Fundas antihurto que salvan vidas

0
2531
Comparte ese artículo

En octubre de 2018 los sindicatos de la Policía Nacional remitieron una carta al director general de la Policía, Francisco Pardo, exigiendo la adquisición, a la mayor brevedad posible, de fundas antihurto que eviten casos como el del guardia civil asesinado ese mismo mes en Huétor Vega (Granada) a manos de un delincuente que le arrebató el arma. Del mismo modo, y sin salir de la capital nazarí, un delincuente arrebató el arma a un policía nacional que acabó con el agresor en el hospital.

 

En 2018, el Ministerio del Interior decidió adjudicar el contrato de la adquisición de 5.500 fundas de polímero con sistema antihurto a Eurodis System España S.L. De la misma manera, este mismo ministerio asume que “se debe afrontar una paulatina sustitución de las antiguas fundas de cuero, las cuales que carecen de sistemas que eviten su posible sustracción”. Y en el mismo contexto afirma rotundamente que “estas fundas entregadas a los miembros del Cuerpo Nacional de Policía deben tener como finalidad impedir la posible sustracción de su arma reglamentaria de dotación, HK-USP COMPACT, evitando un grave peligro para la seguridad de los actuantes y de terceros”.

Después de esta breve introducción vamos a entrar a analizar la grave situación por la que atraviesan a día de hoy  los 143.000 miembros de la fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado al desempeñar sus funciones para garantizar el ordenamiento jurídico llevando a cabo sus funciones con total dedicación, debiendo intervenir siempre, en cualquier tiempo y lugar, se hallaren o no de servicio, en defensa de la Ley y de la seguridad ciudadana, tal y como reza la ley orgánica que rige sus principios de actuación.  

¿Qué funda reglamentaria lleva la inmensa totalidad de agentes uniformados en España para portar su arma de dotación?

Después de numerosos incidentes entre miembros policiales y delincuentes que han conseguido hacerse con el arma de dotación de un policía, con los riesgos que esto supone, conviene hacer una reflexión sobre las medidas de seguridad empleadas para evitar, en la medida de lo posible, que se den estas arriesgadas situaciones. ¿Cómo? Dotando debidamente a los policías con las conocidas fundas antihurto.  

Funda de cuero de dotación de la Policía Nacional

El principal objetivo de cualquier funda de pistola es que el usuario pueda portar su arma con total seguridad, que se encuentre en una posición fácilmente accesible, y que además evite que se pueda caer o, lo que es peor, sustraer.  Lamentablemente la funda reglamentaria de la que disponen la inmensa mayoría de las FFCCSS del Estado depende de que un corchete para que se cumplan las premisas de seguridad de toda funda, un “dispositivo” que con el tiempo se va deteriorando con su uso, y que en ningún caso será reparado.

Si como decíamos al principio de nuestro artículo el Ministerio del Interior es consciente de todo lo expuesto en el anterior párrafo, ¿qué motivos pueden existir para poner en manos de un corchete la integridad física de las persona?

Niveles de retención existentes en una funda para pistola

1. Nivel I de retención: son las fundas más sencillas y no poseen ningún elemento de retención. Suelen emplearse para servicios de paisano. 
2. Nivel II de retención: son las más utilizadas. Constan de un único elemento de retención que requiere una acción por parte del tirador.
En este nivel, y dentro del eslabón con menos nivel de seguridad, encuadramos a la mayoría de las fundas que usan el mencionado broche o corchete al que hacíamos mención, que necesitan la manipulación del usuario para desactivar la retención.
Otras fundas encuadradas en este nivel de retención son las que se retienen automáticamente al enfundar y que manos ajenas no puedan acceder al arma para su desenfunde.
Y por último, fundas como Safariland SLS que retiene el arma con un arco que requiere de una ligera presión con el dedo pulgar y un movimiento hacia adelante para permitir el desenfunde. E incluso las fundas G-code se abate automáticamente por acción de un muelle al presionar la leva con el mismo dedo.  
3. Nivel III de retención: se diferencia de la anterior en que son necesarias dos acciones para poder liberar el arma.
4. Fundas nivel IV de retención: incorporan a mayores de las fundas de nivel III un seguro que bloquea uno de los dos sistemas de retención.

 

¿Qué nivel de protección tienen las fundas que están adquiriendo el Ministerio del Interior?

Tanto la Funda Radar Xtreme, entregadas a las nuevas promociones de alumnos de la Academia de Policía Nacional de Ávila, además de equipar a diversas unidades, y utilizada asimismo por los Mossos d’Esquadra y algunas Policías Locales en España, como la reconocida mundialmenteSafariland 6280M, en poder de los integrantes de las Unidades de Intervención Policial tienen un Nivel de retención 3.

Entre sus características técnicas más destacadas nos encontramos con que:

El grosor del material ofrece una óptima resistencia a la rotura.
Su desenfunde es muy intuitivo, incluso en condiciones de total oscuridad o llevando guantes de protección anticorte debido a que porque no dispone de pequeñas palancas que resulten difíciles de activar. Esta característica permite desenfundar el arma con la mano contraria en el caso de ser herido en la mano fuerte
Al enfundar el arma se bloquea automáticamente, evitando que pueda ser sustraída o extraviada durante un posible enfrentamiento con un agresor.

Conclusión

Sin duda, vistos los numerosos incidentes que se producen por una pobre gestión por parte del Ministerio del Interior en dotar a la totalidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado de Fundas de Nivel de Protección 3, se hace necesario que todos los agentes porten este tipo de elementos como parte de su dotación personal.
Así mismo será necesario que por parte de los distintos especialistas de Armamento y Tiro se lleven a cabo las prácticas indispensables para lograr una transición en esta sustitución de funda que conlleva asimilar un aprendizaje en su desenfunde y enfunde.
Y por último, y sin dejar a un lado la integridad física de los actuantes, es de vital importancia un óptimo sistema de fijación de los elementos que los agentes portan en su cintura, que por ende cada día aumentan siendo insuficientes los sistemas de cierre en el cinturón de dotación. Varios son los comunicados de agentes de policía que durante una intervención deben detener su progresión al observar como su poblado cinturón acaba en el suelo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here