Vigilantes de seguridad claman mayor protección jurídica

Los vigilantes de seguridad vuelven a decir ¡basta ya! y reclaman mayor seguridad jurídica y mejores medios para desarrollar sus funciones con mayores garantías. En este sentido, la asociación ARSEPRI ha iniciado una campaña llamada  "Vigilantes de seguridad: Más apoyo jurídico y protección para los vigilantes". Pinchando en el enlace podrán firmar la petición.

1
2391
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Ya son muchos años en los cuales el colectivo de seguridad privada reclama a las autoridades mayor protección jurídica ante las agresiones y desprecios que reciben en el cumplimiento de sus funciones.

Los vigilantes de seguridad son los primeros en actuar en muchos de los delitos que se producen en España, siendo un pilar fundamental de apoyo y colaboración para las fuerzas y cuerpos de seguridad. 

Más de 220.000 vigilantes de seguridad prestan servicio cada día en todos aquellos lugares donde la policía no llega. Interminables jornadas y un sueldo más bien justito, no justifican su encomiable labor diaria.

Sin embargo, no siempre consiguen el reconocimiento que se merecen y es raro la semana que no tengamos una noticia sobre una agresión contra alguno de estos profesionales.

Sin ir más lejos, la semana pasada se hizo viral un vídeo en el que un hombre, acompañado de una mujer y una menor de edad, roció un spray de gas pimienta contra el rostro de un vigilante de seguridad, en un centro comercial de Espluges de Llobregat (Barcelona). Hecho de cual la plataforma Politeia, entre muchos otros, se hizo eco en sus redes sociales.

El agresor utiliza un elemento de ataque, de venta libre para aquellos ciudadanos mayores de 18 años que presenten su DNI y esté debidamente homologado, pero que paradojicamente,  su porte y uso está restringido para los vigilantes de seguridad que no tenga autorización expresa. 

Sin material de autoprotección personal adecuado y una cubertura jurídica más bien escasa –recuérdese que sólo son considerados agentes de la autoridad en el auxilio directo a los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad– su labor diaria se torna en toda una odisea. Sin la presencia policial que ampare sus actuaciones, agresiones como las de Espluges de Llobregat quedarán en simples delitos leves con penas de uno a tres meses de multa.

Los vigilantes de seguridad vuelven a decir ¡basta ya! y reclaman mayor seguridad jurídica y mejores medios para desarrollar sus funciones con mayores garantías. En este sentido, la asociación ARSEPRI ha iniciado una campaña llamada  “Vigilantes de seguridad: Más apoyo jurídico y protección para los vigilantes”. Pinchando en el enlace podrán firmar la petición.

Pincha este enlace y firma

ARSEPRI alerta sobre la inseguridad del Barça-Madrid

Pincha aquí y únete al Telegram de h50, el Digital número uno en sucesos, actualidad policial, seguridad y emergencias

1 Comentario

  1. el último escalón es la seguridad privada es lamentable día a día jugándose la vida tengo compañeros que trabajan la historias que me explican son de película! No son Seguratas ni porteros de discoteca! Somos compañeros todos a una porque la unión ace la fuerza! Más medios y más respeto cambios ya señores del gobierno!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here