Pistolas Taser: Normativa y su incorporación al equipamiento policial

1
1592
- Publicidad -
Comparte ese artículo

En España, las pistolas eléctricas son armas exclusivas para uso policial y militar. Estos dispositivos están regulados en el Artículo 5.1 del Reglamento de Armas, “…quedando prohibida su publicidad, compraventa, tenencia y uso, salvo por funcionarios especialmente habilitados…”

La jurisprudencia determina que la respuesta por parte de los agentes debe ser adecuada y proporcional a la amenaza a la que se enfrenta, lo que hace que en algunas situaciones las fuerzas y cuerpos de seguridad hagan uso de su arma de fuego ante una acción con cuchillos, machetes y demás armas blancas u objetos susceptibles de causar graves lesiones.

Conocido es que en ocasiones las autoridades judiciales no siempre exculpan a los agentes cuando han tenido que hacer uso de sus armas de fuego ante una acción en la que se pone en riesgo su propia integridad física.  Sin embargo, no cabe duda que un individuo con un cuchillo, machete u otro tipo de arma blanca puede acabar con la vida de otra persona, incluso iniciando la acción a cinco metros del agente actuante.

Recientes son las imágenes del pasado 16 de julio en Carabanchel, donde un hombre de 23 años con un cuchillo intenta apuñalar a varios agentes, y se observa como un policía en prácticas desenfunda su arma, siendo incapaz de accionar el disparador, salvando la vida por la llegada providencial de un coche policial que se interpone entre el agresor y la agente. Sin duda que es una intervención entre cientos que apoyan la tesis de la incorporación de las pistolas eléctricas a la dotación policial.

Infinidad de municipios en nuestro país permiten la utilización a las Policías Locales de este arma. Por otra parte, es más que conocido que  los  Mossos d’Esquadra y la Ertzainza comenzaron a usarlas en 2018, siendo su primer uso por la policía vasca en la ciudad de Vitoria, al reducir a un enfermo mental armado con un cuchillo.

En la Policía Nacional únicamente el Grupo Especial de Operaciones (G.E.O.) dispone de Taser, el cual utilizaron en octubre del año pasado, cuando tuvieron que intervenir en el secuestro de una mujer en Leganés, inmovilizado al agresor para su posterior detención. Mientras, desde el Ministerio del Interior se aplaza la llegada de que estos dispositivos, para que formen parte de la dotación individual de los integrantes de Policía Nacional y Guardia Civil.

Postura sindical

Sindicatos policiales llevan demandando la incorporación urgente de las pistolas eléctricas en el equipamiento policial, ante el compromiso público del Ministro del Interior. El pasado año se llegó a publicar en el BOE la compra de 1000 pistolas taser, que hasta la fecha, no han llegado.

Fue el Sindicato Unificado de Policía (SUP) el que en septiembre del año pasado argumentaba su inmediata incorporación definiendo este tipo de pistolas como “armas menos lesivas que protegen mejor a agentes y ciudadanos”, llegando incluso a realizar una demostración real con especialistas de las empresas Axon y Galicom, con el objetivo de demostrar su eficacia, y “desmontar bulos y mitos”.

Sus cimientos se basan en dos razones de peso, en primer lugar “el empleo extendido por policías de otros países como Estados Unidos, Reino Unido y la mayor parte de Europa”; y en segundo lugar, en “la evolución tecnológica, la cual ha permitido eliminar riesgos cardíacos durante su uso, ya que los impulsos eléctricos generados están muy lejos del umbral peligroso para la salud, incluso portando marcapasos”.

Postura política

Muchas son las voces desde diversos partidos políticos a favor del uso de esta herramienta. A principios de año, el diputado de Ciudadanos por Sevilla, Pablo Cambronero, registró una pregunta en el Congreso en la que exige “explicaciones” al Gobierno actual ante la “insuficiente dotación de chalecos antibalas y pistolas taser para los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado”. En su demanda reclama “urgente” que Policía Nacional y Guardia Civil dispongan de estos medios para garantizar “una mayor eficacia en la realización de sus funciones, así como una mayor seguridad para los propios agentes”.

Voces del Partido Popular, como el líder de esa coalición en el Ayuntamiento de Barcelona, Josep Bou planteó en julio del pasado año “que la Guardia Urbana debería tener en su dotación pistolas taser para combatir el incremento de la delincuencia, ya que hay colectivos como traficantes, menas y okupas que usan armas blancas”.

Postura del Gobierno

El director de la Policía Nacional, Francisco Pardo Piqueras, prometió el 4 de octubre del pasado año “que se dotaría a los agentes con más de 1.000 pistolas taser con la premisa de seguir mejorando las condiciones profesionales y laborales de los agentes para el proceso de transformación y modernización”.

En la misma línea fuentes del Ministerio del Interior manifestaron que en septiembre del año pasado se iniciaron trámites de licitación para que la Policía Nacional cuente con las primeras 1.000 pistolas eléctricas taser. Igualmente se ha declarado que este proceso haya concluido en el presente año, una vez que se tenga el visto bueno de la Abogacía del Estado y se pase el filtro de la Ley de Contratos del Sector Público. Lamentablemente, las declaraciones del Ministerio del Interior dejan fuera de estas primeras mil unidades a la Guardia Civil.

Artículo elaborado para h50 por un especialista en armamento y tiro 

1 Comentario

  1. La seguridad privada lleva lo mismo o más aún solicitando taser de dotación chalecos anticorte… y seguimos solos, desnudos y siempre en primera línea, tenemos un montón de heridos y muertos….

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here