Han abierto varias líneas de teléfono a mi nombre: ¿Qué hacer?

0
Comparte ese artículo

Carlos Fernández h50

Una de las estafas más comunes que se producen casi a diario es la apertura de líneas telefónicas a nombre de terceras personas

Este delito se ha visto incrementado considerablemente a media que las empresas de telefonía facilitan la contratación de líneas telefónicas de manera no presencial.

En los últimos años se ha visto incrementado de forma exponencial las denuncias de estafas de telefonía.

Las víctimas se dan cuenta de que les han usurpado la identidad cuando le llegan las facturas de teléfono en el mejor de los casos, o tras varios meses, cuando alguna empresa de cobro de morosos se pone en contacto con ellos.

Los delincuentes avanzan a la vez que lo hace la tecnología

La facilidad de abrir una línea telefónica roza lo absurdo, bastando en muchas ocasiones con una llamada telefónica o con tener acceso a internet para poder hacerlo.

La competencia por conseguir altas telefónicas hace que las grandes empresas de telefonía faciliten lo máximo posible la contratación de las líneas, siendo este hecho aprovechado por los delincuentes.

Nuestros datos

La forma de conseguir los datos de las víctimas puede ser muy variada, desde el robo de una carta del buzón, hasta el engaño para que facilitemos los datos para realizar una compra por internet.

Una vez tienen los datos, bien sea llamando a las compañías para dar de altas las líneas, o por internet, consiguen financiar algún teléfono de alta gama, que financiarán a nuestro nombre y que lógicamente tampoco pagarán.

Método de pago

Como medio de pago, no suelen poner los datos bancarios de la víctima, pues enseguida se daría cuenta y lo cancelaría. En la mayoría de los casos, figura una cuenta abierta a nombre de un tercero, lo que dificulta aún más la investigación de este tipo de delitos.

Cuando las compañías, intentan cobrar varias mensualidades y son devueltas, envían una carta de aviso de impago, si bien el domicilio facilitado por el estafador tampoco suele coincidir con el de la víctima, para evitar precisamente que le lleguen cartas y se entere de que ha sido víctima de un delito.

Tras varios meses, la empresa de telefonía vende la deuda a una empresa de cobros de morosos, que se encarga de localizar al titular de la línea y exigirle el pago de la deuda.

Para entonces, ya ha pasado bastante tiempo y el móvil de alta gama ya ha sido vendido o cambiado por algún tipo de sustancia estupefaciente.

Denuncia

En caso de ser víctima de un delito de este tipo, debemos recopilar toda la información que podamos conseguir de la compañía telefónica. Para ello debemos acudir a una oficina de la compañía y solicitar toda la información relacionada con el contrato y registro de llamadas.

Con esa información, acudiremos a interponer la denuncia, que será remitida por el denunciante a la compañía para que proceda a dar de baja la línea.

Consejos:

No enviar a nadie nuestro DNI.

Pedir a que no nos manden correo del banco a nuestro domicilio. Basta con comunicarlo a la entidad bancaria.

Autor: Carlos Fernández. Miembro de las FFCCS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí