¡Hurto! El delito por excelencia

0
313
- Publicidad -
Comparte ese artículo
El hurto es el delito más denunciado y no requiere ningún tipo de especialización por parte de los delincuentes.

Aunque hay verdaderos especialistas en este tipo de delitos.

Basta con aprovechar la ocasión que se les presenta en muchas ocasiones.

Teléfonos encima de las mesas de los bares, carteras en los bolsillos traseros, bolsos colgados en los respaldos, cazadoras amontonadas en los pub.

Dependiendo del valor de lo hurtado, hablaríamos de un delito de hurto, hasta 3 años de prisión. O un delito leve de hurto, castigado con multa de uno a tres meses.

 El hurto requiere cierta habilidad para sustraer algo sin emplear la violencia o la intimidación.

 Día tras día se amontona la gente en las oficinas de denuncias y atención al ciudadano (Odac) para denunciar algún hurto.

Pero ¿por qué insistimos en ponérselo fácil a los delincuentes? Teléfonos encima de las mesas de los bares, carteras en los bolsillos traseros, bolsos colgados en los respaldos, cazadoras amontonadas en los pub.

Lo primero que debemos hacer, una vez que hemos sido víctimas de un hurto es ponerlo en conocimiento de la Policía o de la Guardia Civil, y facilitar el lugar y la descripción de los autores si hubo contacto visual con los mismos.

Segundo es dirigirse a la Comisaría más cercana. Si entre los objetos sustraídos había tarjetas bancarias, habrá que darlas de baja para que no hagan uso de ellas. En cualquier Comisaría podrán facilitar los números a los que llamar para ese trámite. También habría que dar de baja la tarjeta del teléfono si se encuentra entre los objetos sustraídos.

Tercero, poner la denuncia. Para esto hay que tener claras varias cosas:

– Hay que intentar describir con todo detalle lo que ha ocurrido, tanto por el lugar exacto, como por la hora, para así facilitar el trabajo de los investigadores a la hora de visionar posibles cámaras de seguridad o hablar con testigos.

– Descripción del autor o autores, tanto física como de vestimenta, e intentar visualizar esa imagen y guardarla, pues seguramente nos citen para ver fotografías de individuos similares.

– Templar los nervios y hacer memoria de todo lo que nos han sustraído y así evitar tener que volver a Comisaría para ampliar la denuncia, por alguna cosa que no nos acordamos.

– Si nos han sustraído el teléfono es importantísimo el número de IMEI del mismo. Es como el número de serie y si no se tiene la factura o la caja, se debería apuntar en algún sitio por si acaso. Es tan fácil como marcar en el teléfono *#06# y nos saldrán los 15 dígitos del IMEI.

De esta forma se podrá grabar nuestro teléfono como sustraído y si en el futuro aparece saber que es el nuestro.

Por último recordar algunas reglas básicas para reducir el riesgo de robo:
  • Evitar llevar objetos en los bolsillos traseros del pantalón.
  • Tener vigiladas nuestras pertenencias en todo momento.
  • Evitar tener objetos de valor a la vista.
  • Evitar sacar grandes cantidades de dinero del banco o cajero.
  • Intentar prestar atención a la gente que nos rodea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here