IMEI: Qué es y para qué sirve

0
752
Comparte ese artículo

El IMEI es por decirlo sencillamente el D.N.I. del teléfono, uno número de 15 dígitos que viene en la caja del teléfono, o en la parte interna posterior del mismo y que también se puede consultar en el teclado del móvil a través de las teclas *#06#.

¿Por qué es tan importante?

Pues porque identifica a nuestro teléfono móvil como único entre todos, con él se puede rastrear el terminal y hasta bloquearlo. Ahí radica su gran importancia.

Cuando alguien denuncia el robo de un móvil y esté asegurado, la compañía pone un especial interés en su localización para no tener que pagar el seguro. Esta localización se vuelve mucho más fluida que hasta en otras ocasiones en las que hay que solicitar mandamientos, judiciales y demás documentación que va ralentizando el proceso de búsqueda e investigación.

Así pues, nos encontramos en este caso de denuncias falsas, que el denunciante se ha quedado el móvil, se lo ha dado a algún familiar o amigo o se lo ha vendido a otra persona. Lo que sí es común a todos estos casos el altísimo porcentaje de resolución de los mismos superiores al 90%, con lo cual estamos ante uno de los delitos más nefastos para cometer.

Si alguien de los que lea este artículo se le ha pasado por la cabeza la idea de sacarse un extra a cuenta del seguro del móvil, es mejor que se lo piense dos veces porque como se dice “la broma le puede salir salada”

Advertencias legales en denuncias interpuestas ante la Policía Nacional:

Que ha sido informado de la obligación legal que tiene de decir la verdad (Art. 433 de L.E.Cr.) y de la posible responsabilidad penal en la que puede incurrir en caso de acusar o imputar falsamente a una persona una infracción penal o con temerario desprecio hacia la verdad (Art. 456 de Código Penal), simular ser responsable o víctima de una infracción penal (Art. 457 de Código Penal) o faltar a la verdad en su testimonio (Art. 458 de Código Penal).

 

Vamos a contar una historia : Una tarde lluviosa de otoño, se encontraba un Policía , ya empezando a peinar canas, esas que da la edad y también la experiencia, realizando su trabajo en la Oficina de Denuncias de una de las muchas Comisarías del territorio español, recién terminada su denuncia y realizados los trámites para su traspaso correspondiente, se levanta y se dirige a la puerta que da a la sala de espera de denunciantes, invitando a la siguiente persona que espera para denunciar a pasar. Se levanta una mujer de aspecto normal frisando la treintena si no la ha pasado y entra acompañando al Policía a la zona asignada para la toma de denuncias y toma siento en el lugar del denunciante, mientras el policía hace lo propio en el suyo.

Buenas Tardes señora en que puedo ayudarle, dice el Policía. Mire es que vengo a denunciar que me han robado mi teléfono móvil, dice la denunciante. El Policía abre las ventanas de la aplicación para ir cubriendo los datos de la denuncia, uno tras otro se van anotando , datos personales , marca y modelo del aparato , número imei , número de teléfono , lugar donde sucedieron los hechos ( aquí los datos son difusos , que si sentí como un golpe al pasar por un grupo de personas y luego ya no estaba el teléfono , no pudiendo aportar más datos ), justo al final de la declaración hace constar que necesita la denuncia para el seguro del móvil puesto que se trata de un móvil caro y lo tenía asegurado.

El Policía anota todo, en silencio, y piensa para sí que esta es una historia que ya ha escuchado muchas veces y hay algo que no acaba de gustarle, termina la tramitación de la denuncia, da las copias a firmar a la denunciante después de pedirle que las lea detenidamente y cambie lo que considere oportuno, esta dice que está todo bien y las firma, el Policía sella las copias y levanta el teléfono que tiene en la mesa y realiza una llamada. Segundos después el teléfono de la denunciante comienza a sonar, esta abre su bolso y extrae del mismo un terminal exactamente igual al que acababa de denunciar su sustracción, tan exactamente igual que como posteriormente se comprobó, era el mismo que había denunciado. Lo que sigue es otra historia que figura en otras diligencias. Esta historia puede parecer increíble, pero ha pasado y pasa, y es una de las formas en que es descubierta esta estafa tan de moda que es la de la falsa denuncia del robo del móvil para cobrar el seguro del mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here