Una espesa cortina de humo

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo

COMLUMNA “DESDE EL ROMPEOLAS” DE BRAU LÓPEZ MATAMOROS
“Unas veces (por no decir la mayoría) nos muestran lo que quieren… Y otras vemos lo que queremos”

Los fuegos de artificio y las cortinas de humo siempre se han utilizado para tratar de ocultar lo evidente. Con los primeros, todo es luz y color, la pirotecnia consigue abstraernos de lo que pasa a nuestro alrededor por medio de estruendos y vivos destellos. Con lo segundo, la distracción es menos pomposa o menos “chic”, ésta sutilmente se lleva a cabo mediante un humo cegador, que como el gran telón de un teatro se despliega cubriendo todo a nuestro alrededor.

Curioso cuanto cabe, que con medios tan distintos, se pueda obtener el mismo resultado, lo evidente queda tapado, y en un “chasquido” de dedos con suerte será puro olvido.

Ni George Lucas los habría conseguido hacer tan perfectos.

Sí, Efectos especiales, lo habéis adivinado. Eso es justamente, lo que están utilizando de cara a la ciudadanía semana tras semana, para tapar las principales cuestiones que afectan directamente al conjunto de la sociedad, y para ello no se cortan en estirar pegajosos chicles adulterados con temas banales, absurdos y sin mayor recorrido que el de abrir noticieros con poca audiencia, o pasar el rato en una tertulia que antes de empezar ya está viciada,

Detrás de lo fastuoso del espectáculo, está la cruda realidad.

Parece que las conversaciones sobre el relevo de los miembros del Consejo General del Poder Judicial que se dan en el transporte público o en las cafeterías, están a la orden del día, pero me da la sensación que en el vagón del metro, cada mañana la gente va leyendo sus libros, sus periódicos o escuchando música sin prestar atención a nada más, que no sea no pasarse de su parada de destino. Y bueno, ya respecto a los señores que en el bar toman café a mi lado, qué quieren que les diga, que unos, son taxistas preocupados por los precios del combustible, otros currantes autónomos temblando de pavor a fin de mes, viendo como aun sacando un ínfimo beneficio, no llegan a cubrir costes. Que sí, que lo del CGPJ tiene mucha importancia, pero para la gente corriente, los temas que interesan son la certidumbre de no verse abocados a cerrar el negocio, a mantener el puesto de trabajo o a cobrar la nómina, por muy floja que sea.

Que la gente corriente está cansada de ese juego del “y tú más”, ya basta de manosear temas sacados de contexto. Que efectivamente los cánticos en aquel colegio mayor son reprochables y de mal gusto, por supuesto, que el nivel de “garrulismo” no tiene parangón queda patente, pero amigos, no nos engañemos, poner el foco en esa barrabasada juvenil para tapar malas gestiones, o curiosos datos económicos negativos, no es de una señal de madurez política, ni periodística, ni social.

Los comportamientos machistas se combaten con educación, no con Tweets, ni con comparecencias express para quedar bien. No hace falta poner el grito en el cielo estigmatizando a todos los colegiados, pongan la radio en casa o echen un vistazo al playlist de sus hijos y escucharán canciones de reguetón bastante más agresivas y de peor gusto. Claro… que como esos artistas salen en programas “modernos”, sus letras se entienden como pura poesía urbana para liberarse de no sé qué ataduras.

Lo dicho.. así mal vamos. No aprendemos, y cuando la soga apriete más, una de dos, o reconoces que la cosa está muy fea te aprietas los machos para salir adelante, o sigues escuchando música pendiente de los fuegos artificiales y sin ver qué hay detrás de esa tupida cortina de humo.

Por cierto, ya lo saben, pero por si acaso yo se lo recuerdo…
“No hay más ciego que el que no quiere ver
VENUS INFINITA
BRAU LÓPEZ MATAMOROS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí