Comparte ese artículo

Agentes de la Policía Nacional pertenecientes a la Comisaría del Dto. de Salamanca se han organizado esta semana para hacer frente a un enemigo inusual. En este caso, las fuerzas del orden se han armado con pico y pala para hacer frente a la gran nevada que colapsó Madrid.

Las herramientas fueron aportadas por los propios efectivos policiales para tratar de abrir paso frente a la gran capa de nieve. Ha sido una misión que surgió “motu propio”, sin protocolo, sin directrices institucionales, tan solo con mera iniciativa, vocación y ganas de aportar y seguir aportando a la sociedad a la que se deben.

Se trata de un esfuerzo de estos servidores públicos para habilitar, con la mayor premura posible, el acceso a su comisaría. Un lugar al que acuden miles de vecinos de este distrito madrileño y desde donde parten los efectivos policiales que intervienen en sus llamadas de urgencia.

La borrasca Filomena llegó a cubrir casi la totalidad de los vehículos policiales que estacionan en la calle Príncipe de Asturias derivando en serias dificultades para cumplir con el pleno desarrollo de sus funciones. Pero estos profesionales no se dieron por vencidos ante las inclemencias meteorológicas y dieron rienda suelta a su instinto para acelerar la puesta en marcha de su pleno rendimiento.

Los agentes comenzaron a luchar contra la nieve durante la noche del viernes 8 al sábado 9 tratando de habilitar la zona para asegurar el relevo de sus compañeros y poder cumplir con su servicio. GAC, GOR, ODAC y Seguridad no dudaron en colaborar en la lucha contra las inclemencias meteorológicas a pesar de las bajas temperaturas y la escasa visibilidad.

Los agentes de los zetas recibieron el apoyo de los bomberos del Parque II de Madrid que cedieron esa misma noche hasta seis palas con las que poder despejar la nieve. También llegaron tuvieron que hacer uso de material propio como cadenas con las que pudieron remolcar algunos vehículos.

Fue una noche dura en la que agentes llegaron a dejar su coche estacionado a varios kilómetros haciendo uso del metro para poder llegar hasta dependencias policiales. Algún funcionario quedó atrapado en su vehículo entre la gran capa de hielo llegando a pasar hasta dos días en el habitáculo mientras que otros no pudieron regresar a sus domicilios hasta el amanecer.

 

Estos trabajos continuaron desarrollándose día y noche, tratando de buscar el momento más propicio para derrotar al hielo y restaurar la normalidad. Agentes de las unidades de Seguridad Ciudadana, O.D.A.C. y hasta la propia seguridad de las instalaciones entre otras, se han encomendado a esta labor tan inusual.

Son muchas las escenas como esta que están presenciando estos días muchos madrileños en sus respectivos barrios. Agentes de la Policía Nacional en misiones muy poco habituales que demuestran, una vez más, que sus policías no se rinden nunca.

Las propias imágenes demuestran el orgullo más que justificado que los ciudadanos sienten hacia los que luchan en la primera línea, ante los que nunca se amilanan y siempre están ahí cuando más se les necesita. Igual orgullo para sus superiores de tener en plantilla a profesionales como ellos que demuestran su gran iniciativa y mirada al frente cuando arrecian las peores adversidades.

Es por ello que su institución y su Gobierno debería dar también dar ese paso. Adjundicar su más que merecida felicitación pública y proclamar su orgullo ante tan fieles funcionaros. Por que ellos son los protagonistas de la acción que otros ven desde su sofá.

1 COMENTARIO

  1. Os escribo desde Barcelona y tengo que deciros que el servicio que hacéis no tiene precio, os doy mi más sincero agradecimiento por vuestra labor.
    Muchas gracias a todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí