¿Refugees welcome o bienvenidos a la indigencia?

0
refugiados-europa-h50
Imagen de Gerd Altmann en Pixabay
- Publicidad -
depol-academia-policia-h50
Comparte ese artículo
Autor: Roberto J.

Revisionismo de la política del “Refugees welcome”

El “reset” mediático en nuestro país es sorprendente, el análisis brilla por su ausencia, una nueva crisis, un nuevo acontecimiento sustituye a otro, el mediocre debate mediático y los titulares alarmistas y sensacionalistas hacen el resto.

El mayor éxodo del recién nacido s. XXI ha sido olvidado, una lamentable historia que comenzó en 2011 y que llega a su cenit en 2016. Seis millones de refugiados, con unas consecuencias geopoliticas nachovidalianas como por ejemplo el Brexit, que como otros muchos países, cerró las puertas a cal y canto a la acogida de refuagiados sirios.

Curioso que países como Polonia, Inglaterra o República Checa entre otros, rechazarán rotundamente la acogida impuesta por el gobierno alemán de refugiados Sirios y se hayan mostrado tan solidarios en la cuestión ucraniana. No obstante, ahora podemos afirmar que la acogida de estos refugiados en los países que admitieron las cuotas germanas ha sido un rotundo fracaso.

En el caso de España, tras un periodo que va de unos 6-9 meses para la tramitación del permiso de residencia, en las que se detectaron desde el principio grandes deficiencias en los programas de integración, en muchos casos nulos en otros precarios (aprendizaje de idioma, inserción en el mundo laboral, homologación de títulos académicos y un largo etc), podemos decir que a día de hoy no se sabe nada de esta gente pudiendo detectar hasta cierto oscurantismo respecto a la publicación de estadísticas oficiales. Así de claro, tras este periodo… “ya tienes tarjeta de residencia y búscate la vida” quedando en el mejor de los casos la gestión de esta gente en manos de ONGs.

Hay casos de desahucios, abandono total y falta de integración reconocida por los propios refugiados, porque acoger a una familia o una persona que huye de una guerra, con una cultura e idiosincrasia tan distinta a la nuestra, requiere y necesita ayuda, más allá de una cantidad económica “X” en una cuenta corriente.

Refugees welcome, os hemos vendido la moto; bienvenidos a la indigencia, bienvenidos a uno de los postureos más vergonzosos de nuestra historia política reciente. Porque acoger refugiados o asilados políticos no es barato y muy pocos países pueden hacerlo improvisadamente o de forma  masiva. Se requiere un seguimiento, apoyo y ayuda inicial efectiva para integrar a estas personas en el contrato social del que todos formamos parte.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí