Exigen a Interior y Hacienda una mejora de recursos para los profesionales que se juegan la vida en el Campo de Gibraltar

Desde 2017 unos 150 miembros de Policía Nacional y Guardia Civil han sido víctimas de ataques por parte de los narcos, habiendo causado baja para el servicio hasta medio centenar de agentes

0
- Publicidad -
Comparte ese artículo

Los Ministerio de Interior y Hacienda deben reconocer el trabajo de los miembros de la Policía Nacional, Guardia Civil y Servicio de Vigilancia Aduanera que se juegan la vida en el Campo de Gibraltar luchando contra los grupos criminales de tráfico de drogas mediante la mejora de los recursos humanos y materiales, así como de sus condiciones salariales.

Esta reivindicación, compartida por la Confederación Española de Policía (CEP), la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) y la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), debe formar parte de las prioridades de ambos departamentos para los próximos meses, de tal forma que los elogios públicos a las operaciones antidroga se vean acompañados del necesario respaldo de las capacidades de colectivo de servidores públicos que se están dejando la piel en la lucha contra la criminalidad organizada pese a la penosidad y peligrosidad que supone desarrollarla en el Campo de Gibraltar.

El último episodio de gravedad que acredita ese riesgo que asumen nuestros compañeros lo hemos vivido en la madrugada de este domingo, 11 de julio, cuando un helicóptero del Servicio de Vigilancia Aduanera que patrullaba a unas 33 millas de Punta Europa fue requerido para dar apoyo a una embarcación de su mismo departamento que perseguía a una narcolancha, sufriendo un accidente por motivos que aún se desconocen y cayendo al mar.

Los dos pilotos lograron salir por sí mismos, y otros dos compañeros de una patrullera que estaba cerca, lanzándose al mar y con ayuda de los pilotos, consiguieron tras varios minutos sacar al compañero del helicóptero y a toda máquina pusieron rumbo al puerto cercano de Sotogrande, consiguiendo reanimar y estabilizar al compañero durante tiempo. No obstante, y aun con los esfuerzos de los compañeros y posteriormente de los servicios de emergencia por mantenerlo con nosotros, no consiguió recuperar las constantes vitales. José Luis, que ha perdido la vida en este acto de servicio, es otro héroe más que nos recuerda que el combate antidroga es una misión arriesgada que requiere de medios y recursos humanos; pero también de unas condiciones salariales apropiadas y dignas.

Plan Especial retributivo para el Campo de Gibraltar

Lo que CEP, AEGC y CSIF reclaman a sus ministerios es la aprobación urgente de un Plan Especial en materia de recursos humanos, materiales y en capacidades retributivas para los compañeros que trabajan en el Campo de Gibraltar, en este último caso a través de las actuaciones necesarias que incrementen el salario de los compañeros que luchan en esa comarca contra el narcotráfico.

En este sentido, recuerdan que desde 2017 unos 150 miembros de Policía Nacional y Guardia Civil han sido víctimas de ataques por parte de los narcos, habiendo causado baja para el servicio hasta medio centenar de compañeros en este periodo. Esta agresividad, con acometimientos, atropellos y agresiones físicas directas, también ha afectado a muchos compañeros del SVA, que han sido igualmente víctimas de esta violencia por el daño que se está haciendo a las mafias de tráfico de drogas.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, recordaba hace unos días que entre julio de 2020 y mayo de 2021 el número de operaciones policiales antidroga en esta comarca hacía crecido un 51% respecto al periodo anterior, alcanzándose las 4.745. También se ofrecían datos sobre la incautación de 457,9 toneladas de droga, siendo hachís el 91,8% del total. Este éxito no puede entenderse sin el compromiso y el sacrificio de cientos de policías nacionales, guardias civiles y agentes de vigilancia aduanera.

Su labor conjunta es vital para que la lacra de la droga no se adueñe de una comarca ya de por sí deprimida y, precisamente por eso, el Estado debe invertir dinero no sólo en el pago de las dietas de Unidades de refuerzo desplazadas desde otros puntos de la Península sino en la mejora de las condiciones salariales de los funcionarios que trabajan habitualmente allí.

Como representantes de todos esos compañeros que se juegan la vida a diario, hacen un llamamiento a Fernando Grande-Marlaska y a María Jesús Montero para que sus palabras de apoyo al trabajo que se desarrolla ejemplarmente en el Campo de Gibraltar vayan acompañadas de un aumento de medios materiales y humanos y de un verdadero reconocimiento retributivo, en atención a factores como la peligrosidad y la complejidad de las actuaciones policiales necesarias para la desarticulación de los grupos de crimen organizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí