El lavado del gato

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Sánchez se huele la tostada. El previsible hundimiento del PSOE ante unas hipotéticas elecciones no lo maquilla ya ni el James Cameron de pacotilla que han puesto al frente del CIS. Sánchez es plenamente consciente de que si todo sigue como está, sus días en palacio están contados. Como todo ser que ha vinculado su existencia a parasitar un puesto dirigente, roba, urde, mata (políticamente hablando) y traiciona hasta a quien le ha dado la vida por mantenerse media hora más en el puesto.

Hoy, y como digo siendo plenamente consciente de su obsolescencia electoral, intenta hacer un “lavado de cara” a la parte Socialista del Ejecutivo, pero sin jabón. Sánchez, el resucitado, el mentiroso, el fantasma, ha experimentado en sus carnes el amargo sabor de la derrota, y por eso sabe identificar perfectamente las primeras pistas del mismo.

Elimina viejas caras del rancio socialismo sanchista patrio, como Calvo y Montero por jóvenes Alcaldesas rendidas plenamente a los pies del todomentiroso. Caen ya de paso algunos hombres más, para como seres naturalmente diabólicos que son, ser sustituidos por las siempre bien consideradas mujeres. Burda estrategia de la dictadura progre que supone intentar generar la idea de que el hombre es malo por naturaleza, pero que con la que esta cayendo, es una idea que tristemente funciona.

Las limosnas ministeriales dadas a los podemitas para que difundan sus memeces siguen en su lugar, con el sano objetivo de que sigan dejando claro a España que sobran. Me imagino a falconetti y a su compañero ahora Ministro de Asuntos Exteriores diciendo con las gafas de sol en el avión: “deja igual las carteras de los de Podemos que se sigan inmolando con sus memeces, son votos que nos dan”

Este Gobierno es capaz de lo peor, eso ya lo sabemos, ahora falta ver qué resultado electoral le da al todomentiroso tanta ocurrencia dramática en una España enferma, empobrecida y más que harta de un electoralismo compulsivo que deja ver con nitidez la escasa entidad moral de un Gobierno que ya solo se representa a sí mismo.

Autor: Pablo Cambronero | Diputado XIV legislatura del Congreso de los Diputados. Analista de Interior y policía nacional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí