Balística de la Guardia Civil respalda la versión del policía investigado por la muerte de un prófugo colombiano en Cáceres

La familia del fallecido acusa a uno de los policías nacionales de homicidio apoyados por un informe pericial que el grupo de Balística de la Guardia Civil ha determinado, a través de las pruebas existentes, no darle ninguna credibilidad

0
1292
Guardia Civil
Comparte ese artículo

El informe del grupo de Balística de la Guardia Civil no ha podido determinar el arma de la cual salió el proyectil que causó la muerte del prófugo colombiano, Hernando Jean Paul Sierra Quintero, fallecido durante una persecución policial el 2 de marzo de 2018 en Cáceres, al no encontrarse la bala que atravesó su cuerpo. 

Fuente PN/ Archivo

Los hechos tuvieron horas después de que el preso se fugara de la Audiencia de Cáceres, donde iba a ser juzgado por un delito. Hernando andaba con muletas, simulando una lesión en la pierna, para que agentes que lo custodiaban bajaran la guardia y poder escapar con más facilidad.

El delincuente colombiano, que atesoraba un amplio expediente delincuencial, sería localizado en una urbanización a medio construir de la ciudad de Cáceres por agentes de la Policía Nacional y Policía Local que procedieron a darle el alto. En ese momento se iniciaría una persecución a pie, toda vez que el fugado arrojaba piedras a los policías, hiriendo a uno de ellos.

La Guardia Civil no pudo determinar el arma de la cual salió el proyectil que causó la muerte del prófugo colombiano al no encontrarse la bala

Tres de los agentes desenfundaron sus armas, realizando varios disparos intimidatorios al aire,  dada la peligrosidad del prófugo. Desafortunadamente, y por causas que no se han podido determinar, uno de los proyectiles atravesaría mortalmente el cuerpo del fallecido, perforándole un pulmón.

La Guardia Civil, en su informe balístico, no descarta un disparo fortuito ateniendo a la trayectoria de entrada y a que lo agentes se encontraban en movimiento y en un alto estado estrés. La bala que acabó con la vida de Hernando, no pudo ser encontrada por lo que los especialistas de Balística no han podido determinar a qué pistola correspondía el proyectil causante de la muerte.

Insiste la Guardia Civil en que posiblemente fue un disparo que se realizó en movimiento, «y por lo tanto pudiera existir la posibilidad de que este se produjera de manera fortuita»

En cualquier caso, Balística de la Guardia Civil no da credibilidad al informe encargado por la familia del fallecido, que acusaba a uno de los policías nacionales de efectuar el disparo mortal en una posición rígida, con el arma a la altura de la cadera, y asegura que se trató de un tiro intencionado y dirigido, descartando un disparo accidental.

Los especialistas el Instituto Armado recalcan que el proyectil que causó la muerte realizó una trayectoria ascendente, «por lo que la boca de fuego del arma debería estar a una altura inferior a la del orificio de entrada, teniendo en cuenta que la víctima estuviese erguida y el arma apuntando hacia arriba».

La versión del agente investigado, compatible con lo descrito en el informe pericial efectuado por la Guardia Civil,  asegura que disparó al aire, pero que en un momento se cayó y se le escapó un disparo sin poder determinar si ese fue el disparo que hirió mortalmente al perseguido.

Su defensa solicita el archivo de la causa dado que, de haber sido ese disparo el causante de la muerte, «fue un hecho totalmente fortuito».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here