In memóriam de Isidro Gabino y Jorge, en homenaje a Javier: el legado de nuestros héroes de kabul

1
Policías Nacionales asesinados por talibanes en la embajada de España en Kabul
Comparte ese artículo

“Vivir en un mundo sin villanos sería demasiado ideal y perfecto, por eso, pensando en imperfecciones, Dios creó al hombre, y para compensar tanta imperfección, algunos hombres tuvieron que convertirse en héroes”(Braulio L. M. 2022)

Entre todos los valores que se le presupone a cualquier héroe, yo me quedaría con dos, honor y valentía. ¿Y por qué estos dos?

El honor les inviste de grandeza, y su valentía les hace extremadamente fuertes.

Los tres héroes de los que voy a hablar hoy, no son seres fantásticos inventados por la ciencia ficción, sino que son seres humanos extraordinarios, pero de carne hueso como cualquiera de nosotros, y en vez de ir ataviados con una larga  capa a la espalda, llevan bordado un león rampante en el brazo. Sus superpoderes son muy distintos a los que habitualmente conocemos en las historias fabulosas, los de estos tres superhéroes, son la nobleza, la entrega y el sacrificio.

Para Javier, Isidro Gabino y Jorge, la idea de formar parte de una misión en Kabul ya se hacía difícil antes de pisar tierra afgana. Nunca es fácil tomar una decisión tan atractiva y a la vez tan arriesgada, pero para quienes están a otro nivel muy superior al resto, su capacidad de entrega y de servicio, equilibran al máximo los pros y contras, sabiendo de antemano, que una vez estando todo decidido y echando un pie adelante, no hay posibilidad de marcha atrás.

La tarea de defender nuestra casa en tierra ajena, supone una responsabilidad que muy pocos son capaces de asumir, y más cuando tu casa está en medio de la zona más hostil que se puede imaginar.

Nuestra casa en Kabul,  debería haber sido un castillo, y no la casita de paja del cuento de los tres cerditos.

Nuestros héroes sabían de la dificultad y de lo ardua que iba a ser su labor para proteger la embajada de España en Kabul. Ellos sabían de sobra que su cometido era un ejemplo de inmolación por el servicio a su patria. En parte, estos policías, con su trabajo también contribuían a llevar la paz a un lugar donde la guerra era el estado normal de convivencia.

Dentro de la continua anormalidad y de una tranquilidad impostada, no se pudo percibir lo que más tarde acontecería. Como fieras, salvajes alimañas llenas de odio y radicalismo fanático, decidieron que era el momento de atacar nuestra casa. La debilidad de la infraestructura era compensada con la fuerza y la robustez de quien la defendía. En aquel infame lugar, España estaba siendo atacada, y en cuestión de minutos imperó el caos, el fuego y la sangre.

Cada nuevo ataque hacia el bastión español, era repelido con suma valentía por parte de nuestros héroes, el tiempo jugaba en contra y la ayuda se hacía esperar. La munición escaseaba y los minutos se volvían horas. Heridos y doloridos, estando incluso tirados en el suelo, con coraje y valor, nuestros policías presentaron batalla hasta la extenuidad, siempre fieles a esos admirables principios que tienen aquellos el que cuentan con el honor de portar el león rampante en su brazo.

El final ya lo conocemos todos, falta saber el principio, y lo que había antes del principio.

Un sueño cumplido

Todos de niños hemos soñado con conocer a nuestros superhéroes favoritos, pues bien, para mí ese sueño está cumplido. Tuve la suerte de conocer personalmente y muy bien, a Javi, uno de esos tres héroes de Kabul. Sobrarían las palabras para describir a quien desde hace muchos años se ganó mi cariño y mi respeto. De los tres, fue el único superviviente, aunque para todos nosotros tanto Isidro, como Jorge continúan día a día a nuestro lado.

Sirva este artículo como homenaje a quien de manera incondicional y con sumo sacrificio dieron su vida por España y por todos los que formamos parte de ella. Honor y valentía es el legado que estos héroes nos dejan.

La vida y el destino os puso un reto excesivamente complicado, pagasteis el precio más alto, y espero que más pronto que tarde se haga justicia. Por vosotros, por vuestras familias y por los que entendemos la vida como entrega a los demás.
“Cada once de diciembre un león ruge fuerte clamando justicia por nuestros héroes”

En memoria de Isidro Gabino Sanmartín H y Jorge García T. En homenaje a Javier Alumbreros.

DESDE EL ROMPEOLAS – BRAU LÓPEZ MATAMOROS

1 COMENTARIO

  1. Van en nuestros corazones. Por tanto Sacrificio y entrega, más.alla del deber.
    Cómo héroes lucharon y cómo tales dieron su último suspiro de vida.
    Honor, Gloria y recuerdo por qué no pudieron hacer más. Ante tanta desidia y dejadez.
    Un abrazo muy fuerte a sus familias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí