A prisión los ocho sublevados que intentaron quemar vivos a agentes de la Guardia Urbana en Barcelona

Se les imputan los delitos de homicidio en grado tentativa, atentado a agentes de la autoridad, desórdenes públicos, daños, manifestación o reunión ilícita y pertenencia grupo criminal.

0
Comparte ese artículo

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña comunica que el juzgado de guardia de Barcelona ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para los ocho detenidos por los disturbios del sábado.

A su vez el juzgado ha comunicado en la causa judicial abierta que a estas personas se les imputan los delitos de homicidio en grado tentativa, atentado a agentes de la autoridad, desórdenes públicos, daños, manifestación o reunión ilícita y pertenencia grupo criminal.

Se trata de personas mayores de edad, cinco hombres y tres mujeres, que durante la jornada del pasado sábado por la noche actuaron en grupo y con mucha violencia provocando daños a entidades bancarias, tiendas y en mobiliario urbano.

Todos ellos actuaron de manera conjunta con la quema de la furgoneta de la Guardia Urbana de Barcelona, ​​en el interior de la cual estaba el agente conductor del vehículo policial que pudo salir por la puerta del copiloto sin que se hubieran que lamentar daños personales. De estos detenidos, 6 son de nacionalidad italiana, 1 de nacionalidad francesa y 1 de nacionalidad española.

Durante las últimas movilizaciones, los Mossos detectaron la existencia de un grupo muy activo que actuaba con un alto nivel de organización cometiendo acciones agresivas y violentas hacia la policía. Actuaban siempre en grupo, algunos realizaban la acción vandálica y el resto protegían la acción y daban cobertura y la vía de salida para evitar su detención.

En todo momento tomaban medidas de seguridad y autoprotección para evadir la acción policial. De esta manera aprovechaban la gran cantidad de personas que había reunidas para promover la acción violenta y generar el máximo de confusión y dificultades por parte de la policía.

El pasado sábado, los agentes desplegaron un dispositivo específico con el objetivo de poder neutralizar el grupo violento. Esta acción policial terminó con la detención, en un primer momento de siete miembros del grupo, y posteriormente la detención de un octavo.

A raíz de su detención y fruto de la investigación de los agentes de la Comisaría General de Información, los Mossos realizaron, por orden judicial, dos entradas y registros en unas naves industriales ocupadas en Canet de Mar y Mataró.

La actuación policial, que se hizo en presencia de las personas detenidas, tuvo el objetivo de recoger el máximo de pruebas e indicios que relacionara los detenidos con los hechos investigados y su trayectoria delictiva.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí