Las palabras de Pablo Iglesias se vuelven contra él

0
4635
Foto: Twitter @Grao_nngg
- Publicidad -
Comparte ese artículo
Dicen que cada persona es esclava de sus palabras y dueño de sus silencios. Esto es lo que debe estar pensando el vicepresidente del Gobierno de Pedro Sánchez.

Antes de llegar a la política, Pablo Iglesias dijo varias frases que a día de hoy se contradicen con sus actos.

Hoy todos recuerdan esas frases no faltas de polémica, a raíz de los últimos hechos ocurridos a las puertas de su casa. En las redes sociales le recuerdan lo que dijo en su momento sobre los escraches o sobre la policía.

En los últimos días, vecinos de Galapagar se han paseado por delante del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero cacerola en mano para demostrar su descontento con el Gobierno del que es vicepresidente y ministra respectivamente.

A raíz de las caceroladas han aparecido varios vehículos de la Guardia Civil aparcados en la puerta del chalet.

Y es que donde dije digo, digo Diego.

Ahora que los escraches los sufre en primera persona no le ha hecho gracia y ha manifestado que “si la crispación continúa, se sabe dónde empieza, pero no dónde acaba”.

Años pasan ya aquellas frases que dijo en el programa Fort Apache, pero aún continúan en la hemeroteca: “Los ciudadanos están hasta el gorro de algunos de sus representantes. Hacía falta ya que se viera en los medios a la gente pidiendo cuentas a las élites. Los escraches han conseguido democratizar los debates políticos. Los escraches son el jarabe democrático de los de abajo”.

Tampoco cayó en el olvido la frase que dijo en “La Tuerka”, el programa que presentaba y dirigía en 2012. “La policía son unos matones al servicio de los ricos”.

Entonces, según sus palabras, ahora él debe ser uno de esos ricos a los que la policía sirve.

“Los escraches son el jarabe democrático de los de abajo”.

Lo cierto es que esos Guardias Civiles están velando por la seguridad de su hogar y su familia, y lo harán pese a todo lo que ha dicho en contra de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, como que se emocionaba al ver a unas personas golpeando a un policía.

 Desde h50 rechazamos los escraches vengan de donde vengan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here