Las prisiones dependientes del Estado se sitúan en Europa con la ratio más baja de trabajadores penitenciarios por preso

Con 73,4 internos por cada 100 plazas, los centros penitenciarios que dependen de la Administración General del Estado tienen una ocupación 9,1 puntos inferior a la media europea

0
prisión Cáceres en España
- Publicidad -
depol-academia-policia-h50
Comparte ese artículo
El Informe SPACE 2021 recoge tiempos de estancia en prisión más prolongados, aunque el porcentaje de internos en situación preventiva está muy por debajo del que presenta la mayoría de países.
La tasa de mortalidad en los centros penitenciarios, con 32,8 fallecimientos por cada 10 000 presos, es inferior a la media de Europa.
El estudio del Consejo de Europa actualiza las estadísticas penitenciarias y penales a 31 de enero de 2021.

El Consejo de Europa ha publicado el informe SPACE 2021, el estudio anual elaborado por la Universidad de Lausanne que actualiza las estadísticas penitenciarias y penales de los 47 Estados miembros a 31 de enero de 2021. Según este documento, las prisiones de la Administración General del Estado presentan una de las tasas de ocupación más bajas: 73,4 internos por cada 100 plazas.

1,9 internos por cada profesional penitenciario mientras la media europea está en 1,5.

En cuanto al personal penitenciario, con una plantilla de 24.486 trabajadores, la Administración General del Estado presenta una ratio de 1,9 internos por cada profesional, superior a los países del entorno de España, ya que Portugal tiene 1,7 presos por cada funcionario; Alemania, 1,5; Francia, 1,5; e Italia, 1,3.

Unas cifras que dan la razón a los sindicatos de trabajadores penitenciarios, los cuales llevan años denunciando la falta de personal.

Las prisiones españolas dependientes del Estado tienen más de 17.000 plazas vacantes

Con 47.228 internos y una disponibilidad de 64.345 espacios residenciales, la ocupación de los centros penitenciarios dependientes de la Administración General del Estado está 9,1 puntos por debajo de la media europea, situada en los 82,5 presos por cada 100 plazas. En el caso de las prisiones alemanas, el porcentaje de ocupación asciende a 81,6%; en Portugal, a 88,3%; en Francia, a 103,5%; y en Italia, a 105,5%. Dentro del territorio de la Unión Europea, solo Letonia, con 63 internos por cada 100 plazas, y Lituania, con 72,6, presentan cifras más bajas.

En cuanto a la tasa general de población reclusa, hay 119,1 presos por cada 100 000 habitantes en el territorio de la Administración General del Estado; una cifra tres puntos por encima de la media. Aun así, la tendencia es decreciente. De finales 2010 a enero de 2021, el número de internos ha descendido un 27,45%.

Menos presos preventivos y mayor dureza penal

El tiempo medio de estancia en prisión es también más amplio que el de otros países: 22,7 meses. La media europea se sitúa en los 12,4 meses. Además, en los centros de la Administración General del Estado, un 25,7% de los internos cumple penas de entre 5 y 10 años; la horquilla más frecuente en Europa es la que va del año a los 3 años de condena (24,1%).

El número de internos en prisión preventiva, sin embargo, está muy por debajo. En las cárceles de la Administración General del Estado solo un 15,2% se encuentra en situación provisional; un porcentaje 13,7 puntos inferior al 28,9% de Europa.

Del mismo modo, los centros penitenciarios de la Administración General del Estado presentan cifras inferiores a la media en número de condenados por homicidio —un 7,7% frente a un 13,9%—, por violación (rape, según la terminología que emplea SPACE) —2,9% frente a 4,6%—, por hurto —2,3% frente a 15%— y por delitos contra la seguridad vial —2,7% frente a 4,5%—. También sucede con el resto de delitos de carácter sexual —un 4,6% frente al 4,8%— y con aquellos contra la salud pública: 17,2% frente a 18,1%.

No ocurre así en el caso de los delitos contra el patrimonio, a excepción del hurto. En los centros de la AGE cumplen pena privativa de libertad por robo un 31,9% de los internos; en Europa la media se sitúa en el 10,1%. En cuanto a los delitos económicos, con un 5,2% se supera el 4,3% europeo; no así las cifras de países como Francia (7,1%) o Alemania (9,8%). En materia de terrorismo, no hay diferencia: 0,5%.

Tasa de mortalidad

En el año de la pandemia, la tasa de mortalidad en los centros penitenciarios de la Administración General del Estado fue de 32,8 fallecimientos por cada 10 000 internos; por debajo de la media en Europa: 33,1 muertes por cada 10 000 presos. La cifra es, además, inferior a la de países como Francia (con una tasa de 41,8) o Portugal (65,7), y superior a la de Italia (29,1) o Alemania (18,5).

Se registraron, además, 10,8 suicidios por cada 10 000 internos. En Europa, la media fue de 7,2. Francia, con 27,9; Portugal, con 18,4; e Italia, con 11,4, presentaron cifras más elevadas. Alemania registró 5,3 suicidios por cada 10 000 internos.

Unos datos que el Ministro Marlaska mira con otros ojos

Marlaska-jura-ayudantes-penitenciarios-trabajadores

El ministro presidió el viernes pasado en Cuenca el acto de entrega de diplomas a los nuevos funcionarios del Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias, donde hizo referencia al último informe SPACE del Consejo de Europa sobre estadísticas penitenciarias, que sitúa la tasa de ocupación de las prisiones de la Administración General del Estado en 73,4 internos por cada 100 plazas, la más baja de los países de nuestro entorno y 9,1 puntos por debajo de la media europea. Solo Letonia y Lituania muestran cifras inferiores dentro de la Unión Europea, si bien nada dijo de la estadística que afecta al apartado de los trabajadores.

Grande-Marlaska señaló que: “Estos datos tienen un impacto positivo indudable. Una menor ocupación repercute directamente en los estándares de calidad del sistema penitenciario. Facilita la intervención individualizada y un mayor seguimiento de los internos, la herramienta más potente para reducir la reincidencia. Y, además, permite un mejor trabajo dentro de los módulos”.

El ministro destacó ante los nuevos funcionarios la tendencia descendente en la población reclusa en los últimos diez años. “Desde 2011 el número de internos en prisión ha bajado más de un 21 por ciento hasta situarse hoy en los 46.300”, calificando el sistema penitenciario español como “un referente internacional y el mejor baremo para certificar la solidez y la fortaleza de la democracia. El respeto a los derechos humanos dentro del ámbito penitenciario mide el grado de consolidación del sistema democrático”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí