La Policía Nacional efectúa disparos al aire y arrincona con sus vehículos a un desequilibrado con dos catanas

Los agente llegan a efectuar dos disparos al aire intimidatorios, reduciendo finalmente al individuo, empleando sus vehículos y escudos como parapetos

0
Comparte ese artículo

La Policía Nacional ha detenido en Madrid a un hombre de origen sudamericano que se encontraba en medio de la vía pública, armado con dos catanas y sin camisa, gritando a los policías:  “Yo soy Dios, hijos de puta, les voy a matar a todos, cobardes”. 

Los hechos acaban de sucederse esta misma tarde en la calle Hacienda de Pavones, en el barrio de Moratalaz. Los vecinos alertaban a la sala del 091 que había un hombre en medio de la calle, armado con catanas, amenazando a los viandantes.

Rápidamente varios vehículos “zeta” del GAC, con dos agentes a bordo, acuden al lugar y conmina al hombre a desistir de su actitud y tirarse al suelo con sus armas desenfundadas. Llegan a efectuar dos disparos al aire intimidatorios.

Ante la gravedad de la situación, los policías solicitan apoyo policial. La respuesta es inmediata. En cuestión de minutos llega otro vehículo zeta y un equipo de la UIP, portando escudos y un fusil G-36. 

Mientras tanto, el hombre, que parece seriamente desequilibrado,  sigue profiriendo gritos y amenazas como: “Yo soy Dios , hijos de puta les voy a matar a todos, sois unos cobardes”. 

Con el fin de no disparar contra él y ante la ausencia de pistolas taser, demandadas hasta la saciedad para afrontar este tipo de situaciones, lo policías optan por una solución bastante creativa y eficaz.

Deciden arrinconar al individuo con sus vehículos, sirviéndoles como parapetos ante el posible ataque del varón con las catanas. Sin embargo, éste no duda en emplearlas para golpear los vehículos con gran violencia, originándoles importantes daños.

Finalmente consiguen reducirlo con la ayuda de sus escudos, en una acción que entramaba gran riesgo para los agentes. Una actuación sublime protagonizada por la UIP y del GAC de la Policía Nacional, que se ha saldado sin lamentar heridos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí