Comparte ese artículo

En el escenario actual que tiñe las calles de medio mundo occidental y como ya se analizó en su día en el volumen 1 n.º 11 de la revista Triarus, con fecha 1 de julio de 2017 por un servidor. Se observaba que el uso de los drones que se estaban testando en zonas de combate dominadas por el Daesh, no había hecho más que comenzar su futura singladura como un arma de apoyo.

Como se afirmó en las conclusiones: “En el futuro según la EUROPOL se espera que los ataques con drones se realicen sobre los países “cruzados” como una forma de ataque terrorista y propaganda difícilmente detectable y con una gran capacidad de destrucción en zonas donde se encuentre mucha gente en un espacio reducido. Actualmente DAESH ha animado a sus simpatizantes para que usen aeronaves no tripuladas para expandir el terror en Occidente y cometan ataques en suelo europeo con bombas incendiarias sobre objetivos estratégicos”.

En estos días y con el auge de la violencia callejera por grupos de extrema izquierda y derecha, y los actos terroristas llevados a cabo por actores “individuales” sobre suelo europeo, haciendo uso de una logística nada envidiable, realizando ataques cada vez más complejos: incluyendo un posible planeamiento para ser más eficientes en su misión, sabiendo cómo, dónde y cuándo hacerlo con varios tiradores activos y usando armas con calibres de guerra (7,62mm). Se observa además en los últimos casos una preparación militar básica pero eficiente para sus cometidos.

Este ultimo apartado de la formación militar ya aparece reflejado en el libro de Mustafa Setmarian (a.k.a Abu Musab Al Suri) reconocido como el ideólogo y sintetizador de la yihad moderna, donde refleja en su libro de 1600 páginas “Llamada a la resistencia Global” y hace hincapié en que un actor individual tiene que disponer de una formación militar por básica que sea.

Por ello, se estima que la nueva generación de jóvenes adoctrinados y radicalizados que han pasado su juventud jugando a juegos de acción y bélicos en plataformas digitales, tengan un conocimiento básico de estrategia militar y cómo moverse en ambientes urbanos, además de aprender a implementar distintas herramientas para mejorar sus capacidades, entre ellas el uso combinado de los drones.

Analizando las fuentes OSINT y SOCMINT, el pasado mes de octubre en la ciudad de Metz (Francia), en un control rutinario de la policía francesa, se paró un vehículo sospechoso conducido por un joven de 20 años con antecedentes en el que se encontró lo siguiente:

  • 1 Dron (comprado en tienda o en plataforma online). Los más económicos oscilan entre los 120€ y 400€.
  • 2 cargas explosivas HME.
  • Detonadores eléctricos.

Con este tipo de material se pueden sacar varias hipótesis de uso:

1) La primera de ellas es el empleo del dron según las TTP’s del DAESH en el teatro de operaciones, haciendo volar el dron sobre un lugar frecuentado y con aglomeración de personas y lanzar las cargas explosivas (con espoleta de impacto o de retardo, según su capacidad de obtención de este tipo de tecnología).

2) La segunda es usando el dron como transporte de esa carga para depositarla en lugares inaccesibles y de difícil alcance o también aprovechando para dejar el explosivo una vez se haya realizado la inspección (visual o mediante equipo cinológico) de la zona. En este caso se usaría una activación a distancia RCIED.

3) Usarlos para atacar estructuras blandas (aeropuertos, centrales nucleares), por ello se deben implementar medidas activas en las infraestructuras estratégicas para evitar ser objetivo fácil de un ataque por este medio.

4) Además de otras opciones, incluyendo en ellas ataques químicos y bacteriológicos usando la dispersión de la sustancia sobre zonas frecuentadas por personas.

La guerra bacteriológica NRBQ se contempla en la Estrategia de Seguridad Nacional que está en vigor y no es baladí asumir que el enemigo ha observado y aprendido durante la pandemia COVID-19 que a occidente se le combate mejor y de forma más eficiente paralizando su economía y forma de vida, mediante el miedo y el terror.

Asumiendo que un dron se puede comprar sin licencia y en cualquier tienda o en plataformas online, que el explosivo se puede fabricar de una forma casera con los conocimientos adecuados y que en el mercado negro es fácil comprar armas procedentes del crimen organizado.

Conclusiones

Todo ello con el fin de complicar mucho más la acción de nuestras FCSE, FAS y servicios de Información e Inteligencia para poder anticiparse y asumir cuáles serán los siguientes tipos de amenazas y dotar con perspectiva a las FCSE del material necesario, como se ha visto en los últimos atentados, la policía no dispone de armamento ni protección necesaria contra un atacante que porta y sabe usar un fusil de asalto de calibre medio. Además, se debe ampliar y mejorar la instrucción en el uso de armas largas y fusiles de asalto por parte de las FCSE y poder llevarlos en los coche patrulla para que en el momento de usarlo, lo tengan a mano.

Debemos equiparles mejor para los tiempos venideros, mejorar su seguridad e instrucción debe ser primordial para el Ministerio. Por ello, no se debe descartar que sus procedimientos varíen a ataques mucho más complejos con varios escenarios múltiples.

Dentro de estos escenarios, el más complejo sería uno llevado a cabo con una explosión inicial como maniobra de distracción y posteriormente varios tiradores activos iniciando un ataque coordinado en distintos puntos clave de una capital, apoyados con drones de coordinación (observación y dirección de objetivos) y otros con cargas explosivas, culminando con la toma de rehenes dentro de algún recinto ad hoc (estaría dentro del planeamiento) con la logística ya preparada para el desenlace final.

Nuevos tiempos y nuevas tecnologías que adaptadas en zona de operaciones se pueden trasladar e imponer en cualquier barrio de cualquier capital.

Autor: Jordi E.

Artículo extraído de la revista Al-Ghurabá, nº 39, edición noviembre 2020, ISSN 2565-2222

Gracias a la colaboración de:

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí