Nuevos timos para abuelos; pasaron los tiempos del tocomocho (III parte)

“Crónicas desde la cárcel de Ocaña”. Columna de Manuel Avilés, director de prisiones jubilado y escritor, para h50 Digital Policial

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo

RESUMEN DE LO PUBLICADO HASTA AHORA. Se conocen en un vuelo de una hora entre Sevilla y Mallorca. Empiezan a guasapear, el abuelo escucha lo que quiere oír, aunque va con el freno echado. Ella ve la oportunidad de sacar renta de ese enamoramiento imposible.

El abuelo va entrando al trapo. La chica de treinta y pocos años – él sesenta y seis- sabe llevarlo al huerto y le desata la adrenalina. Las redes son peligrosas porque dan ocasión idónea para engañar. Uno puede ser quien dice o no serlo y tampoco estamos para andar el día entero investigando con quien hemos entablado una relación determinada. También se juega con la excitación y la atracción de lo prohibido, lo desconocido, lo interesante y con la atención real o supuesta de la que todos andamos necesitados.

Continúa día 3 de enero

-¡Ay cariño, acabo de leer ahora mismo tus mensajes! ¿Pero cómo te voy a enamorar yo, cómo te voy a enamorar yo? Yo contigo no puedo tener nada. ¿Cómo voy a tener yo algo contigo si te saco treinta años y puedo ser tu padre?  ¡Ayyy señor! Y regalo… no hace falta que me hagas ninguno. Te he dicho que te mandé lo del coche y lo otro para los reyes, exclusivamente porque me caes de puta madre. Me pareces una niña buena y trabajadora, una niña luchadora. No te conozco nada, solo he estado contigo media hora en un avión de Sevilla a Mallorca, pero me has caído muy bien. Y yo, si puedo tener contigo medio detalle,  porque esto es medio detalle lo hago con mucho gusto.

-Risas y chica con corazones en los ojos-.  Gracias, amor.

-Vuelvo a lo mismo. No tienes que hacerme regalos. Y en el caso de que quieras hacerme uno, que sea sin que tengas que gastar nada. Yo qué sé…Un dibujo, lo que sea, pero sin gasto.

-He hecho una escudella – foto de guiso y una cara de niño sonriente-  jajaj. Yo cocino muy bien.

-Pues ese es el regalo…un tapper.

-Echo  -sic- lo que cuando llegue allí no se yo eeeee.  No sé qué hacer con lo del coche, ¿tú que harías? Estaba hablando ahora con el mecánico. Si pudiera cogerme uno y pagarlo poco a poco cada mes… pero no puedo porque no tengo nómina.  – foto con un gato riéndose-  ¿Qué haces has cenado?

-¿Me has mandado el regalo, el tapper?

-No me has mandado la dirección. ¿Con quién estas? Tanto que viajas y nunca me vienes a ver a mi – meme cara triste como llorando.

En la imagen, el autor Manuel Avilés con su libro best sellers “De prisiones, putas y pistolas”. Reseña en h50: https://www.h50.es/de-prisiones-putas-y-pistolas/

Día 4 de enero.

-Amor que dice el mecánico que si pago 288 más me lo arregla y el resto se lo doy el otro mes. ¿Tú puedes dejarme eso hasta que cobre y te lo devuelvo?

-Nada tranquila. Venga. Venga. Yo te lo mando.

-Gracias, amor que tardas, me está esperando el chico. Perdona que te moleste.

Cariño estoy intentando cargar el teléfono y no me deja cargarlo el puto coche. Estoy parado en Madrid y no me deja cargar el teléfono.

-Será que no le das al contacto  – meme de un gato riéndose-. No me ha llegado  – mando bizum de 250 euros-. Aiiiii- sic- amor, gracias – cuatro corazones-.

-Te dije el primer día que hablé contigo que yo soy un señor y cumplo. Yo cumplo lo que prometo y, además si prometo algo y lo hago, no exijo a cambio nada. Ni regalos ni…nada, nada.

-Amor, eran doscientos ochenta y ocho y se lo tengo que enviar entero. Me faltan treinta y ocho euros. ¡Joder no voy a poder enviárselo! – mando otro bizum de 40 euros-.

-Lo que te dije de la lipo estaba de broma que soy mucho de broma. ¡Del dinero que tengo para hacerme una liposucción! Si fuese rica a lo mejor me haría una y quien sabe a lo mejor te gustaría….

-No te he entendido esa palabra. ¿Me gustaría qué? Que no mujer, que no.

-Bueno, ya te lo diré cuando nos veamos. Que no soy una niña ¿vale?

-No, pero para mí si eres muy pequeña. No hay posibilidad de una relación seria contigo. No hay posibilidad que soy treinta años mayor que tú. Venga tranquila. Habla con el mecánico.

-Me encantas. ¿por qué no? Además tengo que decirte algo porque quiero ser my sincera contigo: no soy catalana sino de Sudamérica. Tengo tres hijos y uno vive allí con su padre porque nosotras tenemos los hijos muy pronto. Yo el primero lo tuve con quince años.

– Eso ahora no importa. ¿ Y te llamas Yuli o de otra manera? Y tienes que saber que  no quiero nada a cambio de esto incluyendo el tener una relación….no, no. Ni se te ocurra. Un besito grande. Ya te lo he dicho clarito, que no te he mandado esto para tener una relación contigo ni para que me mandes fotos lascivas ni nada que se parezca. Yo sé que eres una niña guapísima, monísima, muy educada…Posiblemente no te conozco lo suficiente, posiblemente hayas tenido mala suerte o hayas estado desorientada, pero… que no, que no quiero. Son treinta años de diferencia y eso es una losa. No, estaría yo loco.

-Son 388  – ya ha subido 100 euros- Lo sé amor. Soy  muy buena. Si, la mala suerte.

-Que sí, que sí. Que tú eres una niña muy mona, muy apetecible y seguro que has tenido mala suerte y estás estado muy mal dirigida.

-¿Me quieres guiar tú? – meme sonriendo y como cayéndosele la baba-.

Que sí. Yo te ayudo. Mira te voy a ayudar en lo que pueda, pero no me voy a acostar contigo y no porque no me gustes. Ya te digo que eres una chica muy apetecible y muy guapa, pero….son muchos años.

-Bueno, eso ya lo veremos.

-Jajajaja… que sí. Yo ahora mismo no sé el dinero que te he mandado pero con el dinero que te he mandado podría haber ido a disfrutar de una o dos chicas jovencitas, pero es que no es  mi estilo y además no sería una chica trabajadora y guapa y honesta como tú. No sería lo mismo. Y además te digo que lo he hecho de buen rollo. No , no tengo ningún interés…por imposibilidad de tener una relación con una persona treinta años más joven.

-Lo sé, pero eso no tiene nada que ver  –  memes cuatro corazones y tres caras con corazones en los ojos-

-Tiene que ver todo  – meme de un beso-.

Una cara de un niño sonriente-. Cuando puedas me haces eso que me está esperando el mecánico  y le he dicho que cuando puedas me lo harás. Y ten cuidado conduciendo.-  meme de un elefante al que le salen muchos corazones-. ¿Amor has llegado ya a Sevilla?

Voy por Despeñaperros, por Bailén y creo que me voy a quedar aquí a dormir. Hay mucha niebla y estoy reventado.

¿Y eso donde es?  Muy bien  – de nuevo elefante que suelta corazones-.

Dia 5 de enero.

-Me tienes olvidada. ¿Dónde has estado? ¿Has descansado mi amor? ¡Que guapas las fotos que me mandas! Gracias amor ya se lo he mandado al mecánico. ¿Te lo estás pasando bien? Yo estoy en la cabalgata con mi sobrino  – meme con las manos en oración y una cara triste con una lagrima-. No me has hablado en casi todo el día. ¿Qué haces? ¿estás bien?

-Mando meme con cuatro caras de sueño-

Día 7 de enero

-Ya estoy descansado que estaba reventado de tanto kilómetro. Estoy comprando fruta para hacer una cura de desintoxicación de tantas comilonas y…nada te deseo que pases un feliz fin de semana, que te hayan arreglado el coche o que te lo arreglen y que puedas retomar tu vida normal.

-Buenos días estoy fregando la cocina y aun no tengo el coche. Aún no me lo han arreglado. Está semana llegara la pieza y a ver. Yo voy a hacer lo mismo ya, coger rutina y comer más sano porque después de tanta comilona…ufff qué agobio, la verdad. ¿Y tu que vas a hacer, estas solo en casa tú?

-Yo no me creo que tú peses ochenta kilos. Hay que adelgazar. Yo peso setenta y cinco.

-Ya te vi en el vuelo. Yo peso casi ochenta o así. Vale. No te lo diré más entonces. Perdona.

-Que no mujer, que no te tengo que perdonar nada. No me creo nada. Te tendría que ver en bikini en la playa para ver que pesas ochenta kilos, pero …eres muy joven. Esa es la dificultad. ¿Eres una chica mona y apetecible? ¡Solo faltaría, yo no soy maricón ni soy ciego, ninguna de las dos cosas! Venga un besito.

-Pues sí, si que los peso. Soy gordita. Pero bueno… gordita y guapa. A ver si me opero y estaré más guapa aún.

-Y vuelta con la operación, y vuelta con la operación. Bueno cuando vayas a la playa mandas un foto en bikini y ya te diré yo si pesas ochenta kilos o no.

-¿Y si los peso, que pasa?

-Que no los pesas, mujer   -manda un video de tres segundos de una chica muy guapa y arreglada perfecta-.

Continuará…

(*) Manuel Avilés es director de prisiones, actualmente jubilado, y escritor

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí