La discriminación de los policías españoles llega a Europa

Pagaza reivindica la equiparación salarial y el reconocimiento como profesiones de riesgo tras recibir en Bruselas a la plataforma de sindicatos policiales y asociaciones de guardias civiles

0
refugiados-europa-h50
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay
Comparte ese artículo

La eurodiputada de Ciudadanos y vicepresidenta de la Comisión de Libertades del Parlamento Europeo, Maite Pagaza, ha interpelado a la Comisión Europea sobre la discriminación profesional y económica contra el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil en España, al no ser reconocidos como profesión de riesgo como el resto de los agentes de seguridad.

Tras recibir la pasada semana en Bruselas a la plataforma de sindicatos policiales y asociaciones de guardias civiles, una iniciativa sin precedentes en este colectivo, Pagaza ha registrado una pregunta parlamentaria para reclamar a la Comisión europea que interceda en el marco de sus competencias para armonizar la situación de los efectivos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

A día de hoy, el estatuto profesional de las fuerzas y cuerpos nacionales -Cuerpos Nacional de Policía (CNP) y la Guardia Civil- difiere del de los cuerpos policiales autonómicos y locales ya que, a los primeros, no se les reconoce como profesión de riesgo. Es decir, como actividad profesional de “naturaleza excepcionalmente penosa, peligrosa, tóxica o insalubre” y con elevados índices de morbilidad o mortalidad.

“Esta situación es discriminatoria y, además, acarrea graves consecuencias a nivel social y económico para quienes no ostentan ese reconocimiento”, indica Pagaza, quien destacó la importancia de la creación de esta plataforma histórica en nuestro país, uniendo a estos colectivos que no han tenido más remedio que sumar fuerzas para contrarrestar los excesos del gobierno.

En una pregunta escrita la diputada indica que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado están expuestas a los mismos riesgos que los cuerpos policiales autonómicos y locales y, además, asumen otros derivados de funciones específicas atribuidas que incrementan incluso el riesgo de agresión contra sus miembros.

El gobierno de España “se niega, arbitrariamente, a reconocer esa equiparación entre todas sus Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, discriminando al Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y a la Guardia Civil”.

“Las profesiones de riesgo son aquellas que, por su naturaleza, implican una amenaza constante a la seguridad y la vida de quienes las desempeñan. Es difícil comprender que no incluyan a agentes de Policía Nacional y Guardia Civil. Es una situación que, obviamente, debe ser subsanada y si el Gobierno no lo hace voluntariamente, debe ser animado por las autoridades comunitarias”, agrega Pagaza.

La falta de reconocimiento como profesión de riesgo se traduce en una discriminación económica, pues una azafata, un minero, un torero o un policía local pueden jubilarse a los 59 años sin que su pensión se vea mermada. Los policías y guardias que optan por jubilarse entre 55 y 58 años, sufren un recorte de entre 600 y 900 euros mensuales respecto a los de las profesiones reconocidas de riesgo.

Sindicatos policiales y asociaciones de guardias civiles reclaman también el pleno cumplimiento del acuerdo publicado en el Boletín Oficial del Estado para alcanzar la equiparación salarial total y absoluta de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con las policías autonómicas, en todas y cada una de sus cláusulas, y de manera inmediata la materialización de la cláusula octava para alcanzar una ley de equiparación salarial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí