Un policía nacional fuera de servicio salva la vida a un ciudadano que se había atragantado

0
Policias-salvan-vida-rcp-h50-sevilla
Comparte ese artículo

Ayer, día 6 de julio, hacia las 19.30 tuvo lugar en Madrid uno de esos sucesos que nos hacen enorgullecernos de la calidad de la Policía Nacional. Un miembro de este cuerpo, franco de servicio, transitaba por la Plaza de Rocío Durcal, más conocida por el nombre de la parada de metro, Francos Rodríguez, observando un grupo de gente nerviosa, y en un banco sentada una persona con la cabeza hacia arriba y aparentemente mareada.

El agente aminoró el paso, y pudo oír como una persona alejada del grupo llamaba a emergencias y otra de las más cercanas a la persona afectada pedía en alta voz “que alguien haga algo”. Por tal motivo, se aproximó para poder evaluar la situación. Una señora manifestaba que se trataba de un ataque epiléptico, otra un ataque al corazón, pero nadie se acercaba ni actuaba. Quizá por desconocimiento, quizá por la presencia de vómito y sangre, por lo que el policía fuera de servicio, que se identificó con el nombre de Luis, comenzó a aplicar los conocimientos en emergencias aprendidos durante años, poniendo al paciente en posición lateral de seguridad.

Con al ayuda de un varón de mediana edad que no tenía conocimientos y sólo le mantenía erguido para que no cayera, logró controlar la situación, tranquilizando a uno de los acompañantes del afectado, que le indicó que el afectado junto a él, previamente a la situación, estaban comiendo y se había atragantado.

Luis, mientras hablaba con esta persona, realizó una evaluación básica sanitaria, respondiendo el paciente al estímulo doloroso y manteniendo pulso, pero con un tono ya azulado en la cara que indicaba la alta probabilidad de falta de oxígeno, y que por tanto era cierto el atragantamiento. Sin perder la serenidad, una vez averiguada la causa de su estado y ante los síntomas, lo incorpora, dándole golpes tangenciales en la espalda (técnica utilizada con personas gruesas o infantiles) ya que le dicen que es un paciente que sufre cáncer y que tiene una bolsa adherida al cuerpo para la función intestinal.

El paciente parecía reaccionar a la técnica, aunque no respiraba lo suficiente, por lo que el agente procedió a realizar la maniobra de Heimlich por dos veces, comprobando como el paciente comenzó a respirar, situándole de nuevo en posición lateral de seguridad, ante el peligro de nuevos vómitos.

El individuo, por su nerviosismo, intentó incorporarse, procediendo Luis a tranquilizarlo y mantenerlo en la posición de seguridad (que es la que pauta el protocolo sanitario), hasta que se personaron en el lugar dos indicativos SAMUR- PC, uno de soporte vital básico y otro avanzado (conocido popularmente como UVI que cuentan con médico y enfermero), informando de las evaluaciones realizadas a la médico de la dotación que se hace cargo de la situación, así como de las actuaciones llevadas a cabo hasta el momento y antecedentes conocidos.

El paciente es dirigido, ya andando y recuperado a la UVI, y trasladado al Hospital, por contar con antecedentes oncológicos.

Hablamos con representantes de la Asociación ANDFCAE, conocedora de la trayectoria profesional de este agente para analizar los puntos determinantes de esta actuación que ha permitido salvar una vida.

A nivel de emergencias, lo principal es mantener la seguridad, que la da principalmente el estar seguro de los conocimientos adquiridos, y lo primero que debemos hacer es poner en práctica el protocolo PAS: Proteger, Avisar, Socorrer. En esta actuación en concreto nos encontrábamos en una zona peatonal y apartada, por lo que la protección es sencilla (otra cosa es un accidente en una carretera o un ambiente hostil), el agente pudo comprobar sobre la marcha que se estaba avisando a los servicios de emergencia, lo que le permitió centrarse en asistir.

¿Esto está al alcance de cualquiera?

Sí, es un protocolo sencillo dirigido a la evaluación de la situación y que no se provoquen más víctimas. Según afirman desde ANDFCAE, el agente en cuestión ha llegado a participar como docente en charlas formativas con alumnos de primaria y son capaces de adquirir el conocimiento, y muchos ejemplos demuestran que estas acciones formativas son útiles y salvan vidas, incluso por parte de los más pequeños.

¿Cómo llegó a ser docente en este campo?

Desde dicha asociación precisan que este agente cuando se estaba planteando la oposición leyó una noticia de unos compañeros que habían salvado la vida a unos accidentados en la N-VI después de un accidente, lo que le llevó a la convicción de que si iba a estar “en la calle” debía prepararse para ayudar al ciudadano en cualquier situación, y que la vertiente sanitaria era importante tanto de cara al ciudadano como a un posible compañero que sufriera una emergencia médica de cualquier naturaleza.

