Comparte ese artículo

Le contó a un familiar que había matado a Romina en una discusión.

Dijo que se puso nervioso y después de intentar quemar el cadáver, lo descuartizó y recorrió la isla arrojando bolsas al mar.

Todo se precipitó el pasado 13 de enero, cuando tras la detención del marido de Romina, éste  le dijo a la Guardia Civil que había encontrado a su mujer muerta por sobredosis y que, asustado, arrojó el cuerpo al mar.

Evidentemente los investigadores de la Guardia Civil no lo creyeron, ya que tenían su teléfono intervenido y en una conversación telefónica con un familiar confesó su crimen.

Dijo que había tenido una discusión y la había matado.

Ayer, a las 15:00 comenzaba la inspección ocular en la vivienda, y seguro que los especialistas de criminalística de la Guardia Civil podrán encontrar restos de una pelea y sangre en la vivienda a pesar de que el detenido fregó, porque saben que lo limpió, pero son los mismos Agentes que participaron en la inspección del domicilio del asesino de Laura Luelmo.

Igualmente ayer, los equipos de búsqueda han rastreado el mar tratando de localizar las bolsas con restos de Romina que el detenido desperdigó.

Según consta, recorrió 1.000 kilómetros con un coche alquilado buscando donde arrojar lo que no pudo quemar de Romina.

De hecho él confesó que se había intentado deshacer del cuerpo en la barbacoa y que además de esparcir sus restos por el mar, escondió la parrilla.

Un vecino que vio una hoguera enorme también ha sido clave en la investigación.

Un perro especialista en restos cadavéricos, llevado desde Madrid, colabora con los agentes de criminalística que ya buscaron y encontraron sangre en la vivienda donde Laura Luelmo fue asesinada, a pesar de que había sido fregada a conciencia.

Según ha podido saber Policía H50, existía una denuncia por malos tratos que Romina le había puesto tres días antes de casarse, en agosto del año pasado. Pero, se archivó, no han trascendido los motivos.

Igualmente, el 28 de diciembre, Romina acudió a un centro de salud golpeada. Había recibido presuntamente una paliza de su marido. Otra denuncia que se sumaría a la que presentó tres días antes de casarse en agosto y que demostraría el carácter violento de su marido, Raúl Díaz.

La tarea de los investigadores resulta complicada a la hora de encontrar el cuerpo de Romina, si bien, prácticamente se puede constatar que estamos ante un caso más de violencia de género.

1 COMENTARIO

  1. Leyendo el caso de Romina. Es muy lamentable lo que le pasó, pero al parecer ella ya había sufrido maltrato por parte del tipo aún antes de casarse. Como es posible que a pesar de eso haya decidido casarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí