Comparte ese artículo

Una investigación de la Policía de Fronteras francesa, integrada en la Policía Nacional (Police aux Frontières / Police judiciaire), la Policía de Rumania (Poliția Română) y la Policía de Moldavia (Inspectoratul General de Poliție), apoyada por Europol y Eurojust, llevó a los agentes a desmantelar un grupo del crimen organizado involucrado en tráfico de migrantes, trata de personas para explotación laboral, fraude de documentos, fraude de beneficios sociales y lavado de dinero.

Incursiones simultáneas en Francia, Rumania y Moldavia

51 ubicaciones buscadas (17 en Francia, 14 en Rumania y 20 en Moldavia)

38 detenciones (28 en Francia, 3 en Rumania y 7 en Moldavia)

Las incautaciones incluyen: 19 vehículos, incluidos 15 automóviles de alta gama, 2 motos de agua, armas, teléfonos, alrededor de 100000 € en efectivo, 11 cuentas bancarias congeladas

La investigación sobre la red criminal comenzó en 2018 cuando agentes en Francia interceptaron una camioneta que transportaba a diez migrantes irregulares. Eran ciudadanos moldavos y algunos de ellos tenían documentos de identidad rumanos falsificados. El grupo delictivo, organizado por un ciudadano rumano que vive en Francia, contrabandeó al menos a 40 ciudadanos moldavos para explotarlos en el negocio de la construcción en Francia.

La red delictiva proporcionó a los migrantes irregulares documentos de identidad y permisos de conducir rumanos falsificados, manteniendo sus pasaportes reales como garantía. La mayoría de las personas objeto de tráfico ilícito tenían un bajo nivel de educación y, por lo tanto, eran más vulnerables a la explotación. Trabajaban 55 horas a la semana por 60 € al día. Las grandes empresas de construcción y renovación también participaron en el plan criminal. Esta actividad resultó sumamente lucrativa, con unos beneficios ilícitos estimados en casi 14 millones de euros. Los sospechosos lavaron los activos delictivos a través de ocho empresas pantalla, la mayoría de ellas con sede en Francia.

Europol facilitó el intercambio de información y brindó apoyo analítico. El día de la acción, Europol desplegó un puesto de mando virtual para permitir el intercambio de información en tiempo real entre los investigadores, Europol y Eurojust. Los analistas de Europol también cotejaron la información operativa con las bases de datos de Europol para proporcionar pistas a los investigadores sobre el terreno.

La investigación se desarrolló como parte del Fraude de Documentos del Equipo Operativo Conjunto de EMPACT. Eurojust creó un equipo de investigación conjunto entre Francia, Rumanía y Moldavia, firmado en mayo de 2020.

El delito de trata de seres humanos se se regula en el artículo 177 bis del Código Penal y consiste en la captación, transporte, recepción de personas nacionales o extranjeros, acogimiento, en territorio español, desde España o en tránsito a ella, mediante el empleo de la violencia, engaño o intimidación, abusando de situación de superioridad, necesidad o vulnerabilidad de la víctima, o mediante la entrega o recepción de pagos para obtener el consentimiento de la persona que tuviese control sobre la víctima. Debe concurrir también alguna de las siguientes finalidades:

a) La imposición de trabajo o de servicios forzados, la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud, a la servidumbre o a la mendicidad.

b) La explotación sexual, incluyendo la pornografía.

c) La explotación para realizar actividades delictivas.

d) La extracción de sus órganos corporales.

e) La celebración de matrimonios forzados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí