Por su conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de la Policía Nacional

0
697
- Publicidad -
Comparte ese artículo
En el día de ayer juraron el cargo los más de 3.000 nuevos agentes de la promoción XXXIV de la Policía Nacional.

Debido al Covid-19 y a la situación que se encuentra España actualmente tras la finalización del estado de alarma, la jura de los nuevos agentes de la Policía Nacional se realizó en el lugar de destino donde han venido desarrollando las prácticas, finalizando así el periodo de formación.

Durante las prácticas han podido ver de primera mano lo que es la Policía Nacional y no el concepto que tenían antes de entrar, o lo que le dijeron que era en la Escuela Nacional de Policía de Ávila.

En el caso de Madrid, el Rey, D. Felipe VI presidió el acto de jura del cargo en el complejo policial de Canillas.

El acto estuvo marcado en todo momento por el uso de las mascarillas.

Otro de los cambios debido a la actual situación, fue que no pudieron tirar las gorras al aire como en el resto de las promociones tras la finalización del acto, debiendo quitársela y levantarla por encima de sus cabezas, sin llegar a soltarla.

En otras plantillas el acto ha sido mas familiar, debido a que el escaso número de policías en prácticas en dichas plantillas ha hecho que se realicen juras de cargo con poco más de diez nuevos policías.

Ahora les toca incorporarse a sus plantillas y cumplir con su juramento,

“Por su conciencia y honor cumplir fielmente las obligaciones del cargo de la Policía Nacional, con lealtad al Rey y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”

El punto más emocionante como siempre, fue el recuerdo a todos los que dieron su vida por España.

Los demandó el honor y obedecieron,
los requirió el deber y lo acataron;
con su sangre la empresa rubricaron,

con su esfuerzo la Patria engrandecieron.

Fueron grandes y fuertes,

porque fueron fieles al juramento que empeñaron.

Por eso como valientes sirvieron, y como héroes murieron.

Por la Patria morir fue su destino,
querer a España su pasión eterna,
servir en la Policía Nacional su vocación y sino.

No quisieron servir a otra Bandera,
no quisieron andar otro camino,
no supieron vivir de otra manera.

Para acabar el acto, las voces de los nuevos policías contestaron al unísono al escuchar,¡Viva España! ¡Viva el Rey! ¡Viva la Policía Nacional!

Suerte en vuestros destinos y en vuestra carrera profesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here