Análisis prisión provisional: el militar que recibió una paliza por defender a una joven, sigue en la UCI mientras sus agresores fueron puestos en libertad

3
Hospital_Clinico_Lozano_Blesa_Zaragoza_1
Comparte ese artículo

Los hechos ocurrieron el pasado sábado a la una de la madrugada en la plaza Nuestra Señora de Salas de Huesca.

Un grupo de 6 o 7 jóvenes de etnia gitana incordiaban a una joven, un militar de 27 años destinado en el cuartel Sancho Ramírez de Huesca, salió en su defensa.

Recibió una brutal paliza que lo dejó tendido en el suelo, los agresores huyeron. Llegando a enfrentarse a la policía para evitar ser detenidos.

La investigación posterior dio como resultado la detención de tres de ellos, uno considerado el principal agresor.

Los tres arrestados fueron puestos el pasado jueves en libertad por decisión del Juzgado de Instrucción número 1 de Huesca mientras el militar se debate entre la vida y la muerte en la UCI, tras ser operado en el hospital Clínico Lozano Blesa. Presentaba un cuadro demoledor; una fractura craneal y tuvieron que drenarle la sangre acumulada en el cráneo y en el tejido cerebral llegando a estar sedado.

Prisión provisional

La prisión provisional, que es una medida cautelar extraordinaria de duración temporal. Deben cumplirse ciertos requisitos para que un juez pueda adoptar esta decisión, ya que, hasta la finalización del proceso, no puede determinarse si la persona es culpable o no del delito que se del imputa. 

Art 503 de la LECrim, exige que:

  1. Consten en las actuaciones la existencia de uno o varios hechos que puedan calificarse como delitos, que esos delitos tengan aparejada una pena de prisión igual o superior a dos años.
  2. Que en la causa existan motivos suficientes para considerar, al menos de forma inicial, que la persona investigada pueda ser la responsable de esos delitos.

Además, será necesario para poder adoptar la medida de prisión provisional que se cumplan unos concretos fines:

  • Que la medida tenga como fin, asegurar la presencia del investigado en el proceso, cuando pueda sospecharse que de estar libre este se pudiera fugar.
  • Que el fin de la medida sea que el investigado no oculte, altere o destruya pruebas.
  • Evitar que el investigado pueda atentar de nuevo contra la víctima
  • Que la medida tenga como fin evitar la reincidencia delictiva.

3 COMENTARIOS

  1. La agresión existe, la gravedad fuera de toda duda y supera con creces los aspectos que penalmente se exige para la consideración de grave. Es posible apreciar ensañamiento y que el hecho se vea agravado por haber sido ocasionado por varios agresores. Con estos datos sumados a los de una posible resistencia a los agentes de la autoridad, y si no hay duda de que los presentados son los autores. Sinceramente aparenta aberrante que estos agresores hayan sido dejados en libertad. O al juez no le apetece aplicar el rigor de las leyes, o lo que se cuenta no es demostrable con certeza, o los que actuaron y relataron los hechos lo hicieron fatal. Lo malo es que la víctima existe, que está muy grave y todo aparenta que los autores se benefician de sin cierta impunidad.

  2. Sinceramente, puede que sea legal, no lo sé, no he estudiado leyes, lo que sí sé es que es totalmente INJUSTO y que la imagen de los jueces y de la justicia en este país está de felpudo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí