Comparte ese artículo

Recientemente el Gobierno ha anunciado una serie de reformas legislativas en materia de seguridad vial más en concordancias con la pauta marcada desde la Unión Europea y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). El objetivo es reducir un 50 por cierto el número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico durante la próxima década.

Una de las modificaciones más esperadas era, sin género de dudas, el endurecimiento de las sanciones por el uso del teléfono móvil al volante. Con la nueva medida, los conductores que sean sorprendidos sujetando un dispositivo móvil con la mano mientras conducen, se enfrenta a multas de hasta 500€ y la retracción de 6 puntos del permiso de conducir, en lugar los actuales 200€ y 3 puntos.

Guardia civil trafico
Fuente: Twitter @guardiacivil

El artículo 13 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplearlas manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares.

Los cambios relacionados con el permiso y la licencia de conducción por puntos se recogen en el anteproyecto de ley que reforma el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial. Las nuevas sanciones entrarán en vigor a partir del 2 de enero de 2021.

Distracciones

Todos los estudios señalan que el empleo del teléfono móvil mientras conducimos reduce considerablemente la capacidad de reacción del conductor, elevando la probabilidad de causar o sufrir un accidente de tráfico.

En este sentido, los datos constatan que el teléfono móvil se encuentra detrás de la mayor parte de los accidentes producidos por distracciones al volante, considerándose, dentro de las distracciones, la infracción más cometida por los conductores.

Las distracciones provocadas por el uso del móvil causan 390 muertos al año, el 20% del total. Según la DGT, atender una llamada de teléfono multiplica por entre 4 y 9 veces el riesgo de accidente y leer o escribir un whatsapp o interactuar en las redes sociales lo multiplica por 23

Y es que muchos expertos aseguran que conducir hablando por teléfono móvil puede ser equiparable a hacerlo bajo los efectos del alcohol o las drogas. De hecho existen más accidentes por el uso indebido de un dispositivo móvil que por conducir bajo la presencia en el organismo de alcohol o las drogas.

Finalmente, con esta reforma recién salida del horno, conducir haciendo uso del móvil no será constitutivo de un delito contra la seguridad vial, tal y como estaba sopesando la propia DGT. Diferentes impedimentos jurídicos como la proporcionalidad o el principio de intervención mínima de la vía penal, han hecho desistir de dicha propuesta. Al menos de momento.

curso criminología emagister h50

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí