Policía… ¿política?

2
1156
Comparte ese artículo

Pasarán los años, los Gobiernos y los “colores” de estos y la Policía seguirá siendo siempre objeto de utilización por parte de medios de información, grupos políticos y sectores con altavoz en esta sociedad.

Sin importar los hechos, la Policía sirve como pilar de apoyo cuando beneficia a sus intereses o como arma arrojadiza cuando lo que pretenden es minar al rival político.

Pero no se confundan, no hablo de los Villarejo, El Gordo, y compañía. Estos coincidentes laborales, por darles un nombre, no representan a la Policía en absoluto. No dejan de ser mercenarios sin ética ni moral que un día de suerte accedieron a esta noble institución que es la Policía Nacional y de la que se han servido para medrar en sus intereses personales, profesionales y políticos y que todos hemos conocido (gracias en gran parte, a los profesionales de la policía).

Hablo de la POLICÍA; del policía que se encuentra en una garita velando por la seguridad estática de un edificio de algún organismo oficial o de la compañera a la que casi asesina una persona en Carabanchel hace unos meses. Hablo de esos policías que dedican más horas de las que tiene un día a una investigación que se salda con la desarticulación de un grupo criminal que se dedicaba a la trata de seres humanos y hablo de esos policías que prestan servicio en una Comisaría ya sea atendiendo al ciudadano en la ODAC o cuidando de todos desde seguridad y calabozos.

Y a esta policía, formada por tu vecino, madre, hermano o amigo que se pone el uniforme, es a la que se utiliza continuamente desde varios sectores de la sociedad para atacar al rival político o institucional.

El GEO y la UIP, echadas a los pies de los caballos de medios de información, grupos sectarios y partidos políticos

Lo hemos visto recientemente con el GEO en Bolivia o con la UIP frente a la sede del PSOE en Madrid. En ambos casos se ha puesto en duda la profesionalidad, no ya de la Policía Nacional, sino de dos unidades que son famosas, respetadas y admiradas por el resto de las policías internacionales. El GEO y la UIP, dos de las mejores unidades “en su campo” del mundo (y me atrevería a decir que son el TOP 1), echada a los pies de los caballos de medios de información, grupos sectarios y partidos políticos sin que el representante político que se encuentra en el poder, en este caso el Ministerio del Interior a través de Fernando Grande Marlaska y el Director General de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, saliera en defensa y apoyo de la actuación de sus policías.

Un “bando”, porque les sirve para llamar a la institución “policía política” aprovechando que actúan en el ejercicio de sus funciones como agentes de la autoridad mientras el rival político está en el Gobierno. El otro, como escudo y distracción para desviar la atención de sus posibles desmanes y errores y así, la rabia y las manipulaciones se descarguen contra la Policía, que lo aguanta todo. El caso es utilizarnos.

Mención y reconocimiento especial a los policías allí desplegados, a los que nunca podremos agradecerles todo aquello que sufrieron aunque bien podría empezar a hacerlo el Ministro del Interior otorgándoles unas medallas más que merecidas”

En las situaciones mencionadas anteriormente se utilizó al GEO y a la UIP por los partidos políticos y medios “de derechas” de la misma forma que se ha utilizado a los compañeros de la UIP cuando actuaron en los disturbios de Cataluña (mención y reconocimiento especial a los policías allí desplegados, a los que nunca podremos agradecerles todo aquello que sufrieron aunque bien podría empezar a hacerlo el Ministro del Interior otorgándoles unas medallas más que merecidas) los medios, partidos políticos y grupos sociales “de izquierdas” usaron a la policía como objetivo al que señalar como brazo ejecutor “fascista”.

Unos y otros, según soplen los vientos políticos y sociales, montan en el caballo de la mal y equivocada “policía política” para cabalgar hacia sus intereses. Sin importar la realidad.

Pero estamos hartos, cansados de que se nos utilice sin que les atañe que debajo del uniforme haya una persona con sus inquietudes y sentimientos.

Y como personas que somos, los policías tenemos deseos, pensamientos, ideologías y credos. De todos los ámbitos. De todos los “colores”. Pero cuando un policía actúa, lo hace habiendo interiorizado el Artículo 5 (Capítulo II: Principios Básicos de Actuación) de la Ley Orgánica 2/86, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en su primer apartado: “actuar, en el cumplimiento de sus funciones, con absoluta neutralidad política e imparcialidad y, en consecuencia, sin discriminación alguna por razón de raza, religión u opinión”, haciendo valer aquello que juró cumplir y proteger:

Artículo 104 de la Constitución Española:

Las Fuerzas y Cuerpos de seguridad, bajo la dependencia del Gobierno, tendrán como misión proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana.

Y para esto no existen interpretaciones. Ni caben dudas al respecto. Y no me hablen de individuos como los mencionados al principio de esta exposición. Esos coincidentes laborales puede que estén o estuvieran en el Cuerpo, pero no son POLICÍAS.

Dejen de utilizarnos para satisfacer sus guerras políticas. Dejen de desinformar desde los medios de comunicación (como ejemplo los pasaportes filtrados recientemente, que NO eran de miembros del GEO) con el único fin de atacar a “su” rival político. O dejen de ACOSAR a policías en un aeropuerto esperando una declaración que deberían saber muy bien que no van a realizar (el acto realizado por ese “periodista” en el aeropuerto de Bolivia da entre vergüenza y asco). ¿Dónde se ha visto que se exponga la cara no solo de policías sino de miembros de una unidad de élite sin ningún pudor y bajo la justificación de decir que se está haciendo periodismo? No, eso no es periodismo. Eso es acosar y poner en riesgo a policías de los que, por mucho que pueda fastidiar a algunos, no se les conoce ningún hecho delictivo o que quede fuera de una actuación legal. Y no solo se pone en riesgo a estos policías mostrando su cara, sino que se facilita que sus familiares y amigos sean señalados o puedan sufrir cualquier tipo de violencia solo por ser familiar de ese policía al servicio del régimen político.

Y lo peor es que, por parte quien debe proteger y cuidar a sus policías (Gobierno), no se ha hecho absolutamente nada. Solo dejar que se señale, acose e insulte a la policía.

Por eso les pido y exijo a los grupos y partidos políticos que dejen de utilizar el uniforme de la Policía Nacional para realizar ataques a sus rivales y tapar sus propias vergüenzas. Este uniforme está manchado con la sangre de demasiados compañeros asesinados por defender a este país para que vengan a querer utilizarlo para sus egoístas intereses. Mátense (entiéndase metafóricamente hablando) en las tertulias o en el hemiciclo, pero a nosotros no nos utilicen en sus batallas.

Les pido y exijo a los medios de información, y a estos con más motivo, que informen y señalen, pero con todos los datos y hechos una vez contrastados. Dejen de utilizar meros segundos de imágenes sacadas de contexto para poder acercarse a sus intereses, incluso a los espurios. Cuando ocurra un hecho de especial relevancia donde esté la Policía de por medio, asegúrense antes de informar de que lo que van a decir, es lo más cercano a la verdad posible y no lo que mejor les convenga. Dejen de hacer suya, al menos cuando de la Policía se trate, la famosa frase de “que una verdad no te estropee un buen titular” (y ojo, que no parezca que les esté diciendo cómo tienen que realizar su trabajo de periodistas, sino que lo hagan de forma veraz y no buscando el titular o atacar a “sus” contrarios). Manténganse objetivos e imparciales, al menos, cuando se trate de la policía.

La Policía Nacional no es política. La Policía Nacional es esa delgada línea azul que separa la libertad y la democracia del caos. Es aquella Institución que, con sus virtudes y defectos (pues está formada por personas y las personas no somos perfectas y las leyes tampoco y nos vemos obligados a cumplirlas y hacerlas cumplir ya es nuestro deber), vela porque todos los ciudadanos puedan realizar su vida en este país colmando sus derechos y oportunidades y llevando ante la justicia a aquellos que no respetan la libertad y propiedad individual del resto.

No, no nos encuadramos en ninguna esfera política cuando vestimos el uniforme. No nos importa quien se encuentra ostentando el bastón de mando en el Gobierno cuando actuamos como policías. No tenemos interés alguno en las creencias religiosas, identidad sexual, raza, ideología política u opinión del ciudadano con el que tratamos ya sea para ayudarle o para ponerle los grilletes porque haya cometido un ilícito penal.

Nos debemos a los ciudadanos de este país y a su legislación, teniendo como referencia la Constitución Española, aquella que juramos guardar y hacer guardar y todas nuestras actuaciones se encuentran dentro de su marco legislativo, fuera de cualquier presión o amenaza política de cualquier color e ideología.

Déjennos trabajar en paz. Dejen de utilizarnos e intentar manipularnos. Manténgannos al margen de sus disputas, aspiraciones y odios.

No somos el instrumento de ninguna ideología política ni de ningún medio de información. Somos la Policía de todos los españoles. Somos la Policía Nacional.

“Los Gobiernos pasan, las sociedades mueren, la Policía es eterna”. – Honoré de Balzac.

César Augusto Alvarado Cano para h50 Digital.

(Secretario CEP-Madrid).

 

2 Comentarios

  1. Qué pasa con la noticia de dos policías gravemente heridos al abatir a un delincuente magrebí,que ha sido borrada al poco tiempo?Eso es política o no? Censura?

    • Nada más escuchar la desagradable noticia del ataque de un ciudadano de Marruecos en el parte de las 9,30 de R.N.E Lo he comentado en mi wuasap a todos mis contactos lo que me ha preocupado las posibles lesiones de la joven y de las graves lesiones sufridas por los 2 agentes de La Policía Nacional que gracias a su pronta actuación han evitado el posible asesinato de la joven acosada por el marroquí que en noble y legal actuación ha repelido desde el suelo ya gravemente herido en defender a su compañero de armas que estaba siendo agredido por el delincuente marroquí
      Mis más sinceros deseos de la pronta recuperación de los dos agentes y felicitarlos por su eficaz servicio
      VIVA LA POLICÍA NACIONAL 🇪🇸🇪🇸🇪🇸🇪🇸

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here