Un amigo suyo era voluntario en el SAMUR-Protección Civil de Madrid, que es su ciudad natal, por lo que inició su proceso en el mundo de la emergencia, formándose inicialmente durante un año y ejerciendo su actividad voluntaria como Técnico en Emergencias Médicas. Esto le llevó a la curiosa situación de conducir ambulancias antes que vehículos policiales, aunque fuera sólo a tiempo parcial. Dentro de las labores de Protección Civil atendían todo tipo de emergencias, incluidos accidentes de circulación y grandes aglomeraciones de personas, y una de las que le llamó más la atención fue la de formación a la comunidad, donde enseñó esos conocimientos básicos no sólo en centros educativos, si no a Policía Municipal, y con especial cariño, a los compañeros en la Escuela Nacional de Policía en Ávila, durante varias promociones.

¿Es la primera vez que se enfrenta a una emergencia de este tipo?

En las guardias se encontraban emergencias de todo tipo, habiendo atendido accidentes de muchas tipologías, y habiendo ayudado en situaciones cercanas a la muerte, pero sabían que siempre que la situación lo requería tenían a uno o varios recursos en camino, y que no estaba sólo. Normalmente, si la información proporcionada en la llamada es clara, movilizan a los recursos avanzados a la vez que al básico (Este agente formaba parte de los básicos), y aunque suelen llegar primero los recursos básicos por haber más y estar más cerca, en muchas ocasiones se llega de forma casi simultánea o llega antes el avanzado y sólo tiene que preocuparte de apoyarles. Normalmente realizaba las guardias con personas experimentadas dentro de los distintos equipos, muchas veces con profesionales del servicio, y como voluntario con amistades que en su faceta profesional estaban orientados al mundo sanitario, por lo que siempre iba con un respaldo. Y en otras actuaciones que ha tenido que realizar sólo, no corría la vida peligro de forma inminente, aunque sí ha llegado a atender patologías graves, así que podríamos decir que no, que nunca había sentido que la vida de una persona dependía de su actuación tanto como ayer, nunca había sentido de una forma tan clara que había salvado una vida en el ámbito sanitario.

Luis ha formado parte de Protección Civil de Madrid durante 7 años, y los últimos ocho ha desarrollado esta faceta desde la Cruz Roja, sin haberse encontrado nunca en una situación así; no por la inminencia de una posible muerte, si no por estar solo y saber que todo dependía de él. La intervención más llamativa fue la movilización por el accidente del avión de Spanair.

Cuando estas prestando servicio tienes un equipo, un protocolo, y unos medios. Sabes que es una máquina engrasada, y que estás respaldado. Sabes que son servicios que funcionan muy bien, seguramente de los mejores del mundo, y que solo tienes que hacer lo que tienes que hacer. Y días como el de hoy, que son infrecuentes, quizá nunca te encuentres con ellos, y tienes que tener la misma tranquilidad y la misma convicción que en la actuación más ordinaria: eres una pieza en un sistema que funciona, sólo tienes que tener clara tu función y ponerla en práctica, asegurándote que el siguiente escalón, el servicio médico respectivo en este caso, reciba el aviso y destine el recurso necesario, para lo que lo más importante es que la información facilitada sea suficiente, clara, y detallada.

¿Y cuál es la recomendación para una situación así?

Lo primero, y más importante, es mantener siempre la calma. No estamos obligados a más de lo que sabemos, y hemos aprendido lo necesario para nuestro trabajo y para atender las emergencias. Y después poner en práctica los conocimientos adquiridos, que pueden parecer básicos e insuficientes. Pero son los que debe tener un ciudadano, o en nuestro caso un policía. Durante la formación de los agentes en la Academia tienen una asignatura que se llama “Técnicas Asistenciales de Urgencias” y en ella se aprende la valoración y actuación básica. No necesitan más. En Madrid el tiempo de respuesta medio de un recurso SAMUR-PC es de menos de 7 minutos, no son médicos, son policías y lo que deben aprender es a poner en práctica las técnicas más urgentes, las inaplazables. Es mejor saber poco y bien que mucho y mal. Y de la Academia, salen con una preparación suficiente y muy buena, la que les permite preservar la vida hasta que lleguen los servicios sanitarios.

Éste no es más que un ejemplo más de la calidad humana y profesional de nuestra Policía. Todos los años la puesta en práctica de los conocimientos sanitarios adquiridos salvan decenas de vidas. La formación de nuestra Policía, y de la nuestros servicios de emergencias, así como la formación de la comunidad desde las escuelas, son el mejor instrumento para evitar muertes. No siempre es posible, pero sí lo es en muchas ocasiones. Sólo necesitamos seguridad, serenidad, y unos conocimientos básicos al alcance de cualquiera.

Luis es miembro del CNP desde 2009, presta servicio en la CGSC, y sigue dedicando parte de su tiempo libre a formarse en el mundo de las emergencias y el servicio a la comunidad, participando en servicios preventivos y en los Equipos de Respuesta Inmediata ante la Emergencia, que prestan apoyo logístico y de albergue ante acontecimientos graves como incendios u otras catástrofes naturales, siendo alguno de los más mediáticos en los que ha prestado servicio el más reciente de Robledo de Chavela, o la crisis del Aquarius.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí