Una queja curiosa

Fdo. Hill Street Blues para h50 Digital

0
Comparte ese artículo

Opinar de cualquier tema, es algo que toda la población es libre de hacer. Pero formar parte de la toma de decisiones… por desgracia generalmente está vetado para nuestros Ingenieros, Médicos, Científicos, EXPERTOS en diversas materias, personas aptas que DEBERÍAN ser parte de las decisiones sobre nuestro futuro…

La Política, no es algo de lo que trate este artículo, aunque debido a una curiosa queja que llamó mi atención, me hace reflexionar a donde nos dirige la política. La queja que los trabajadores Sanitarios de Emergencias, unos simples mortales, que en una charla amena en una Base de Emergencias muestran que en Política ciertas decisiones afectan, tienen transcendencia, queja que es un trasfondo de donde vamos como sociedad.

Días atrás contactamos con este equipo de emergencias, sobre el lugar donde encontrarnos, un viernes noche y poder acompañarles, en su cometido de salvaguarda de la ciudadanía. Pues donde vamos a quedar, en la Base de Ambulancias.

Siendo como soy de rarito y que me encanta un lugar más distendido para tratar ciertos asuntos, y más viajando a ciertas ciudades españolas donde hay una vida laboral nocturna intensa, con factorías, industria a pleno funcionamiento y que son un pulmón económico importante para ellas; si bien esta reunión tenía otro fin más serio inicialmente, y como en otras ocasiones les había pedido un punto de café con pincho, antes de acompañarles en su loca vida laboral, una noche de acción más.

Y llegó la noche del viernes, a las doce y diez minutos envío un mensaje tras aparcar fuera de las instalaciones y a la puerta veo tres cabezas sonrientes, asomadas en la Base de Operaciones. Los Sanitarios me dicen que tenemos margen para iniciar con calma y podemos tomar ese café que creo se necesita para afrontar sus noches, y charlar.

Observo que tienen una máquina de café de cápsulas, y unos croissants para acompañar. Este montaje casero de los miembros del Equipo de Emergencias, es nuevo. La razón de la máquina de café y por la cual no podemos quedar en una cafetería, es que están cerradas. Los horarios de cierre de hostelería se cumplen a rajatabla, están todas cerradas y no hay ni un solo lugar donde tomar un bocadillo, un café o un refresco.

Tras la pandemia fueron cerrando por orden del Ayuntamiento de turno, y haciendo cumplir la normativa de horarios de cierre a las Policías Locales, afectados igualmente con esta medida.

Este asunto en apariencia tan simple, a lo largo de la noche se vio un problema que afecta a todos los Sanitarios de Emergencias que velan por nosotros, pero nos centramos en otros asuntos, material pendiente para otro relato futuro y mucho más intenso.

Comenzó la noche, la vida loca, tras veinte minutos de charla, saludos y presentaciones, se activa la primera “ALERTA”. Como resumen de la acción sanitaria de esa noche, y en breves líneas esto fue lo que vivimos;

Primero, deben desplazarse a una calle del centro, donde una pelea entre varios jóvenes acabo con dos heridos, leves por magulladuras a la salida de un “Pub”. Asistencia sanitaria en la vía publica con dos Policías Nacionales sin traslado de pacientes.

Segunda salida; una joven ebria, comunica su Central antes de llegar de nuevo a la base de ambulancias, la joven esta “comatosa” en una zona de ocio llena de jóvenes y no tan jóvenes. Trasladan al hospital central.

Tercera salida; brutal agresión entre dos mujeres donde una le provocó un corte que necesitó sutura en la cabeza, nunca deja de sorprender como sale a borbotones la sangre en ciertas heridas, ante la tranquilidad de Sanitarios o Policías, una mujer es trasladada al hospital para pruebas y sutura en su cráneo y a la otra mujer la traslada la Policía detenida.

Cuarta salida, un accidente de tráfico, donde Policía Local denuncia a un conductor por su estado de embriaguez y positivo en “tóxicos”, que saliendo de otra zona de ocio nocturno termina metiendo su vehículo entre un contenedor de basura y unas jardineras, el joven no quiere ser trasladado, a pesar del esfuerzo de los “Técnicos Sanitarios” para que lo permita y que en el hospital le mantengan en observación por el fuerte golpe en su frente y revisen mano izquierda que presenta una lesión.

-Hubo una quinta, sexta, séptima y octava salidas por personas ebrias, tiradas en el suelo que suelen lograr que espabilen y se vayan a su casa por su propio pie, siempre desde los entornos de “Pubs”, “Discotecas” o “Afters”.

La novena salida fue a un domicilio, donde una hija ebria y tras una discusión familiar, sufría un brote agresivo, sin más incidencia sanitaria y que tras ver como ejercen de psicólogos, sanitarios y policías, finaliza con la familia calmada y “mañana es otro día”.

-Hubo dos salidas intermedias anuladas antes de la llegada al lugar de “comisión” de la Sala de Emergencias del 112.

Breve resumen de una noche de viernes… Que palabras textuales de los Sanitarios fue normal, tranquila, sin altercados graves y “sin mucha cosa”.

En vista que la noche no dió para un relato de acción, pero si para una reflexión que me parecía adecuado compartir…

Cómo es posible que la sociedad este ocupada en lugares de “OCIO” bebiendo alcohol, disfrutando sana o no tan sanamente, con molestias vecinales o sin ellas, con altercados de orden o sin ellos, y los locales nocturnos, dentro de su margen de apertura y legal…. Que es comprensible existan y todos hemos salido a tomarnos algo y desconectar del día a día, PERO…

Cómo es posible que los numerosos trabajadores que a lo largo de la noche no puedan SIMPLEMENTE tomar un café, un bocadillo, un respiro a su labor, barrenderos, policías, sanitarios, taxistas, trabajadores de empresas e industrias en horario nocturno que no son pocas, ¡NO PUEDEN!!!!

Beber alcohol, incluso consumir tóxicos que afectan a miles de familias diariamente, sin importar horarios, de día en bares, cafeterías o cervecerías… de noche en Pubs o discotecas y para los más osados en el nuevo día en los denominados “Afters” con horarios trampa de bar con música, que abren para seguir con el “Desmadre a la Española”.

Pues una curiosa queja, nos hizo pensar. Y en nuestro modo de ver las cosas a día de hoy, no entiendo a donde orientamos las normas, permitir el ocio y la distensión social, aunque sea asaltando el orden vecinal, pero luego se impide que una cafetería donde tomarse un simple aperitivo para afrontar la jornada, si es de noche, ESTA PROHIBIDO…

Sí; lo sé, seguramente es solo anecdótico, una simpleza, pero quizá es una muestra de una sociedad egoísta, donde es más importante mantener contenta a la mayoría y legislar asuntos sin sentido que no permiten comerte un bocadillo.

La reflexión es simple, nos encanta prohibir asuntos leves, y al contrario, permitir legalmente asuntos que se deben a una reflexión serena, legislar todo, plasmar la primera idea que un “cargo” escupa o como en este caso, una ley obsoleta, y que en su redacción no tuvo en cuenta si hay afectados, un ley escrita de cara a la luz del  día y de espaldas a la oscura noche, sin pensar en ciudadanos que si trabajan de noche, y que no quieren molestar, solo una pausa, solo tomarse un café… y si es por pedir lo pedimos a precio de la cafetería de las “Cortes Españolas”… aunque es mejor no pensar en el IPC… que nos encendemos!!!!

Una ciudad española, a 09 de marzo de 2023.

Y recuerden; TENGAN MUCHO CUIDADO AHÍ FUERA….

Fdo. Hill Street Blues

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí