Pilar Enjamio: “Los depredadores sexuales son reincidentes y no reinsertables”

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Está de  plena actualidad el supuesto proceso al “Chicle” por agresión sexual a su ex cuñada hace unos años. Un individuo que ya se encuentra en prisión por el asesinato de Diana Quer cuyo descubrimiento y confesión de la ubicación de su cuerpo fue por el milagro de una huida de otra víctima a la que había introducido en un maletero.

Esta parafilia o perversión es una conducta obsesiva y ,como tal, irrefrenable, incontrolable e impulsiva. Sed de agredir y ansiedad hasta que no se encuentra una nueva víctima y así sucesivamente.

Es curioso que les “gasta” ser perseguidos por la Policía y mostrase colaboradores, jamás autores, porqué así su autoestima se eleva y se consideran importantes. Está actitud se vio en el “Chicle” y en el asesino de Whafaa.

Es curiosa la permisividad supuesta de su pareja y no dar credibilidad al testimonio de su hermana. Esa ética anómala de que importa más la familia y su honor que no el daño a uno de sus miembros es considerado un rasgo psicopático. Ahora como su conducta pervertida ha sido sacada a la luz, en otras víctimas surge ese coraje y se vence el miedo de antaño. Parejas con relaciones tóxicas hay demasiadas que no son capaces de dar el paso de romper. Aunque en pareja, uno es un ser libre y la celotipia o control continuo va mermando al otro miembro de la pareja y aniquilándolo.

El Chicle tenía una hija, una relación se mantiene por comodidad o creyendo es el bien de un hijo pero no es así. Los menores perciben todo y lo sano es una relación equilibrada y de respeto.

Estos sujetos suelen tener un prototipo estandarizado de víctimas: jóvenes, morenas o rubias o de una nacionalidad determinada. Su ritualización es la misma: Se repiten actos y actitudes y, en caso de resistencia y ser vistos, optan por ejercer daño contra la integridad y vida de la agredida.

Resultan ser sujetos acomplejados que en ese momento de dominio se sienten héroes. Pero este placer con la crueldad dura instantes hasta que aparece otra persona y se reproduce idéntica conducta. Es curioso quienes afirman proteger a la mujer y se niegan a posicionarse a favor de la prisión permanente revisable.

El “violador del chándal” volvió a matar y violar. Si la Justicia hiciese caso a los profesionales de la mente surgiría la palabra clave: prevención. Su familia, su pareja, son su base y su sustento y si esto falla se derrumban.

Debido a su perversión, la apatía con la pareja es manifiesta ya que su excitación va por otros derroteros. Si llegan a salir reincidirán y de ahí un control exhaustivo policial y judicial pero la mayoría veces insuficiente. Todo ello forma parte de una realidad que como tal ha de contemplarse.

Autora: Pilar Enjamio Furelos | Psicóloga, escritora y colaboradora en distintos medios de comunicación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí