Análisis intervención policial en Distrito Salamanca

2
123
Comparte ese artículo

Vaya por delante, que felicito a los actuantes por el buen resultado de su intervención, y que esto quede bien claro, pero se aprecian algunos fallos que sería aconsejable desde mi punto de vista analizar y conocer con el único ánimo de mejorar.

Preferiría analizar una intervención de la policía de otro país, en vez de a unos compañeros con los cuales habré coincidido o que coincidiré, pero espero que entiendan que su intervención puede ayudar a mejorar otras.

Analizaré el uso de las armas en dicha intervención, teniendo muy en cuenta aspectos psicofísicos a los que normalmente pasan desapercibidos en los entrenamientos armados, pero ahí están y son los que dirigen y condicionan nuestra respuesta en determinados supuestos, por debemos conocerlos.

Quizás algunos que han llegado hasta aquí, puedan pensar que es fácil opinar desde un sillón, y tienen razón, prefiero opinar desde el sillón que en otras tantas situaciones similares que he vivido en la calle. Y ya me hubiera gustado que alguien me hubiera abierto los ojos para poder conocerme mejor y ver la realidad en vez de descubrirla en el momento crítico.

Advierto que voy a criticar de forma constructiva desde el punto de vista del uso de las armas de fuego a la vez que aplaudiré lo correcto y que suelen ser errores habituales.

En cualquier caso es un comentario personal, desde la humildad y basado en mi experiencia profesional, sin pretender “sentar cátedra“, ni ser palabra divina.

En primer lugar la llegada, los actuantes piden a la gente que no estén en medio y que se refugien en un lateral, muy claro tuvieron que ver que no estaban implicados para darles la espalda, pero eso lo comento sin discutirlo porque entra en el campo de la intervención y no del uso de las armas que es lo que desarrollaré.

Lo que si destacaré es el paso por el umbral de la puerta con los brazos extendidos no es como debería ser sino con los brazos recogidos para exponer el arma lo menos posible.

Me consta que en las últimas promociones de Ávila por parte de algunos profesores se está enseñando a transicionar con los brazos plegados, y esto tiene su razón de ser en que no te puedan golpear, agarrar, etc. En brazos o el propio arma (también sirve para no avisar de tu entrada.

La actuación continua encañonando a los sospechosos, lo cual me parece correcto y necesario, si bien el compañero que va en segundo lugar se ve claramente como está influenciado por el efecto túnel y tiene enfocado su objetivo, el cual condiciona sus movimientos sin percatarse que su compañero está en su línea de tiro. Esto se debe a que toda su atención está puesta en otro plano y a otra distancia focal, por tanto todo lo demás no existe para él y en consecuencia dirige la boca de fuego por la cabeza del compañero.

Esto es más habitual de lo que parece, por suerte o por desgracia para nosotros, podemos ver multitud de vídeos con resultados fatídicos, se da más de lo que debería y es lo que trato de concienciar con este articulo.

Decía el principio se ven cosas bien hechas, el primer actuante mantiene el dedo fuera del disparador en el momento que ve disminuir el peligro, del segundo actuante no puedo opinar ya que no se aprecia.

Sobre el forcejeo con el arma en la mano, no pretendo valorar a los compañeros en este aspecto pues yo mismo lo he hecho en algunas ocasiones, pero sí poner de manifiesto cómo funciona el cuerpo humano en lo concerniente a esto.

Hay una reacción psicológica/motora, que se llama reacción por simpatía

¿Y eso que es?

Que ante un estimulo visual, sonoro, táctil e incluso gestual, éste se reflejará en otras partes del cuerpo, o dicho de otra forma, lo que hagas con la mano izquierda se va a reflejar en la mano derecha y si haces fuerza con la izquierda también lo harás con la derecha aun sin pretenderlo.

Además el cuerpo humano responde autónomamente a ciertos estímulos de peligro, cuando escuchamos un golpe fuerte o un petardo, el cuerpo se encoje y además ante sobresaltos solemos cerrar las manos inconscientemente, dicha reacción podría encuadrarse en el mecanismo de defensa del cuerpo humano.

Ahora solo imaginar un momento de estrés, un forcejeo con la mano izquierda y un arma con el dedo dónde no debe de estar mientras se empuña un arma…

En este caso, los actuantes esto lo tenían más o menos controlado y es de aplaudir ya que enfundar en esas condiciones es más difícil de lo que parece. Hay estudios que fijan en un 58% los policías que fueron capaces de enfundar correctamente después de un momento estresante.
Tras el forcejeo, uno de los actuantes fue capaz de enfundar rápido y el otro mantuvo el dedo fuera del disparador hasta que pudo enfundar.

En ocasiones se intenta camuflar, pero la realidad es que se escapó el disparo por forcejear con una mano y mantener el dedo dentro del arco guardamonte en la otra.

Fdo. Un compañero con 10 años de servicio en Seguridad Ciudadana y 6 años más como Instructor de Tiro.

2 Comentarios

  1. Atraco con posibilidad de rehenes, no se entra al establecimiento. Hay un protocolo escrito de la Jefatura Superior de Madrid. Déjate de q si brazos estirados o recogidos.

    • En este caso deberiamos empezar x ahi si. Pero bueno todos esos errores q saca a la luz el instructor esta bien tenerlos en cuenta, x ejemplo en una entrada a algun inmueble en un salto de alarma dond no sabemos lo q nos vamos a encontrar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here