La reconquista de la libertad

0
Comparte ese artículo

La convocatoria de las elecciones de Madrid para el 4 de mayo fue consecuencia de la falta de juego limpio de uno de los socios del gobierno madrileño, Cs, que por la puerta de atrás y de espaldas al pueblo pretendía con la connivencia de Sánchez cambiar el gobierno regional, como también otros gobiernos y ayuntamientos, que en algunos casos consiguió.

Las cosas se ponían mal para Isabel Díaz Ayuso, la única presidenta autonómica que hacía frente al omnipotente gobierno de Sánchez. Soportó y sigue soportando los insultos más viles que se pueden imputar a una persona, sea mujer o hombre. Pero, las cosas todavía se pusieron peor, cuando el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 5 de Madrid excluyó de la lista del PP a dos de sus candidatos, Toni Cantó y Agustín Conde, después de haber sido proclamados por la Junta Electoral Provincial de Madrid. Más aún, el TC desestimó el recurso de amparo interpuesto por el PP, introduciendo un requisito no previsto por la ley electoral regional, ni tampoco por la general (LOREG), además de obviar su reiterada jurisprudencia constitucional.

Hay que recordar que el desempate se resolvió con el voto de calidad de su presidente. Es dañino que se restrinjan derechos fundamentales, como el ejercicio del derecho de participación política (art. 23 CE), dado que es la segunda vez que ocurre en menos de un año. Espero que las resoluciones venideras sean diferentes, aunque me temo lo peor.

Bueno, pese a todas las contrariedades, Ayuso ni se inmutó y perseveró en la lucha por la libertad de sus conciudadanos convirtiéndose así en la heroína de Madrid, transformándose la campaña electoral regional en una campaña nacional, de la que cada vez se hacen eco más medios de comunicación europeos, que alaban su gestión de la pandemia, tan criticada por los paniaguados “nacionales”.

Tan sólo dos ejemplos, el Corriere della Sera dijo “Microcierres, pruebas rápidas y responsabilidad: el secreto español se puede exportar”; Le Figaro´ elogia a Ayuso: “Bestia negra de Sánchez” “La madrileña que no se deja impresionar por los ayatolás de la precaución”. Por ello, en estos días de campaña estamos comprobando que los medios de comunicación “españoles”, más que afines al Gobierno, ponen todo su empeño en manipular y controlar a la opinión pública. Pero, la mentira está tan inflada que les está explotando en su propia cara.

Así, Gabilondo dice ahora que no cerrará la hostelería, ni subirá impuestos, ni tampoco cerrará el Zendal, entre otras coincidencias con Ayuso. Le está haciendo la campaña a la auténtica rival de Sánchez. Con la memoria reciente, visto lo visto, serán más mentiras, más violaciones derechos humanos, más autoritarismo, más república, más independentismo, más memoria histórica irreal, más control judicial, más okupas, más opacidad, más desastre sanitario, más estados de alarma excepcionales, más confinamientos, más toques de queda, más bozales, más paro, más impuestos, más endeudamiento, más ruina, más desigualdad social. Y, menos España, menos estado de derecho, menos independencia judicial, menos educación, menos familia, menos transparencia y suma y sigue. Nos tratan de vender una moto de desguace como si fuera nueva, un progreso de cartón piedra. No queremos eso para Madrid, ni para el resto de España, no queremos más catástrofe económica, social y sanitaria.

Queremos un Madrid de puertas abiertas, queremos un aire libre de embustes, queremos abrir lo cerrado, queremos un chapuzón de libertad, queremos más economía para conseguir más salud, queremos quitarnos esta tristeza que nos invade y nos apaga, queremos escapar de la olla de presión en la que nos han introducido,  queremos volver a vivir ¿Es mucho pedir? En estos momentos, los tibios y pusilánimes son los mayores aliados del mal con los que bien se podría llegar a cumplir aquella frase de origen popular “oh aquellos que vinieron para mil promesas traer mis chorizos se comieron ya nunca los volví a ver”.

Así las cosas, el conocimiento es la única herramienta que puede acabar con el pánico difundido, con esta tropelía, con esta indignidad del ser humano, con la falta de libertad, con la falta de vida. El uso de la emergencia debemos utilizarla para echar a esta gente de nuestras vidas, incluso corriendo los riesgos, anuncio ya existentes, que vale la pena asumir, puesto que en estas elecciones nos jugamos mucho, dado que pueden conllevar la renovación política, social, económica y sanitaria que necesitamos.

Los madrileños y el resto de españoles nos hemos ganado el derecho a decidir democráticamente nuestro futuro. Sin artimañas, sin algaradas, sin amenazas, sin ladrillazos, sin matones, sin miedos, sin paniaguados sin persecuciones, sin radicalismos, sin totalitarismo. Por supuesto, también, sin fraude electoral, con transparencia, luz y taquígrafos. Debemos elegir entre ser ciudadanos o siervos, es decir, entre la libertad y la opresión. De todos depende que gane la libertad, la democracia, la verdad, la vida. Saber es acordarse. Tenemos que darle cuerda al reloj de la libertad ya que las elecciones de Madrid serán el termómetro social nacional. Supondrán la reconquista de la libertad.

Autor: Manuel Novás Caamaño | Abogado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí