La Guardia Civil advierte sobre la estafa del ‘lazo libanés’

El “lazo libanés” consiste en manipular la ranura por donde se introduce la tarjeta del cajero para que ésta quede atrapada

0
3010
Comparte ese artículo

El La Guardia Civil ha alertardo durante estos días, a través de sus redes oficiales, de una técnica muy utilizada para estafar a los usuarios de los cajeros automáticos, el “lazo libanés”.

¿En qué consiste esta estafa?

El “lazo libanés” consiste en manipular la ranura por donde se introduce la tarjeta del cajero para que ésta quede atrapada.

Habitualmente colocan una trampa con papel de radiografías oscuro, que tiene un color muy similar al marco de plástico del cajero. Este mecanismo atrapa las tarjetas una vez introducidas Por la ranura, impidiendo que salgan tras realizar la operación.

Mediante una pequeña cámara instalada en el cajero, los delincuentes  observarán el número pin de la tarjeta. Una vez que la víctima desiste y se marcha, éstos sólo tienen que acudir al cajero, liberar la tarjeta y desplumar la cuenta del titular. De ahí la importancia de tapar el teclado mientras introducimos nuestro pin.

Otra modalidad menos sofisticada, ante la imposibilidad de usar una cámara,  es convencer a la víctima para que teclee su número secreto con el pretexto de recuperar la tarjeta. Lejos de ayudar, memorizan el código pin y cuando el ingenuo objetivo se marcha, sustraen todo el dinero que pueden.

Una variante de esta estafa es colocar una barra de pegamento en la ranura destinada a los billetes, impidiendo la salida de los mismos, quedando atrapados antes de salir. El cajero dará por finalizada la operación con éxito pero en realidad el cliente no ha podido acceder a su dinero. Si éste no se  percata de la manipulación de la ranura y abandona el lugar, habrá perdido su dinero.

Por ello, es fundamental no moverse del cajero y llamar a la Policía  desde allí. 

Los estafadores que emplean el ‘lazo libanés’ para llevar a cabo sus fechorías escogen víctimas vulnerables como extranjeros o personas de avanzada edad, prefiriendo las últimas horas de la tarde. El motivo es la ausencia de empleados de la entidad bancaria que puedan solventar la ‘incidencia’.

Por todo, si vamos a sacar dinero al cajero y no queremos que se convierta en una mala experiencia debemos seguir esta serie de consejos:

1. Observar que las ranuras no se encuentran manipuladas

2. Tapar el teclado mientras introducimos nuestro número secreto

3. Llamar a la Policía si el cajero se traga nuestro dinero y no abandonar el lugar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here