La violencia de género castiga a todos los hombres y no protege a todas las mujeres

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo
Así ha quedado demostrado una vez más en una condena que ha dictado el Juzgado de lo Penal nº1 de Cáceres

El Juzgado considera probado que llevaban un año casados, más dos años de convivencia en pareja, entre Madrid y una localidad de la provincia de Cáceres. “mantuvo desde el principio una actitud desafiante, agresiva y de abuso emocional constante respecto de su pareja, golpeándola en incontables ocasiones, propinándole golpes y patadas, tirándola al suelo y agarrándola del cuello y del pelo mientras la arrastraba por el suelo”.

Todo ello, añade la sentencia, con insultos y vejaciones haciendo difícilmente soportable la convivencia familiar y generando en la víctima un sentimiento permanente de inquietud y desasosiego. De hecho, no quería que la víctima fumara en el domicilio, a pesar de que sí se lo permitía a sus amigos, obligándola en una ocasión a comerse un cigarrillo, tal y como consta en los hechos probados.

En cuanto a las lesiones ocasionadas a la perrita que convivía con la pareja, llegó a fracturarle la mandíbula y a causarle la avulsión parcial de piezas dentales.

El Juzgado, consideró probado que la víctima, fue lesionada y vejada en numerosas ocasiones, así como a la perrita que tienen en común

Por todo ello, se dictó condena por conformidad, a un año y 9 meses de prisión por maltrato habitual en el ámbito familiar hacia su esposa, así como por otro delito de maltrato animal, por lesionar intencionadamente al perro que tienen en común la pareja.

Además, le condena al pago de una indemnización de 6.000 euros por los delitos de lesiones y de 781 euros por los gastos veterinarios.

También se le condena a no comunicarse con la víctima ni a acercarse a ella a menos de 200 metros, durante cuatro años; a la realización de trabajos en favor de la comunidad; al pago de una multa y de las costas procesales, al encontrarla culpable de numerosos delitos, entre ellos, de lesiones leves y vejaciones injustas de manera continuada hacia su mujer, y de maltrato animal continuado.

Si, condena por maltrato habitual en el ámbito familiar hacia su esposa y no por violencia de género. ¿Por qué?

Porque la persona condenada es también mujer

En este caso, el matrimonio estaba compuesto por dos mujeres, y la Ley de Violencia de Género habla exclusivamente de violencia de hombre sobre mujer, por lo que esta víctima de violencia por parte de su pareja no goza de la misma protección jurídica que una mujer que es agredida por parte de su pareja cuando es hombre.

Aquí es cuando uno demuestra que la Ley de Violencia de Género no está diseñada para proteger a todas las mujeres, sino para castigar a todos los hombres.

Autor: Alan Ruiz

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí