Niveles de integridad tecnológica de los sistemas de pensiones compromete el bienestar de los jubilados

0
ciberseguridad-tercera-edad-tecnologia-h50
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Aunque la ciberdelincuencia es una fenómeno que puede afectar a cualquiera existen grupos poblacionales con mayor prevalencia de caer en las garras de esta forma de criminalidad, uno de estos son los adultos mayores, cesantes, retirados o veteranos, personas que ha entregado los mejores años de su vida en tiempo y esfuerzo al servicio de la nación y quienes luego de dejar la actividad laboral pasan a ser el pliego más importante de acumulación de riqueza de un país, una situación que inexorablemente los pone en la mira del ahora denominado hampa digital.

Propensos a robos y fraudes, a diario deben enfrentar la endeble seguridad y situación de desinformación que en la mayoría de casos les ofrecen las administradoras de pensiones de jubilación que con frecuencia ponen a límite no solo sus fondos, también aquella información que para el afiliado es clasificada como sensible. En este artículo haremos un análisis sobre la realidad que somete la integridad tecnológica del sistema financiero de pensiones en el mundo y como ello compromete el bienestar y la seguridad del pensionista frente a los ciberdelincuentes.

Pensiones críticas

En todos los países del mundo existen servicios vitales para el mantenimiento económico de los ciudadanos, entre los más importantes se encuentran la seguridad social y los sistemas de pensiones, la función que desempeñan es tan importante que una eventual interrupción o manipulación de estos a través de internet puede representar una crisis a nivel estatal debido a que un ataque cibernético no solo puede dañar la integridad de la información, además podría afectar la disponibilidad de los datos y conseguir atentar contra el derecho de las personas.

Por esta razón, proteger aquellos servicios es primordial pues dificulta que el delincuente informático tome el control de cualquiera de estas infraestructuras críticas permitiéndole exigir y presionar a sus titulares o a los poderes públicos con fines de lucro; y aunque es una obligación de las organizaciones agotar recursos para garantizar la seguridad técnica, lógica y física de una infraestructura esencial, muchos países a nivel mundial carecen de estas medidas y como consecuencia terminan por poner en vilo a sus principales beneficiarios, los jubilados y trabajadores mayores.

Retiro y tecnología

En la actualidad, la inclusión de los retirados y adultos mayores económicamente activos con el mundo digital constituye un desafío constante ya que para muchas de estas personas la transición a la jubilación les exige un proceso de adaptación en el uso de las tecnologías mayoritariamente vinculadas a la simplificación de los tiempos en servicios para el pago de cotizaciones y contribuciones, así como para un mejor manejo de las operaciones y herramientas de información en la obtención de las prestaciones previsionales (ABANTO 2022). Aplicativos móviles, canales telefónicos, registros virtuales, banca online y un variado número de innovaciones de servicio virtual que no necesariamente significan una ayuda para el ciudadano jubilado, pues se conoce por estudios del Observatorio Nacional de Tecnología y Sociedad de España que solo 3 de cada 10 mayores de 74 años usa regularmente internet.

El desarrollo de estos servicios pocas veces se acompaña de una rigurosa estrategia de adaptación para este grupo de ciudadanos al mundo tecnológico. Frente a ello, existen algunas iniciativas que se implementan con estos fines como el proyecto Aware del Instituto de Biomecánica de Valencia, que intenta superar esta brecha de desigualdad digital fomentando la participación social y jubilación activa suministrando habilidades en el manejo de las TIC para neutralizar las consecuencias para los adultos mayores durante esa etapa de la vida en los cuales los ratios de depresión, soledad y aislamiento suelen incrementarse.

Warning Social

Pero este escenario focalizado en el servicio al cesante no es la única materia de preocupación para los Estados, también lo son las brechas de seguridad. En mayo de este año la caja costarricense del seguro social sufrió un ciberataque presuntamente del grupo de ransomware Hive, y aunque planillas y pensiones no se vieron afectadas por el suceso por precaución se debieron dar de baja todos los sistemas en tanto se realizaba el análisis de lo sucedido para restaurar los servicios críticos, una situación que ha sido perjudicial para muchas personas que tuvieron que quedar rezagadas en el pago de sus pensiones y esperar a que fueran regularizadas paulatinamente durante el pasado mes de agosto. Igualmente, en 2019 el Ministerio de Economía y finanzas de Perú también fue víctima de la suplantación de su página web donde se registró una lista de personas en calidad de beneficiarias de compensaciones pensionarias y pagos de seguros de vida. Aunque quizá uno de los hechos más mediáticos se produjo en el año 2015 cuando el sistema de pensiones japonés fue hackeado a manos de seguidores del estado islámico. En aquel entonces Toichiro Mizushima, presidente del sistema reveló que se trató de un caso de filtración de datos personales que perjudicó a 1,25 millones de personas, entre perceptores y aportantes.

Llamada pensionista

La delincuencia informática hace usos de diversos vectores de ataque para vulnerar a los jubilados y hacerse de sus datos bancarios; el más común es la ingeniería social aplicada a prácticas fraudulentas como puede ser la inducción a instalar aplicativos móviles para pagarles el dinero de la pensión o técnicas como el smishing, mensajes de texto para obtener información privada y el vishing o estafa telefónica. Al respecto, todos los años la Organización de Consumidores y Usuarios de España (OCU) recibe alrededor de 40.000 quejas sobre fraude telefónico. Es común este tipo de engaños a pensionistas a quienes llaman haciéndose pasar por personal trabajador de la Tesorería General de la Seguridad Social que manifiesta al receptor que tiene un ingreso atrasado de 300 euros, una maniobra que tiene como propósito hacerse con el número de cuenta del pensionista.

Adultos financieros

Otro punto es que un inapropiado manejo de las finanzas durante la vejez puede resultar muy grave porque incrementa la probabilidad de victimización. Un estudio sobre Salud y Jubilación (HRS) de 2016 evaluó el riesgo de fraude en personas mayores de 50 años que habían caído en estafa. La investigación apeló a los niveles de educación financiera considerando el tipo de fraude sufrido ya sea en inversiones, premios o loterías. En oposición a la hipótesis de que la baja educación financiera aumenta la vulnerabilidad, los hallazgos determinaron que existe victimización asociada con fraudes de inversión si se tiene una alta educación financiera, mientras que una baja educación financiera guarda relación con sorteos y fraudes de lotería. Asimismo, los expertos han mencionado un mayor riesgo de estafa entre aquellos adultos mayores que están emocional y socialmente aislados (LICHTENBERG, STICKNEY, PAULSON 2013).

Conclusión

Los servicios esenciales y recursos destinados al pensionista o adulto trabajador deben articular de manera integral. Ejercer un control para garantizar la seguridad requerirá no solo de información destinada a advertir, también demanda formas de educación y adiestramiento para evitar la persuasión en los ciudadanos; prevenir el cibercrimen en estas esferas es una labor compartida que involucra a los gobiernos, las administradoras de los fondos de pensiones, entidades bancarias y los propios consumidores.

Represión penal

Es importante destacar que el artículo 264 del código penal en España castiga el daño informático hasta con 5 años de pena privativa de libertad cuando se afecta una infraestructura crítica o se crea una situación de peligro grave para la seguridad del Estado. En el Perú, el artículo 3 de la Ley de delitos informáticos sanciona con penas no mayor de 6 años el atentado a la integridad de datos informáticos pudiendo incrementarse el castigo en casos de comprometerse fines asistenciales, la seguridad y la soberanía nacional.

Autor: Sergio Daniel Huamán

Referencias:
LICHTENBERG PETER, STICKNEY LAURIE y PAULSON DANIEL <<Is Psychological Vulnerability Related to the Experience of Fraud in Older Adults? >>. NIH Public Access. 2013 March 1; 36(2), pp. 132–146. DOI 10.1080/07317115.2012.749323. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/256333946_Is_Psychological_Vulnerability_Related_to_the_Experience_of_Fraud_in_Older_Adults
ABANTO CESAR R. << La aplicación (y el impacto) de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) en la seguridad social en pensiones>> LABOREM 2022, Número 26, pp. 207-227. DOI: 10.56932/laborem.19.26.10. Disponible en: https://doi.org/10.56932/laborem.19.26.10
<<Hackean el sistema de pensiones japonés>>. Computerworld. 01 de junio de 2015. Disponible en: https://cso.computerworld.es/cibercrimen/hackean-el-sistema-de-pensiones-japones
<<Pago de 3.500 nuevas pensiones se formalizarán este mes tras el ciberataque de la CCSS>>. El Observador. 25 de agosto de 2022, 07:31. Disponible en: https://www.marca.com/futbol/champions-league/2022/05/31/62960957e2704eff4b8b45d5.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí