idea para engañar al primo. La inteligencia humana era la misma en los soldados de Villacampa que en los “Ogonis” nigerianos, por ello en lo esencial, el cuento es el mismo. Varía lógicamente, el lugar donde está enterrado el tesoro, en la tierra entonces, en las cajas de seguridad, ahora.

Me sorprende mucho que “los primos” actuales con acceso a una información infinitamente mayor que la de nuestros antepasados, no la utilicen para deshacer las patrañas que les cuentan, cuando para ello bastaría una simple consulta a Internet. Lo cual indica que su grado de credulidad ha crecido mucho con respecto a la de nuestros antepasados. Porque lo que sucede es que el resultado sigue siendo el mismo: el primo suelta el dinero como el cuervo el queso, y, en ambos casos, se quedan mirando cómo otros y otra disfrutan de su dinero y de su queso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí