Sin Albie no hay detenidos

0
Comparte ese artículo

La polémica empresa de restauración social, catering y vending vuelve a escena gestionando el servicio de alimentación de los detenidos en comisarías

Canelones de espinacas y lentejas a la Riojana entre las especialidades de la casa que Albie ofrece a los miles de detenidos que se hospedan día a día en los calabozos policiales. Los funcionarios adscritos al Área de Seguridad Calabozos son los señalados para actuar como mesoneros y servir a los custodiados mientras se instruyen los atestados o esperan a ser trasladados a dependencias judiciales.

Albie absorbe la práctica totalidad de servicios de hostelería de la Policía. Una omnipresencia salpicada de una trama de adjudicaciones ilícitas en relación al amaño de contratos públicos. Una empresa que ya es polémicamente conocida en el sector policial por la explotación de los servicios de hostelería en la Escuela Nacional de Policía de Ávila y el Centro Policíal de Canillas (Madrid).

El nombre de Albie apareció en las diligencias judiciales de la Operación Grapa que dirigió el Juzgado de Instrucción n.º 50 de Madrid. Durante su instrucción, el facultativo Juan Vicente Jiménez, jefe del Área de Médios Materiales de la División Económica y Técnica del Cuerpo entre 1997 y 2016, recibió presuntamente invitaciones a espectáculos, restaurantes y alojamientos de lujo por parte de la famosa empresa de restauración a cambio de que Albie se hubiese beneficiado de ciertas adjudicaciones.

525.000 euros por el servicio de comida de un CIE vacío desde 2012

En noviembre de 2017, eldiario.es informó del dispendio millonario de un servicio fantasma entre Interior y la empresa Albie en el que se averiguó que durante los años 2014 y 2017 se gestionó el servicio de comida en el CIE de Fuenteventura. Según este medio, se habría abonado más de medio millón de euros a la adjudicataria. Nada alarmante a no ser que el CIE se encontraba vacío y cerrado temporalmente desde 2012. La administración justificó este gasto a las arcas públicas con un “por si acaso” se llenaba.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí