Guardias civiles advierten que las avalanchas de migrantes pueden derivar en desbordamiento de ciertos servicios

0
inmigrantes-guardia-civil-patera-h50
- Publicidad -
depol-academia-policia-h50
Comparte ese artículo
En lo que llevamos de año, más de 15.000 personas han entrado de manera irregular en suelo Español. A Baleares han llegado en torno a 1.350 migrantes, en cerca de 100 pateras, de las más de 800 que han llegado a nuestras costas. Así, 2022 se convierte en “año récord”, según datos ofrecidos por Interior en la “ruta canaria”, que  incrementa su entrada un 25%, con más de 10.000 migrantes solo este año.  En el trayecto, se han dejado la vida 978 personas.

Por tal motivo, desde la asociación Independientes de la Guardia Civil (IGC) se muestran preocupados ante semejante avalancha migratoria advirtiendo del desborde de ciertos servicios del cuerpo. “A consecuencia de la re-activación de la denominada ruta argelina, la Guardia Civil y algunas de sus especialidades se encuentran al límite”, manifiestan para h50.

Aseguran que los Centros Operativos de Servicios (COS) de costa, sufren una gran carga de trabajo, ya que además de atender el SIVE (Sistema Integral de Vigilancia Exterior), tienen que distribuir y movilizar a las patrullas, coordinar con el 112 y activar el Protocolo de Inmigración. Estas Salas de “Operaciones” se ven, si cabe, más desbordadas en época estival, puesto que, debido al buen tiempo, las mafias activan muchas más embarcaciones.

El capital humano y los medios materiales de los Servicios Marítimos Provinciales son muy precarios. Las embarcaciones tienen demasiados años y por averías no siempre pueden estar en el mar, con lo que, en muchas ocasiones no realizan funciones de “prevención”, sino de “reacción”, no resultando ser disuasorios. “Las mafias cada vez se especializan más y utilizan nuevas tácticas de arribada, como las “aleatorias” en motos de agua o en embarcaciones recreativas”, señalan desde IGC.

Las dotaciones de personal, en numerosos Servicios, no llegan a ser las mínimas  para cumplir con lo reglamentado en completar una tripulación, con el riesgo que ello conlleva. Es por ello, que abogan por una catalogación real de efectivos y un aumento de sus plantillas, así como la modernización de sus embarcaciones, como viene ocurriendo en el DAVA (SVA).

Así mismo, IGC denuncia que los indicativos PAFIF (Patrulla Fiscal y de Fronteras) son utilizados para otras funciones que no son propias de la especialidad, dejando, si cabe y en demasiadas ocasiones, la zona de costa sin atender. Una única Patrulla se debe encargar de la vigilancia de hasta 60 kilómetros de costa. Entendemos necesario un aumento de estas patrullas y su personal. La Guardia Civil tiene desplegadas, en todo el territorio nacional, 97 PAFIF con un contingente total de 580 agentes.

En cuanto a los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla, instan a la Administración a estudiar la creación de una Unidad Estable de Control de Fronteras, e impermeabilizar de forma efectiva ambas fronteras con Marruecos, potenciando, la utilización de drones, que ofrecen datos mucho más precisos.

Por otra parte, y como así se ha prometido recientemente por parte de Interior, solicitan la implantación inmediata y definitiva de las ZAS (Zonas de Especial Singularidad), dotándolas de mejores medios y de más RR.HH. así como incentivar económicamente a los destinados en ellas, por las particularidades que sufren las mismas, (presión migratoria y narcotráfico).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí