Los tcharmil – bandas de jóvenes marroquís asentados en Cataluña

0
5007
- Publicidad -
Comparte ese artículo
No son pocos los vídeos que circulan por las redes sociales, de peleas entre varias personas, las cuales portan armas blancas de grandes dimensiones, tipo machetes o cuchillos de carnicero.

El nombre de tcharmil es el nombre usado en Marruecos, para definir a las bandas juveniles violentas surgidas de las zonas urbanas más deprimidas.

El nombre surgió en 2014, cuando comenzaron los ataques públicos indiscriminados en los barrios más ricos y turísticos.

El fenómeno de los tcharmil se relaciona a el malestar generado por los problemas económicos, acentuados entre las personas de clases altas y los turistas occidentales con respecto al resto. Además, se acrecentó debido al fracaso del movimiento social “primavera árabe”, así como el de la “tramdina”, que es la irritabilidad que produce el cumplimiento del Ramadán, sobre todo cuando cae en verano.

Estos grupos de violentos, llamados tcharmil, buscan darse publicidad, y provocar miedo sobre sus posibles víctimas. Una forma de conseguirlo es colgando vídeos de sus robos y agresiones en las redes sociales.

Al igual que ocurre con otras bandas, tienen una forma determinada de vestir, tal como grandes relojes y anillos de oro o imitación y zapatillas deportivas, preferiblemente de la marca Nike Air Max. También se diferencian por llevar cortes de pelo con partes rapadas en forma de dibujos, tipo mohicano.

El arma preferida son los machetes y los cuchillos de grandes dimensiones, tipo de carnicero.
Foto: Facebook tcharmil tcharmil

Su violencia es gratuita e indiscriminada, no siendo necesario que exista un motivo para sus ataques, lo que les vuelve más peligrosos e impredecibles.

Cataluña

La palabra tcharmil ha comenzado a calar en Cataluña, a raíz de los últimos enfrentamientos entre vecinos y okupas en zonas como Premià de Mar y Mataró entre otras poblaciones.

Algunas personas han relacionado las ocupaciones de las viviendas, con el tcharmil, y por ende, con el incremento de la delincuencia, como robos con fuerza o robos con violencia e intimidación.

Estos jóvenes árabes, son reconocibles, dado que visten ropa cara, móviles de alta gama, utilizan Scooter, consumen y distribuyen sustancias estupefacientes y portan armas blancas de grandes dimensiones. Su misión es la de controlar “su territorio” a base de golpe de machete.

Una fuente de la que se nutre los tcharmil, son los menas (menores extranjeros no acompañados), y como ya anunciamos desde h50 a principios del 2019, los menas se está convirtiendo en un problema incómodo en Cataluña.

Artículos relacionados:

Los niños de la calle

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here