Un motín de pasajeros en un avión de una compañía marroquí impide la expulsión de un guineano desde Canarias

0
Comparte ese artículo

Españoles, ¿yo qué he hecho? Abran la puerta, quiero bajar”, con estas palabras, sentado en el suelo y con un cinturón de seguridad que le ataba las piernas a la altura de las rodillas, un hombre natural de Guinea Conakry rogaba que no le deportaran a su país. Los hechos han tenido lugar este sábado en un avión de la compañía Royal Air Maroc que partía desde Gran Canaria a las 12.50 con destino a Casablanca (Marruecos).

Según la versión de una testigo de los hechos, la intervención de tres de los pasajeros que iban a bordo, luego secundada por otros, hizo que la aeronave no despegara y que la persona pudiera bajar. La Policía Nacional ha confirmado que el vuelo se paralizó para “dejar a esta persona nuevamente en la Isla”.

Así lo recoge en primicia eldiario.es, añadir que es muy común este tipo de sabotajes y actos en el interior de los aviones para evitar la expulsión una vez que se han cumplimentado todos los trámites legales. La decisión final es del comandante de vuelo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí