Opositores a funcionarios, aspirantes a policías; ¿tienes claro qué eliges tú?

0
- Publicidad -
depol-academia-policia-h50
Comparte ese artículo

Tengo grabado a fuego en mi memoria, el momento en que decidí liarme la manta a la cabeza, tirar para adelante y luchar por lo que quería. La elección de querer ser policía estaba más que asentada en mi interior, lo único que faltaba era una señal para dar el paso. Esa señal llegó, y todo echó andar.

Los detalles del camino hasta llegar a la meta con gusto los compartiré con vosotros, pero por ahora quedarán reservados para más adelante. Ahora toca hablar de la meta que importa en este momento, vuestra meta.

Si tienes tus metas bien definidas y gozas de buena memoria, esto puede que te insufle un plus de oxígeno antes incluso de que notes la asfixia.

“Muchos te llamarán atrevido o iluso. Nadie apostará ni un céntimo por ti, ni por tu empresa. Pero no lo tengas en cuenta, pues la mejor financiación y empuje será la confianza que tengas en ti mismo”.

Así comienza el prólogo de “Venus Infinita”. Repetir esas palabras de manera litúrgica día tras día, me sirvió de gran ayuda para activar el botón de la motivación y afrontar con coraje lo que se me venía encima, “la oposición”.

Ahora eres tú el que estás en esa situación, eres tú el que exprime su tiempo, eres tú el que se exige y se sacrifica. Porque un día sentí lo que tú estás sintiendo ahora mismo, porque sufrí lo que tú estás sufriendo y por qué peleé muy duro y luché como nunca, exactamente igual como tú lo estás haciendo, por eso mismo y porque quiero que seas el mejor para conseguir tu meta, debo hacerte una pregunta que igual no entiendes o no te gusta.

«¿Qué quieres ser, un opositor a funcionario o un aspirante a Policía?»

Ambas cosas son muy loables, ambas cosas se pueden conseguir más o menos de la misma manera, pero no son lo mismo, ni se parecen.

Si quieres ser funcionario, la oposición será un camino duro y complicado, lleno de momentos de flaqueza e inseguridades. Una vez superado ese periodo y hayas conseguido tu plaza, te sentirás triunfador y bastante aliviado porque a partir de ahora todo será coser y cantar.

Si por el contrario lo que quieres es ser un policía, tengo que decirte, que la oposición te será pan comido y que lo verdaderamente difícil llegará cuando una vez jurado el cargo salgas a la calle y te encuentras con la realidad en la que vivimos. La sociedad te va a exigir en muchas ocasiones estar a más del 200%, y cuando ese momento llegue, tú tendrás que estar preparado para que cuando notes que tú cuerpo flojea, tu mente se nuble y ya no puedas más, haya algo dentro de tí que con un efecto revulsivo te haga sacar fuerzas y tirar para adelante. Ahí te darás cuenta, que esa inmensa fuerza no sale de la nada.

Ahora que ya cuentas con una información veraz y privilegiada, tienes libertad de elección para saber cuál de los dos quieres ser. Con la primera opción podrás conseguir un empleo fijo hasta tu jubilación, con horarios cómodos, con posibilidad de excelente planificación y conciliación familiar, etc. Con la segunda, tendrás una hipoteca tras conseguir una deuda con la sociedad, a la que siempre vas a servir en el momento y lugar que se te exija, donde tu horario será 24/7 los 365 días del año y tu planificación y conciliación familiar estará siempre pendiendo de un hilo.

Con la primera opción vas a poder pasar tus jornadas de trabajo sin ningún tipo de riesgo y sin quebraderos de cabeza extras. Con la segunda, en muchas ocasiones verás la cara más fea y desagradable de la vida, y la turbulencia de las emociones te harán llevarte a casa un sinfín de pensamientos con multitud inexplicables contrariedades, que como poco te generarán ansiedad.

Una última apreciación, y no lo tomes a mal, pero no podía dejarme en el tintero un aspecto
que creo que no está de más recordar. Seguro que ya lo sabes, pero yo te lo vuelvo a subrayar.
Recuerda, que de nada te servirá ser la viva imagen de un fornido espartano, al igual que de nada te servirá que seas un coco y tengas el coeficiente intelectual más alto de tu promoción, si no eres capaz de mantener el equilibrio que se sustenta en la vocación de servicio, la entrega y el conjunto de conocimientos, principios y valores que has ido adquiriendo en tu periodo de formación.

Ese equilibrio no te hará solamente ser un aspirante válido y cualificado para afrontar este reto, te hará ser el mejor.

No es mi intención cortar tus alas, ni pretendo asustarte, solo quiero servirte de ayuda, si ahora te encuentras en medio de esa duda existencial.

He de confesarte, que yo tuve claro desde el primer momento que era lo que quería ser. Por mi experiencia puedo garantizarte una extraordinaria satisfacción personal cada vez que consigas ser útil para ayudar a alguien. Esa misma satisfacción, será la que te hará saber cada día que la elección que tomaste fue la más acertada. También esa satisfacción será lo único que te lleves, ni palmaditas en la espalda, ni reconocimiento a un trabajo bien hecho. Satisfacción por el ciudadano y por los buenos compañeros, eso, sin ningún género de duda es lo que hace que todo merezca la pena.

El tesón y la confianza que tengas en tí y en conseguir tu meta, harán que todo te resulte más liviano.

Te deseo lucidez y acierto en tu elección, y que este duro camino que ahora comienzas a recorrer, logre recompensarte con agradables éxitos futuros.

Suscribe: Uno que eligió ser POLICÍA.

“Desde el Rompeolas”
Brau López Matamoros

VENUS INFINITA https://amzn.eu/d/5WA50Ws

VENUS INFINITA : LÓPEZ, BRAU: Amazon.es: Libros

VENUS INFINITA : LÓPEZ, BRAU: Amazon.es: Libros

amzn.eu

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí