Nuevo robo en cajeros automáticos con el uso de explosivos

0
Fuente: La Voz de Galicia
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Autor: José Luis Rodríguez Quintana | Asesor Especialista en Seguridad Integral, Ciberseguridad, Protección, Criminalística e Investigación

Según fuentes consultadas que llevan a cabo la investigación, serían aproximadamente las 02:00 de la madrugada cuando el municipio lucense de A Pastoriza fue escenario de una explosión en los alrededores de la entidad bancaria Caixa Rural Galega.

Todo apuntaba a que algo malo había ocurrido en este tranquilo municipio. Resultó ser un nuevo caso de robo de cajero automático utilizando sustancias explosivas, consiguiendo los supuestos autores llevarse el dinero almacenado en la máquina expendedora de efectivo.

La deflagración provocó importantes daños materiales en la sucursal y se está investigando sobre lo sucedido para saber el tipo de explosivo utilizado y también poder obtener así cualquier pista o indicio para poder llevar a cabo la investigación policial.

Al explosionar el artefacto causó una considerable onda expansiva que arrastró algunos objetos varias decenas de metros y según fuentes consultadas, la cantidad sustraída podría estar en torno a los 50.000 euros, ya que personal de la entidad bancaria había recargado el cajero el día anterior.

Según fuentes policiales, en el robo participaron al menos tres personas. Una de ellas llegó un poco antes para tapar la cámara de vídeo-vigilancia con un pulverizador y evitar así que quedase grabada la escena donde luego entrarían en acción las otras dos personas implicadas, que serían las que accedieron al cajero.

La alarma de la entidad, pudo haber saltado sobre las dos y media de la madrugada, pero ningún vecino de los edificios aledaños pudo reaccionar en ese momento e increíblemente
pasaron varias horas sin percatarse de lo ocurrido.

Nuevamente volvemos a ver cómo el uso de explosivos es utilizado por los cacos para el robo de grandes cantidades de dinero en cajeros automáticos.

Sin ir más lejos, en diciembre del año pasado, se producía otro escenario similar en la localidad berciana de Toral de los Vados, donde se vieron sorprendidos por un enorme estruendo ocurrido en el exterior de la oficina que el Banco Santander tiene en esta localidad o unos meses antes usando el mismo procedimiento, en Santa Pola y en Marina Alta.

Este tipo de noticias nos puede dar pie a pensar que se encuentran en nuestro país, diversas Bandas Organizadas itinerantes dedicadas a este tipo de robos con fuerza y uso de sustancias explosivas, aunque sabemos que ya en el año 2006 fueron detenidas unas cinco personas relacionadas con este tipo de actos delictivos en las localidades de Barcelona, Tarragona, Gerona y Málaga.

De hecho, todos los años se registran algunos robos con este procedimiento. Las Fuerzas de Seguridad trabajan continuamente para dar con los supuestos autores de este tipo de hechos delictivos y ya han sido detenidos numerosos delincuentes especializados en este tipo de robos.

Volviendo la vista atrás, en Marzo del 2017, en la localidad de Torrecilla (Córdoba), las cámaras de video-vigilancia captaban de forma escrupulosa la hazaña de unos delincuentes mediante estas técnicas, donde primeramente se ve a uno de los asaltantes abrir un hueco con un objeto metálico para posteriormente introducir la carga explosiva, que en este caso
era pólvora negra, tratándose de una composición de explosivo muy básica pero al mismo tiempo muy efectiva, ya que se trata de una pólvora que en su medida justa permite que, tras la explosión, el cofre de seguridad del cajero automático quede totalmente abierto, permaneciendo intactos la mayoría de billetes en su interior.

Con esta técnica, mediante un cordón detonante y el explosivo colocado de forma minuciosa dentro del cajero, la explosión hace que salga hacia fuera el cofre y así los cacos aprovechen para hacerse con el efectivo.

Así, la explosión es bastante considerable y causa importantes desperfectos en la zona de las oficinas de la sucursal bancaria debido a la onda expansiva, siendo este tipo de técnicas
sumamente peligrosas tanto para las personas que los manipulan como las que puedan estar cerca, haciendo separar bruscamente el cajetín que contiene el dinero, del resto del expendedor de efectivo, que es lo que buscan los asaltantes.

Este tipo de sucesos, nos lleva a pensar que debemos extremar las precauciones y medidas de seguridad en estas instalaciones, ya que son ya varios los casos sucedidos lo largo de toda la geografía española desde hace más de una década. No obstante, tanto las Unidades de la Policía Nacional como las de la Guardia Civil, trabajan incansablemente para atajar este tipo de delitos y así dar con los delincuentes.

Autor: José Luis Rodríguez Quintana | Asesor Especialista en Seguridad Integral, Ciberseguridad, Protección, Criminalística e Investigación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí