La Policía busca a migrantes fugados de un campamento en Murcia donde pasaban la cuarentena

0
530
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Un grupo numeroso de migrantes irregulares de origen argelino se han fugado del campamento donde estaban pasando la cuarentena aprovechando la inferioridad numérica de los efectivos policiales. Los migrantes llevaban días alojados bajo unas precarias condiciones en un improvisado campamento ubicado en el puerto de Escombreras en Cartagena.

“Éramos doce policías para casi trescientos inmigrantes y al final ha pasado lo que tenía que pasar: se han ido amotinando unos cuantos y en milésimas de segundo han tirado las vallas perimetrales y los aseos, corriendo en estampida, y se han escapado”, narra para EL ESPAÑOL un funcionario del Cuerpo Nacional de Policía en relación a la fuga masiva de la pasada madrugada.

“Llevaban ya varios días y varias noches y no son tontos, han visto que somos muy pocos”, precisa el agente para el mismo medio denunciando las deficiencias del retén policial encargado de custodiar a los argelinos. “Estuvimos todos los indicativos dando batidas por la noche”.

Los migrantes irregulares habían estudiado los movimientos de los agentes y diseñaron su fuga para hacerla coincidir con un cambio de turno. En ese momento se encontraban custodiando unas 259 personas y tras la fuga se logró interceptar a una treintena.

 

Desde la Delegación del Gobierno esquivan la palabra “motín” y alegan que tan solo 15 personas quedan por ser devueltas a las instalaciones mientras que desde la Consejería de Salud solicitan el uso de la Escuela de Infantería de Marina General Albacete Fuster que se posiciona como un centro alternativo para albergar a los cientos de migrantes que llegan a las costas españolas.

Unas condiciones insalubres

“Hay montones gigantescos de coque, clinke, azufre o lo que sea, cerca de nosotros y las ratas son enormes: se ven correr de un lado para otro cerca nuestra”, manifiesta un agente para El Español en relación al dantesco panorama con el que están trabajando. “Era de esperar lo que ha pasado, tal y como advertimos: no había ni medidas de seguridad, ni fuerza suficiente”, reflexiona otro funcionario a ese mismo medio desde el anonimato para no ser expedientado.

“Además, ha habido revolcones con los inmigrantes fugados para detenerlos y para que luego nos digan que todo esto no es merecedor de un reconocimiento de forma de extraordinaria y que nos hagan las pruebas PCR a todos”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here